Frases de Hermann Hesse - Página 8

01. Usted tiene dieciocho años, Sinclair, y no corre detrás de las prostitutas; usted debe tener sueños de amor, deseos de amor. Quizá son de tal especie que le asustan. ¡No los tema! ¡Son lo mejor que posee! Créame. Yo he perdido mucho por haber amordazado mis sueños cuando tenía su edad. Eso no debe hacerse. "Demian" (1919)

+ Frases de Edad + Pensamientos de "Demian"


02. Sí, nuestra sociedad estaba corrupta; y esta estupidez estudiantil aún era menos estúpida y peligrosa que otras muchas más. "Demian" (1919)

+ Frases de Estupidez + Pensamientos de "Demian"


03. No soy un hombre que sabe. He sido un hombre que busca y lo soy aún. "Demian" (1919)

+ Frases de Buscar + Pensamientos de "Demian"


04. Todos los hombres pasan por estas dificultades. Para el hombre medio es éste el punto en que las exigencias de su propia vida entran en colisión dramática con las circunstancias, el punto en que tiene que luchar más duramente por alcanzar el camino que conduce hacia adelante. Muchos viven tal morir y renacer, que es nuestro destino, sólo en ese momento de su vida en que el mundo infantil se resquebraja y se derrumba lentamente, cuando todo lo que amamos nos abandona y, de pronto, sentimos la soledad y la frialdad mortal del universo que nos rodea. Muchos se estrellan para siempre en este escollo y permanecen toda su vida apegados dolorosamente a un pasado irrecuperable, al sueño del paraíso perdido, que es el peor y más nefasto de todos los sueños. "Demian" (1919)

+ Frases de Dificultades + Pensamientos de "Demian"


05. Max Demian, no llegó a desaparecer ya nunca de mi horizonte. Durante mucho tiempo se mantuvo muy al margen, visible pero pasivo. Lentamente fue acercándose, irradiando otra vez su fuerza y haciendo sentir su influjo. "Demian" (1919)

+ Frases de Visible + Pensamientos de "Demian"


06. El saber es comunicable, pero la sabiduría no. No se la puede hallar, pero se la puede vivir, nos sostiene, hace milagros: pero nunca se la puede explicar ni enseñar. "Siddhartha" (1922)

+ Frases de Sabiduría + Pensamientos de "Siddhartha"


07. No obstante, el mundo mismo, lo que existe a nuestro alrededor y en nuestro propio interior, nunca es unilateral. Jamás un hombre o un hecho es del todo samsara o del todo nirvana, nunca un ser es completamente santo o pecador. Nos parece que es así porque nos hacemos la ilusión de que el tiempo es algo real. Y el tiempo no es real. "Siddhartha" (1922)

+ Frases de Nirvana + Pensamientos de "Siddhartha"


08. La mayoría de los seres humanos, son como las hojas que caen de los árboles, que vuelan y revolotean por el aire, vacilan y por último se precipitan al suelo. Otros, por el contrario, casi son como estrellas: siguen un camino fijo, ningún viento les alcanza, pues llevan en su interior su ley y su meta. "Siddhartha" (1922)

+ Frases de Ley + Pensamientos de "Siddhartha"


09. Tantas personas, tantos miles de personas poseen la más dulce felicidad. ¿Y por qué yo no? Incluso son personas malas, bandidos y ladrones, y tienen hijos y los aman, y son amados por ellos. Únicamente yo no lo tengo. "Siddhartha" (1922)

+ Frases de Dulce + Pensamientos de "Siddhartha"


10. Había vivido la vida del mundo y de los placeres, pero sin formar parte de esa existencia. "Siddhartha" (1922)

+ Frases de Formar + Pensamientos de "Siddhartha"


11. ¡No tengo derecho a juzgar la vida de otro! Tan sólo para mí, únicamente para mí he de juzgar, elegir, rechazar. "Siddhartha" (1922)

+ Frases de Rechazar + Pensamientos de "Siddhartha"


12. Le habían capturado el mundo, el placer, las exigencias, la pereza y, por último, también, aquel vicio que por ser el más insensato, siempre había despreciado más: la codicia. "Siddhartha" (1922)

+ Frases de Insensato + Pensamientos de "Siddhartha"

Influencias

Autores relacionados

Edward Morgan Forster Franz Kafka

Hermann Hesse

Hermann Hesse

Novelista, escritor, pintor y poeta alemán nacionalizado suizo, autor de "Demian" (1919), "Siddhartha" (1922), "El lobo estepario" (1927), "Narciso y Goldmundo" (1930), "El juego de los abalorios" (1943).

Sobre Hermann Hesse

Hijo de un pastor protestante, Hermann Hesse nació en Calw (Selva Negra), donde pasó su infancia y los primeros años escolares, hasta 1889.

En 1891 ingresó en el seminario de Maulbronn, que abandonó al año siguiente, dejando constar siempre su rechazo a la educación formal.

En 1892, con quince años, Hesse intenta suicidarse, quedando tras esto a cargo de un teólogo y pasando posteriormente por una institución de salud mental.

Completó sus estudios básicos en 1893 y comenzó a trabajar en diversos oficios, primero como mecánico y luego en una librería de Tubingen, especializada en teología, filología y leyes.

En 1903 viajó a Italia y en 1911 a la India.

Durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), Hermann Hesse, de convicciones profundamente pacifistas, se trasladó a Montagnola (Suiza), país donde obtendría la ciudadanía años después, en 1921.

Sus opiniones en contra del nazismo le valieron su inclusión en la lista negra nazi en 1943.

En 1946 obtuvo el premio Nobel de Literatura.

La obra de Hermann Hesse es en gran parte confesión de su interior, el intento de superar sus crisis personales.

Intenta armonizar los valores éticos y estéticos, la sabiduría del Oriente y la del Occidente, con un lenguaje sencillo, fluido y musical y gran capacidad de expresar los más diversos matices del sentimiento.

Desde su muerte, la influencia de Hermann Hesse creció de una manera incomparable en el mundo.

Ver su biografía corta »

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Alemania

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Alemania

Pintores » Pintores siglo XX » Pintores de Alemania

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Alemania

Síguenos