Frases de Ian Mcewan - Página 3

01. Un ejército entero huía hacia la costa, armado con cigarrillos para combatir el hambre. "Expiación" (2001)

+ Frases de Hambre + Pensamientos de "Expiación"


02. Uno tiene que tener el valor de su pesimismo.

+ Frases de Pesimismo


03. La expectativa y el temor que le inspiraba (...) Eran también una especie de placer sensual y envolvía este placer, como un abrazo, una euforia general: quizás le doliera aquello, era sumamente inoportuno, nada bueno podía deparar, pero había descubierto por sí mismo lo que era estar enamorado, y le exaltaba. "Expiación" (2001)

+ Frases de Estar enamorado + Pensamientos de "Expiación"


04. (...) Un Mercedes S500 plateado, de tapicería color crema: y ya no le avergüenza poseerlo. Ni siquiera lo ama; no es más que una parte sensual de lo que considera la porción que le ha tocado, excesivamente pródiga, de los bienes de este mundo. "Sábado" (2005)

+ Frases de Lujo + Pensamientos de "Sábado"


05. Dicen muchas cosas, las uñas de una persona. Cuando una vida empieza a deshilacharse, es de las primeras cosas que se pierden. "Sábado" (2005)

+ Frases de Uñas + Pensamientos de "Sábado"


06. Hay un gusto en el aire, dulzón y vagamente antiséptico, que le recuerda sus años de adolescente en estas calles, y el estado general de ansiedad, una avidez de que la vida empiece que, vista a la distancia, se asemeja a la felicidad. "Sábado" (2005)

+ Frases de Adolescente + Pensamientos de "Sábado"


07. Son raros esos momentos en que unos músicos tocan juntos algo más dulce de lo que nunca han descubierto en ensayos o actuaciones, algo que trasciende el mero dominio técnico o colectivo, y en que su expresión se torna tan natural o grácil como la amistad o el amor. Entonces nos muestran un atisbo de lo que podríamos ser, de lo mejor de nosotros, y de un mundo imposible en donde das todo lo tuyo a los demás, pero no pierdes nada de ti mismo. "Sábado" (2005)

+ Frases de Escuchar música + Pensamientos de "Sábado"


08. El mundo debería tomar nota. No todo empeora. "Sábado" (2005)

+ Frases de Optimista + Pensamientos de "Sábado"


09. (...) No es desde luego el mejor momento para que Occidente entre en guerra con un país árabe. Y no hay un plan a la vista para los palestinos. Pero va a haber guerra, con o sin la ONU, digan lo que digan el gobierno o las manifestaciones masivas. Las armas escondidas, existan o no, no tienen importancia. La invasión va a producirse y los militares van a ganar. Será el fin de Sadam y de uno de los regímenes más odiosos jamás conocidos, y yo me alegraré. -Así que los iraquíes corrientes sufrieron a Sadam y ahora van a sufrir los misiles americanos, pero todo está bien porque tú te alegrarás... "Sábado" (2005)

+ Frases de Invasión + Pensamientos de "Sábado"


10. Uno podía ahogarse en la intrascendencia... "Expiación" (2001)

+ Frases de Banalidad + Pensamientos de "Expiación"


11. Lo único que siente ahora es miedo. Es débil e ignorante, le asusta el hecho de que las consecuencias de una acción escapan a su control y engendran nuevos sucesos, otras consecuencias, hasta que desembocan en un sitio que nunca habrías soñado ni elegido: un cuchillo en la garganta. "Sábado" (2005)

+ Frases de Relaciones de poder + Pensamientos de "Sábado"


12. Lo que le gusta de cocinar es la imprecisión e indisciplina relativas del acto: un descanso de las exigencias del quirófano. En la cocina, las consecuencias de un fracaso son leves: decepción, una brizna de vergüenza, rara vez confesada. No se muere nadie. "Sábado" (2005)

+ Frases de Cocinar + Pensamientos de "Sábado"

Influencias

Autores relacionados

Kazuo Ishiguro

Ian Mcewan

Ian Mcewan

Escritor, novelista, dramaturgo y guionista inglés, autor de "Amor perdurable" (1997), "Ámsterdam" (1998), "Expiación" (2001), "Sábado" (2005), "Operación Dulce" (2012) y "Cáscara de nuez" (2016).

Sobre Ian Mcewan

Ian Mcewan nace en Aldershot, hijo de David McEwan, militar escocés de origen humilde y Rose Lilian Moore.

Debido a la ocupación del padre, su infancia transcurre en deferentes países del este de Asia, Alemania y África del Norte.

En 1960 la familia regresa a Inglaterra y Ian Mcewan estudia en la "Woolverstone Hall School" y en la Universidad de Sussex, donde estudia Literatura Inglesa.

En 1975 publica su primer libro, la colección de relatos "Primer amor, últimos ritos", seguido por "El jardín de cemento" (1978) y "El placer del viajero" (1981).

En 1997 Ian Mcewan publica el libro "Amor perdurable" (1997), considerado por muchos como una obra maestra acerca de una persona que sufre el síndrome de Clerambault.

Entre sus obras destacan "Ámsterdam" (1998), "Expiación" (2001), "Sábado" (2005), "Chesil Beach" (2007), "Solar" (2010) y "La Ley del menor" (2014).

Recibe además entre otras distinciones los premios Booker (Man Booker Prize, 1998), Helmerich (Helmerich Award, 2010) y Jerusalén (Jerusalem Prize, 2011).

Ver su biografía corta »

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Inglaterra

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Inglaterra

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Inglaterra

Síguenos