Frases de J. M. Coetzee

Vuelve a entrar en Ciudad del Cabo por la N2. Ha estado fuera algo menos de tres meses, aunque en este lapso los asentamientos de los chabolistas han tenido tiempo suficiente para saltar al otro lado de la autopista y extenderse hacia el este del aeropuerto. El flujo de los vehículos debe ralentizarse mientras un niño con un palo arrea a una vaca extraviada para alejarla de la calzada. Es inexorable, piensa: el campo va llegando a las puertas de la ciudad. Pronto habrá ganado paciendo otra vez por el parque de Rondebosch; pronto la historia habrá trazado un círculo completo. 20, Desgracia

Frases de "Desgracia" (1999) Frases de Ciudad del Cabo


Él habla italiano, habla francés, pero el italiano y el francés no le salvarán allí donde se encuentra, en lo más tenebroso de África. Está desamparado como una solterona, como un personaje de dibujos animados, como un misionero con su sotana y su salacot a la espera, las manos entrelazadas y los ojos clavados en el cielo, mientras los salvajes parlotean en su lenguaje incomprensible y se preparan para meterlo de cabeza en un caldero de agua hirviendo. La obra de las misiones: ¿Qué ha dejado en herencia tan inmensa empresa destinada a elevar las almas? Nada, o nada que él alcance a ver. 11, Desgracia

Frases de "Desgracia" (1999) Frases de Caldero


¿Qué indica esto sobre el funcionamiento del mundo? Lo más evidente que parece indicar es que el camino que conduce a través del latín y el álgebra no es el camino hacia el éxito material. Pero puede indicar mucho más: que comprender las cosas es una pérdida de tiempo, que si quieres tener éxito en el mundo, una familia feliz, una bonita casa y un BMW no deberías tratar de comprender las cosas, sino tan solo sumar las cifras o pulsar los botones o hacer cualquier otra cosa que haga la gente de marketing y por la que son tan espléndidamente recompensados. Verano

Frases de Marketing


En cuanto a esta libertad que estoy a punto de tirar por la borda, ¿Qué valor tiene para mí? ¿He disfrutado verdaderamente la libertad sin ataduras de este último año en que más que nunca mi vida ha sido mía para decidir sobre la marcha? Por ejemplo: mi libertad para hacer de la muchacha lo que me apeteciera, esposa o concubina o hija o esclava o todas en una o ninguna, porque no tenía otra obligación con ella que lo que se me ocurriera definir en cada momento: desde la opresión de semejante libertad, ¿Quién no daría bienvenida a la liberación del cautiverio? IV, Esperando a los bárbaros

Frases de "Esperando a los bárbaros" (1980) Frases de Liberación


Crees que sabes lo que es justo y lo que no lo es. Lo comprendo. Todos nosotros creemos saberlo -entonces no dudaba que en cada momento cada uno de nosotros, hombre, mujer, niño, tal vez incluso el viejo jamelgo que hace girar la rueda del molino, sabía lo que era justo: todas las criaturas vienen al mundo trayendo consigo la idea de justicia-. Pero vivimos en un mundo de leyes -le dije a mi pobre prisionero- un mundo que no es el mejor. No podemos hacer nada al respecto. Somos criaturas imperfectas. Todo lo que podemos hacer es apoyar las leyes, todos nosotros, sin permitir que decaiga la idea de justicia. V, Esperando a los bárbaros

Frases de "Esperando a los bárbaros" (1980) Frases de Leyes


¿Por qué no podemos vivir en el tiempo como el pez en el agua, como el pájaro en el aire, como los niños? ¡Los Imperios tienen la culpa! Los Imperios han creado el tiempo de la historia. Los Imperios no han ubicado su existencia en el tiempo circular, recurrente y uniforme de las estaciones sino en el tiempo desigual de la grandeza y la decadencia, del principio y el fin, de la catástrofe. Los Imperios se condenan a vivir en la historia y a conspirar contra la historia. La inteligencia oculta de los Imperios sólo tiene una idea fija: cómo no acabar, cómo no sucumbir, cómo prolongar su era. V, Esperando a los bárbaros

Frases de "Esperando a los bárbaros" (1980) Frases de Imperialismo


- ¡El tono de la verdad! ¿Puede reconocer ese tono en la conversación cotidiana? ¿Oye si yo digo la verdad? Es el momento más íntimo que hemos tenido hasta ahora, un momento que él ahuyenta con un ligero ademán. -No, me está malinterpretando. Ahora hablo sólo de una situación determinada, de una situación en la que investigo para dar con la verdad, en la que tengo que presionar para encontrarla. Al principio sólo obtengo mentiras, así es, primero mentiras, entonces hay que presionar; después más mentiras, entonces hay que presionar más; luego el desmoronamiento, tras éste seguimos presionando, y por fin la verdad. Así es como se obtiene la verdad. I, Esperando a los bárbaros

Frases de "Esperando a los bárbaros" (1980) Frases de Cazador de mentiras


En la práctica, eso del chivo expiatorio funcionaba mientras hubiera un poder religioso que lo avalase. Se cargaban todos los pecados de la ciudad a lomos del chivo, se le expulsaba de la ciudad y la ciudad quedaba limpia de pecado. Si funcionaba, es porque todos los implicados sabían interpretar el ritual, incluidos los dioses. Luego resultó que murieron los dioses, y de golpe y porrazo fue preciso limpiar la ciudad sin ayuda divina. En vez de ese simbolismo fueron necesarios otros actos, actos de verdad. Así nació el censor en el sentido romano del término. La vigilancia pasó a ser la clave, la vigilancia de todos sobre todos. El perdón fue reemplazado por la purga. 11, Desgracia

