Frases de Isaac Asimov

Los reinos vecinos, en población y recursos siguen siendo abrumadoramente poderosos en comparación con ustedes. Fuera de ellos reina la vasta y enmarañada jungla de la barbarie que se extiende por toda la amplia extensión de la Galaxia. Dentro de este anillo aún hay lo que queda del imperio galáctico...Y esto, aunque debilitado y en decadencia, aún es incomparablemente poderoso. Fundación

Frases de "Fundación" (1951) Frases de Imperio


¿No es algo evidente para todo el mundo que el imperio es tan fuerte como siempre? La apariencia de fuerza no es más que una ilusión. Parece tener que durar siempre. No obstante, el tronco de árbol podrido, hasta el mismo momento en que la tormenta lo parte en dos, tiene toda la apariencia de sólido que ha tenido siempre. Ahora la tormenta se cierne sobre las ramas del imperio. Fundación

Frases de "Fundación" (1951) Frases de Imperio


Toda la vida normal, consciente o no, se resiste al dominio. Si el dominio es por parte de un inferior, o de un supuesto inferior, el resentimiento se hace más fuerte. Físicamente, y hasta cierto punto mentalmente, un robot, cualquier robot, es superior a un ser humano. ¿Qué lo hace esclavo, entonces? ¡Sólo la Primera Ley! Porque sin ella, la primera orden que daría usted a un robot le costaría la vida. ¿Qué le parece? Yo, Robot

Frases de "Yo, Robot" (1950) Frases de Desobediencia


Yo soy ateo, sí. Me tomé un largo tiempo para decir eso. He sido ateo por años y años, pero de algún modo sentí que era intelectualmente inaceptable que alguien dijera que es ateo, porque eso asumía un conocimiento que nadie tiene. De algún modo era mejor decir que alguien era un humanista o agnóstico. No tengo la evidencia para probar que dios no existe, pero sospecho tanto que él no existe que no quiero perder mi tiempo.

Frases de Ateo


En estos días de decadencia no está de moda ser culto. Los acontecimientos se suceden con gran rapidez y el que no lucha contra la marea con armas atómicas es barrido para siempre, como yo lo fui. Pero yo era instruido, y sé que en toda la historia de la energía atómica nunca se ha inventado un campo de fuerza portátil. Tenemos campos de fuerzas...Enormes, capaces de proteger a una ciudad, o incluso una nave, pero no a un solo hombre. Fundación

Frases de "Fundación" (1951) Frases de Decadencia


¿Creen acaso que no puedo leer más hondo que la piel superficial de vuestro cerebro? En el fondo no quieren. No soy más que una máquina a la que se ha dado una imitación de vida sólo por virtud de la acción positrónica de mi cerebro, lo cual es una invención del hombre. No pueden quedar en ridículo ante mí sin sentirse ofendidos. Esto está grabado en lo profundo de vuestra mente y no puede ser borrado. No puedo dar la solución. Yo, Robot

Frases de "Yo, Robot" (1950) Frases de Invención


- He dicho, y lo repito, que Trántor quedará convertido en ruinas dentro de cinco siglos. - ¿No considera que su declaración es desleal? - No, señor. La verdad científica está más allá de toda lealtad y deslealtad. - ¿Está seguro de que su declaración representa la verdad científica? - Lo estoy. - ¿En qué se basa? - En las matemáticas de la psicohistoria. - ¿Puede demostrar que estas matemáticas son válidas? - Sólo a otro matemático. - (Con una sonrisa). Así pues, eso significa que su verdad es de una naturaleza tan esotérica que un hombre normal y corriente no puede comprenderla. A mí me parece que la verdad tendría que ser mucho más clara, menos misteriosa, más abierta a la mente. Fundación

Frases de "Fundación" (1951) Frases de Demostrar


Se había preparado un poco para el salto a través del hiperespacio, un fenómeno que no se experimentaba en simples viajes interplanetarios. El salto seguía siendo, y probablemente lo sería siempre, el único método práctico para viajar a las estrellas. Los viajes a través del espacio ordinario no podían realizarse a una velocidad superior a la de la luz ordinaria (un conocimiento científico que formaba parte de las pocas cosas serias desde el olvidado amanecer de la historia humana), y esto hubiera significado años de viaje para llegar incluso al sistema habitado más cercano. A través del hiperespacio, esa inimaginable región que no era ni espacio ni tiempo, ni materia ni energía, ni algo ni nada, se podía atravesar la Galaxia en toda su longitud en el intervalo comprendido entre dos instantes de tiempo. Fundación

