Frases de Jean de la Bruyere

La amistad se forma poco a poco, con el tiempo, por el trato, con la convivencia.

Frases de Trato


A veces, cuesta mucho más eliminar un sólo defecto que adquirir cien virtudes.

Frases de Virtudes


Es una enorme desgracia no tener talento para hablar bien, ni la sabiduría necesaria para cerrar la boca.

Frases de Talento


Entre el genio y el talento existe la proporción del todo con la parte.

Frases de Proporción


Cuanto más se acerca uno a los grandes hombres, más cuenta se da de que son hombres.

Frases de Grandes hombres


El tiempo fortalece la amistad y debilita el amor.

Frases de Tiempo


El esclavo sólo tiene un dueño; el ambicioso, tantos como personas le puedan ser útiles a su fortuna.

Frases de Ambicioso


La cortesía hace que el hombre aparezca exteriormente tal como debiera ser en su interior.

Frases de Cortesía


Es menester reír aún sin haber encontrado la felicidad, no sea que muramos sin haber reído nunca.

Frases de Reír


Frecuentemente la verdad suele ser lo contrario de los rumores que circulan acerca de los sucesos y de las personas.

Frases de Rumor


La mejor manera de hacer carrera es transmitir a los demás la impresión de que ayudarte sería para ellos de gran provecho.

Frases de Provecho


Si la pobreza es la madre de los crímenes, la falta de espíritu es su padre.

Frases de Pobreza

Influencia en las frases de Jean de la Bruyere

Autores relacionados

Jean Baptiste Racine Jean De La Fontaine Nicolás Boileau

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XVII » Escritores de Francia

Ensayistas » Ensayistas siglo XVII » Ensayistas de Francia

Jean de la Bruyere

Frases de Jean de la Bruyere

Frases de Jean de la Bruyere: Escritor, ensayista y moralista francés cuya obra constituye una crónica esencial del espíritu del siglo XVII.

Biografía Jean de la Bruyere

Jean cursó sus primeros estudios en la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, en París y con veinte años obtuvo la licenciatura de Derecho en la Universidad de Orleans.

En 1673 aceptó el cargo de tesorero general de Francia en el despacho financiero de la generalidad de Caen.

En 1684 fue tutor y secretario del duque de Borbón.

Años más tarde, en 1688, La Bruyere alcanzó un gran prestigio como hombre de letras gracias a una traducción y adaptación de una obra de Teofrasto, "Los caracteres".

Luego de varios intentos y pese a la oposición de sus detractores, ingresó finalmente en la Academia Francesa en 1693.

Jean de la Bruyere murió siendo joven, dejando como legado su estilo directo y conciso, alejado de los artificios estilísticos de sus contemporáneos.

Libros destacados

  • Los caracteres (1688)
  • Dialogues sur le Quiétisme (1699)

Síguenos en