Frases de Ian Mcewan - Página 6

01. En lo que concernía al bienestar de cualquier otra forma viviente sobre la tierra, el proyecto humano no sólo era un fracaso sino un inmenso error desde su inicio mismo. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Proyecto + Pensamientos de "Ámsterdam"


02. ¿Era aburrimiento o sadismo lo que hacía que los operarios que empaquetaban las camisas ataran, del primero al último, todos los botones? "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Camisa + Pensamientos de "Ámsterdam"


03. Lo intentaba día tras día: pequeños esbozos, osadas fintas, pero no lograba sino fragmentos, "citas" -ligera o concienzudamente disfrazadas- de su obra anterior. Nada afloraba libre -en su propio lenguaje, con su propia autoridad-, capaz de ofrecer el elemento de sorpresa que habría de constituir una garantía de originalidad. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Originalidad + Pensamientos de "Ámsterdam"


04. Había también días como aquél, en que no pensaba sino en la música misma y se le hacía difícil estar fuera de casa. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Música + Pensamientos de "Ámsterdam"


05. Ahora era la música lo que importaba, la prodigiosa mutación del pensamiento en sonido... "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Importancia de la música + Pensamientos de "Ámsterdam"


06. En cuestión de un día el ya ex ministro de Asuntos Exteriores descubrió, tanto en los pasillos de la sede del partido como entre los diputados parlamentarios, que contaba con muy pocos apoyos para disputar el liderazgo del partido en noviembre: en el país, en general, la "política de la emoción" bien podría haberle otorgado el perdón, o al menos una suerte de tolerancia, pero los políticos no ven con buenos ojos tal vulnerabilidad en un aspirante a líder. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Políticos + Pensamientos de "Ámsterdam"


07. Esos bastardos melindrosos...Son capaces de perderlo todo antes que aceptar un mísero y jodido cambio de política. No viven en el mundo real. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Política + Pensamientos de "Ámsterdam"


08. Sabía por experiencia que redactar y enviar una carta cuando uno está fuera de sí no hacía sino poner un arma en manos de su enemigo. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Carta + Pensamientos de "Ámsterdam"


09. La gravedad apacible no era en absoluto su estilo, que siempre había sido menesteroso y adusto, ávido de gustar pero incapaz de ejercer con naturalidad la simpatía. Una pesada carga de los inmensamente ricos. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Gravedad + Pensamientos de "Ámsterdam"


10. Pero la beligerancia no resultaba de gran ayuda para la concentración, como tampoco las tres ginebras y la botella de vino. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Concentración + Pensamientos de "Ámsterdam"


11. A veces les sucede a quienes rumian en exceso alguna injusticia: que el gusto por la venganza se alía muy oportunamente con el sentimiento del deber. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Venganza + Pensamientos de "Ámsterdam"


12. En ciertos aspectos el periodismo se asemejaba a la ciencia: las mejores ideas eran las que sobrevivían a -y eran fortalecidas por- una inteligente oposición. "Ámsterdam" (1998)

+ Frases de Periodismo + Pensamientos de "Ámsterdam"

Influencias

Autores relacionados

Kazuo Ishiguro

Ian Mcewan

Ian Mcewan

Escritor, novelista, dramaturgo y guionista inglés, autor de "Amor perdurable" (1997), "Ámsterdam" (1998), "Expiación" (2001), "Sábado" (2005), "Operación Dulce" (2012) y "Cáscara de nuez" (2016).

Sobre Ian Mcewan

Ian Mcewan nace en Aldershot, hijo de David McEwan, militar escocés de origen humilde y Rose Lilian Moore.

Debido a la ocupación del padre, su infancia transcurre en deferentes países del este de Asia, Alemania y África del Norte.

En 1960 la familia regresa a Inglaterra y Ian Mcewan estudia en la "Woolverstone Hall School" y en la Universidad de Sussex, donde estudia Literatura Inglesa.

En 1975 publica su primer libro, la colección de relatos "Primer amor, últimos ritos", seguido por "El jardín de cemento" (1978) y "El placer del viajero" (1981).

En 1997 Ian Mcewan publica el libro "Amor perdurable" (1997), considerado por muchos como una obra maestra acerca de una persona que sufre el síndrome de Clerambault.

Entre sus obras destacan "Ámsterdam" (1998), "Expiación" (2001), "Sábado" (2005), "Chesil Beach" (2007), "Solar" (2010) y "La Ley del menor" (2014).

Recibe además entre otras distinciones los premios Booker (Man Booker Prize, 1998), Helmerich (Helmerich Award, 2010) y Jerusalén (Jerusalem Prize, 2011).

Ver su biografía corta »

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Inglaterra

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Inglaterra

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Inglaterra

Síguenos