Frases de "Desgracia" (1999) Frases de Chivo expiatorio


(...) Las más guapas son las suecas, altas y con la piel color de miel; pero las italianas, menudas y de ojos almendrados, también tienen su encanto. Imagina que las italianas hacen el amor de forma brusca y apasionada, de un modo muy distinto a las suecas, que deben de mostrarse lánguidas y sonrientes. Pero ¿Alguna vez tendrá la oportunidad de descubrirlo en persona? Si alguna vez lograra reunir el valor para hablar con una de esas bellas extranjeras, ¿Qué diría? ¿Mentiría si se presentara como matemático en lugar de simple programador informático? ¿Impresionarían las atenciones de un matemático a una chica europea o sería mejor decirle que, pese a su exterior aburrido, es poeta? Juventud

Frases de Programador


Los imperios han creado el tiempo de la historia. Los imperios no han ubicado su existencia en el tiempo circular, recurrente y uniforme de las estaciones, sino en el tiempo desigual de la grandeza y la decadencia, del principio y el fin, de la catástrofe. Los imperios se condenan a vivir en la historia y a conspirar contra la historia. La inteligencia oculta de los imperios sólo tiene una idea fija: cómo no acabar, cómo no sucumbir, cómo prolongar su era. De día persiguen a sus enemigos. Son taimados e implacables, envían a sus sabuesos por doquier. De noche se alimentan de imágenes de desastre: saqueo de ciudades, aniquilamiento de poblaciones, pirámides de huesos, hectáreas de desolación. V, Esperando a los bárbaros

Frases de "Esperando a los bárbaros" (1980) Frases de Imperio


Aunque este país es extenso, tan extenso como para pensar que hay sitio para todos, lo que he aprendido de la vida me dice que es difícil estar lejos de los campamentos. Pero estoy convencido de que existen zonas entre los campamentos que no pertenecen a ningún campamento, ni siquiera a las zonas de influencia de los campamentos (las cimas de algunas montañas, por ejemplo, algunos islotes en medio de los lagos, algunos parajes áridos), donde los seres humanos no quieren vivir. Busco un sitio así para establecerme, ya sea hasta que la situación mejore, o para siempre. Pero no soy tan tonto para creer que los mapas y las carreteras me pueden guiar. Por eso te he elegido para que me muestres el camino. Vida y época de Michael K

Frases de Campamento


Lo que llamo mi filosofía de la enseñanza es en realidad una filosofía del aprendizaje. Procede de platón, modificada. Creo que, antes de que se produzca el verdadero aprendizaje, el estudiante debe tener cierto anhelo de la verdad, cierto fuego en su corazón. El auténtico estudiante arde por saber. Reconoce o percibe en el profesor a una persona que se ha acercado más que él o ella a la verdad. Desea hasta tal punto la verdad encarnada en el profesor que está dispuesto a quemar su yo anterior para alcanzarla. Por su parte, el profesor reconoce y alienta el fuego en el estudiante, y reacciona a él ardiendo con una luz más intensa. De este modo, juntos se elevan a una esfera superior, por así decirlo. Verano

Frases de Profesor

Contexto histórico

Premio Nobel de Literatura

Influencia en las frases de J. M. Coetzee

Autores relacionados

Ian Mcewan Nadine Gordimer Paul Auster Philip Roth

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Sudáfrica

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Sudáfrica

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Sudáfrica

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Sudáfrica

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Sudáfrica

J. M. Coetzee

Frases de J. M. Coetzee

Frases de J. M. Coetzee: Escritor, novelista, ensayista, traductor y profesor sudafricano, autor de "Esperando a los bárbaros" (1980), "Vida y época de Michael K" (1983), "Infancia" (1997), "Las vidas de los animales" (1999), "Desgracia" (1999) y "Verano" (2009).

Nombres

RealJohn Maxwell Coetzee

Biografía J. M. Coetzee

J. M. Coetzee nace en Ciudad del Cabo, donde transcurre su infancia y adolescencia y obtiene una licenciatura en matemáticas e inglés en la Universidad de dicha ciudad.

En 1960 se traslada a Londres (Inglaterra), donde trabaja un tiempo como programador informático, doctorándose en lingüística computacional en la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos) en 1969.

Tiempo después J. M. Coetzee da clases de Lengua y Literatura Inglesas en la Universidad Estatal de Nueva York en Búfalo (Estados Unidos).

En 1984 vuelve a Sudáfrica a ocupar una cátedra en Letras Inglesas en la Universidad de Ciudad de El Cabo, donde ejerce la docencia hasta su retiro en el año 2002.

Los libros de J. M. Coetzee, marcados por un estilo simbólico y metafórico, cuestionan el régimen del apartheid y cualquier tipo de racismo, y exploran sus negativas consecuencias en el hombre y en la sociedad.

Destacan de su bibliografía las obras "Esperando a los bárbaros" (1980), "Vida y época de Michael K" (1983), "Las vidas de los animales" (1999), "Desgracia" (1999) y "Verano" (2009).

Libros destacados

  • Esperando a los bárbaros (1980)
  • Infancia (1997)
  • Desgracia (1999)
  • Verano (2009)
  • Vida y época de Michael K (1983)
  • Las vidas de los animales (1999)

Enlaces

Síguenos en