Frases de Italo Calvino

Lo mejor que uno puede esperar es evitar lo peor. Si una noche de invierno un viajero

Frases de "Si una noche de invierno un viajero" (1979) Frases de Peor


La lectura es un acto necesariamente individual, mucho más que el escribir. Admitiendo que la escritura logre superar la limitación del autor, sólo seguirá teniendo un sentido cuando sea leída por una persona aislada y atraviese sus circuitos mentales. Si una noche de invierno un viajero

Frases de "Si una noche de invierno un viajero" (1979) Frases de Lectura


(...) Porque escribir es siempre esconder algo de manera que después sea descubierto. Si una noche de invierno un viajero

Frases de "Si una noche de invierno un viajero" (1979) Frases de Descubierto


Pero ¿Cómo fijar el momento exacto en que empieza una historia? Todo ha empezado siempre ya antes, la primera línea de la primera página de toda novela remite a algo que ha sucedido ya fuera del libro. O bien la verdadera historia es la que empieza diez o cien páginas más adelante y todo lo que precede es sólo un prólogo. Si una noche de invierno un viajero

Frases de "Si una noche de invierno un viajero" (1979) Frases de Exacto


Renunciar a las cosas es menos difícil de lo que se cree: todo estriba en empezar. Una vez que has logrado prescindir de algo que creías esencial, adviertes que puedes pasarte también sin alguna otra cosa, y luego aún sin otras muchas cosas. Si una noche de invierno un viajero

Frases de "Si una noche de invierno un viajero" (1979) Frases de Renunciar


La lectura que los amantes hacen de sus cuerpos (de ese concentrado de mente y cuerpo de que los amantes se sirven para ir a la cama juntos) difiere de la lectura de las páginas escritas en que no es lineal. Si una noche de invierno un viajero

Frases de "Si una noche de invierno un viajero" (1979) Frases de Cama


La lectura es una operación sin objeto; o que su verdadero objeto es ella misma. El libro es un soporte accesorio o incluso un pretexto. Si una noche de invierno un viajero

Frases de "Si una noche de invierno un viajero" (1979) Frases de Pretexto


El texto, que cuando eres tú quien lo lees es algo que está ahí, contra el cual estás obligado a chocar, cuando te lo traducen en voz alta es algo que es y no es, que no consigues tocar. Si una noche de invierno un viajero

Frases de "Si una noche de invierno un viajero" (1979) Frases de Texto


Después de andar siete días, a través de boscajes, el que va a Baucis no consigue verla y ha llegado. Los finos zancos que se alzan del suelo a gran distancia uno de otro y se pierden entre las nubes, sostienen la ciudad. Se sube por escalerillas. Los habitantes rara vez se muestran en tierra: tienen arriba todo lo necesario y prefieren no bajar. Nada de la ciudad toca el suelo salvo las largas patas de flamenco en que se apoya, y en los días luminosos, una sombra calada y angulosa que se dibuja en el follaje. Tres hipótesis circulan sobre los habitantes de Baucis: que odian la tierra; que la respetan al punto de evitar todo contacto; que la aman tal como era antes de ellos, y con catalejos y telescopios apuntando hacia abajo no se cansan de pasarle revista, hoja por hoja, piedra por piedra, hormiga por hormiga, contemplando fascinados su propia ausencia. Las ciudades invisibles

Frases de "Las ciudades invisibles" (1972) Frases de Ecología social


Ahora diré cómo es Ottavia, ciudad-telaraña. Hay un precipicio entre dos montañas abruptas: la ciudad está en el vacío, atada a las dos crestas con cuerdas y cadenas y pasarelas. Se camina sobre los travesaños de madera, cuidando de no poner el pie en los intersticios, o uno se aferra a las mallas de cáñamo. Abajo no hay nada en cientos y cientos de metros: pasa alguna nube; se entrevé más abajo el fondo del despeñadero. Ésta es la base de la ciudad: una red que sirve de pasaje y de sostén. Todo lo demás, en vez de elevarse encima, cuelga hacia abajo; escalas de cuerda, hamacas, casas hechas en forma de saco, percheros, terrazas como navecillas, odres de agua, picos de gas, asadores, cestos suspendidos de cordeles, montacargas, duchas, trapecios y anillas para juegos, teleféricos, lámparas, macetas con plantas de follaje colgante. Suspendida en el abismo, la vida de los habitantes de Ottavia es menos incierta que en otras ciudades. Sabes que la red no sostiene más que eso. Las ciudades invisibles