Frases de "Fundación" (1951) Frases de Hiperespacio


Érase un caballo que, teniendo por enemigo a un poderoso y peligroso lobo, vivía en constante temor por su vida. Llegó a estar tan desesperado que se le ocurrió buscarse un aliado poderoso. Por tanto, se acercó a un hombre y le ofreció una alianza, indicando que el lobo era asimismo enemigo de los humanos. El hombre aceptó la asociación inmediatamente y se ofreció para matar al lobo si su nuevo socio cooperaba poniendo a disposición del hombre toda su velocidad. El caballo estaba dispuesto, y permitió que el hombre le colocara la silla y el bocado. El hombre montó, persiguió al lobo, y lo mató. El caballo, alegre y aliviado, dio las gracias al hombre, y dijo: "Ahora que nuestro enemigo está muerto, quítame la silla y el bocado y devuélveme la libertad". Entonces el hombre se echó a reír a carcajadas y contestó: "Vete al infierno. ¡Al galope!", y lo espoleó con todas sus fuerzas. Fundación

Frases de "Fundación" (1951) Frases de Socio


(...) Se echó a reír. Era una risa inhumana, la risa más mecanizada que había surgido jamás. Era aguda y explosiva, regular como un metrónomo y sin matiz alguno. -Fíjate en ti -dijo finalmente-. No lo digo con espíritu de desprecio, pero fíjate bien. Estás hecho de un material blando y flojo, sin resistencia, dependiendo para la energía de la oxidación ineficiente del material orgánico..., como esto -añadió señalando con un gesto de reprobación los restos del bocadillo de Donovan-. Pasan periódicamente a un estado de coma, y la menor variación de temperatura, presión atmosférica, la humedad o la intensidad de radiación afecta vuestra eficiencia. Son alterables. Yo, por el contrario, soy un producto acabado. Absorbo energía eléctrica directamente y la utilizo con casi un cien por ciento de eficiencia. Estoy compuesto de fuerte metal, estoy consciente constantemente y puedo soportar fácilmente los más extremados cambios ambientales. Estos son hechos que, partiendo de la irrefutable proposición que ningún ser puede crear un ser más perfecto que él, reduce vuestra tonta teoría a la nada. Yo, Robot

Frases de "Yo, Robot" (1950) Frases de Radiación

Influencias

Autores relacionados

Arthur Clarke Philip Dick Ray Bradbury Robert Heinlein

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Rusia

Historiadores » Historiadores siglo XX » Historiadores de Rusia

Químicos » Químicos siglo XX » Químicos de Rusia

Científicos » Científicos siglo XX » Científicos de Rusia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Rusia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Rusia

Isaac Asimov


Escritor, novelista, historiador, profesor y bioquímico de origen ruso, nacionalizado estadounidense, autor de "Yo, Robot" (1950), "Fundación" (1951), "Introducción a la ciencia" (1973), "Nueva guía de la ciencia" (1986).

Nombres

AliasDoctor A
RealIsaac Yudovich Ozimov
SeudónimoPaul French

Biografía Isaac Asimov

Isaac Asimov nace en un pueblo de Petrovichi (Bielorrusia), de padres rusos que se trasladan a Nueva York (Estados Unidos) en 1923, cuando él tenía tres años.

Asentado en el barrio de Brooklyn, su juventud transcurre entre los estudios y el trabajo en las tiendas propiedad del padre, donde descubre los textos de ciencia ficción y comienza a escribir sus propias historias.

En 1939 Isaac Asimov se gradúa como bioquímico en la Universidad de Columbia y tiempo después obtiene una especialización en química (1941) y un Doctorado en la Universidad de Boston (1948).

En 1942 se traslada a la ciudad de Filadelfia y comienza a trabajar como investigador químico en los astilleros de la marina, empleo que mantiene en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Ese mismo año, Isaac Asimov contrae matrimonio con Gertrude Blugerman, con la que tiene dos hijos y se separa en 1973 para casarse con Janet Opal Jeppson en 1973.

En 1950 publica "Yo, robot", historias de robots en las que introdujo las famosas tres leyes de la robótica y tiempo después demuestra que además de ser un gran escritor de ciencia ficción, es también uno de los divulgadores científicos más amenos, publicando "Introducción a la ciencia".

Aparecerían tiempo después algunas de las obras más emblemáticas de Isaac Asimov, entre ellas "Fundación" (1951), "Los propios dioses" (1972), "Introducción a la ciencia" (1973), "Los límites de la Fundación" (1982), "Nueva guía de la ciencia" (1986) y "El hombre bicentenario" (2001).

Libros destacados

  • Yo, Robot (1950)
  • Fundación (1951)
  • Introducción a la ciencia (1973)
  • Los propios dioses (1972)
  • Los límites de la Fundación (1982)
  • Sueños de Robot (1986)

Enlaces