Frases de "Las ciudades invisibles" (1972) Frases de Sostén


Mi libro se abre y se cierra con las imágenes de ciudades felices que cobran forma y se desvanecen continuamente, escondidas en las ciudades infelices. Las ciudades invisibles

Frases de "Las ciudades invisibles" (1972) Frases de Imágenes


Las ciudades son un conjunto de muchas cosas: memorias, deseos, signos de un lenguaje; son lugares de trueque, como explican todos los libros de historia de la economía, pero estos trueques no lo son sólo de mercancías, son también trueques de palabras, de deseos, de recuerdos. Las ciudades invisibles

Frases de "Las ciudades invisibles" (1972) Frases de Vivir en la ciudad

Influencias

Autores relacionados

Dino Buzzati Eugenio Montale Luigi Pirandello Primo Levi

Italo Calvino

Italo Calvino

Escritor, novelista, ensayista y periodista italiano nacido en Cuba, autor de "El barón rampante" (1957), "Cosmicómicas" (1965), "Las ciudades invisibles" (1972), "Si una noche de invierno un viajero" (1979) y "Por qué leer los clásicos" (1991).

Nombres

RealItalo Giovanni Calvino Mameli

Biografía Italo Calvino

Italo Calvino nació en Santiago de las Vegas (Cuba), de padre ingeniero agrónomo Mario Calvino y madre Evelina Mameli, licenciada en ciencias naturales.

Siendo ambos padres italiano, en 1925 volvieron a su patria, instalándose en la ciudad de San Remo (Imperia), donde transcurrió su infancia.

Asistió a las escuelas primarias "St. George College" y "Scuole Valdesi" y luego cursó estudios secundarios en el regio "Ginnasio-Liceo G.D. Cassini".

En 1943 se matriculó en la facultad de agronomía de la Universidad de Turín, donde su padre dictaba clases.

Al poco tiempo de haber ingresado en la universidad, fue llamado al servicio militar por la República Social Italiana en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945), pero desertó y se unió a las Brigadas Partisanas Garibaldi.

Finalizada la guerra se trasladó a Turín, donde comenzó a trabajar de periodista, se matriculó en Letras y se afilió al Partido Comunista Italiano (PCI).

En este periodo conoció al escritor Cesare Pavese, quien hizo que fuese contratado por la editorial Einaudi e influyó notablemente el su formación cultural.

Tras las primeras publicaciones encuadradas dentro de la estética del neorrealismo italiano, publicó la trilogía fantástica "Nuestros antepasados", conformada por las novelas "El vizconde demediado" (1952), "El barón rampante" (1957) y "El caballero inexistente" (1959).

Tras un viaje a Cuba en 1964, donde se casa con Esther Judit Singer, se traslada a París (Francia), donde estudia ciencias naturales y sociología y entra en contacto con el grupo literario Oulipo.

De este periodo son las obras "Las ciudades invisibles" (1972) y "Si una noche de invierno un viajero" (1979), entre otras.

Tras un viaje a Roma, Italo Calvino sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) y falleció en el hospital de Santa Maria della Scala.

Libros destacados

  • El barón rampante (1957)
  • El caballero inexistente (1959)
  • Cosmicómicas (1965)
  • Las ciudades invisibles (1972)
  • Por qué leer los clásicos (1991)
  • Si una noche de invierno un viajero (1979)

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Italia

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Italia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Italia

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Italia

Síguenos en