Frases de Herbert George Wells

Hasta donde podía ver, el mundo entero desplegaba la misma exuberante riqueza que el valle del Támesis. Desde cada colina a la que yo subía, vi la misma profusión de edificios espléndidos, infinitamente variados de materiales y de estilos. 8 - Explicación, La máquina del tiempo

Frases de "La máquina del tiempo" (1895) Frases de Valle


Todos éstos, los que vivían en estas casas, y todos los condenados dependientes de comercio, que vivían por allá, no sirven. No tienen coraje, no sueñan ni ansían nada, y el que no tiene esas cosas, no vale un ardite. La Tierra dominada por los marcianos 7 - El hombre de Putney Hill, La guerra de los mundos

Frases de "La guerra de los mundos" (1898) Frases de Coraje


Un creciente temor se apoderaba de mí, pese a lo cual planeé el modo de sobrevivir hasta la hora de mi rescate, si es que esa hora llegaba. Intenté analizar la situación con la mayor ecuanimidad, pero no lograba desprenderme de mis sentimientos. 20 - A solas con los Monstruos, La isla del doctor Moreau

Frases de "La isla del doctor Moreau" (1896) Frases de Naufragar


El hecho de que aquellas criaturas no fueran en realidad más que monstruos salvajes, simples parodias grotescas de la especie humana, me producía una vaga inquietud con respecto a lo que serían capaces de hacer, mucho peor que cualquier terror definido. 15 - Los Monstruos, La isla del doctor Moreau

Frases de "La isla del doctor Moreau" (1896) Frases de Monstruo


El contraste entre los movimientos rápidos y complejos de estos aparatos y la torpeza de sus amos era notable, y durante muchos días tuve que hacer un esfuerzo mental para convencerme de que estos últimos eran en realidad los seres dotados de vida. La Tierra dominada por los marcianos 3 - Los días de encierro, La guerra de los mundos

Frases de "La guerra de los mundos" (1898) Frases de Torpeza


Una ley natural que olvidamos es que la versatilidad intelectual es la compensación por el cambio, el peligro y la inquietud. Un animal en perfecta armonía con su medio ambiente es un perfecto mecanismo. 13 - La trampa de la Esfinge Blanca, La máquina del tiempo

Frases de "La máquina del tiempo" (1895) Frases de Medio ambiente


(...) Y tengo, para consuelo mío, dos extrañas flores blancas -encogidas ahora, ennegrecidas, aplastadas y frágiles- para atestiguar que aun cuando la inteligencia y la fuerza habían desaparecido, la gratitud y una mutua ternura aún se alojaban en el corazón del hombre. Epílogo, La máquina del tiempo

Frases de "La máquina del tiempo" (1895) Frases de Gratitud


Aquí hay comida. Latas de conservas en las tiendas de comestibles; vinos, licores, aguas minerales, y los caños principales de desagüe y las cloacas grandes están vacíos. Ahora bien, le estaba diciendo lo que pensaba yo. "Aquí hay seres inteligentes -me dije-. Y parece que nos quieren como alimento". La Tierra dominada por los marcianos 7 - El hombre de Putney Hill, La guerra de los mundos

Frases de "La guerra de los mundos" (1898) Frases de Desagüe


Me afligió pensar cuán breve había sido el sueño de la Inteligencia humana. Habíase suicidado. Se había puesto con firmeza en busca de la comodidad y el bienestar de una Sociedad equilibrada con seguridad y estabilidad, como lema; había realizado sus esperanzas, para llegar a esto al Final. 13 - La trampa de la Esfinge Blanca, La máquina del tiempo

Frases de "La máquina del tiempo" (1895) Frases de Breve


Velar entre todas esas cosas desconocidas ante un rompecabezas como éste es desesperante. Representa una línea de conducta que lleva a la demencia. Enfréntate con este mundo. Aprende sus usos, obsérvale, abstente de hacer conjeturas demasiado precipitadas en cuanto a sus intenciones; al final encontrarás la pista de todo esto. 7 - Una conmoción repentina, La máquina del tiempo

Frases de "La máquina del tiempo" (1895) Frases de Rompecabezas


Estaba completamente exaltado, como el hombre que ve y que camina sin hacer ningún ruido, en una ciudad de ciegos. Me entraron ganas de bromear, de asustar a la gente, de darle una palmada en la espalda a algún tipo, de tirarle el sombrero a alguien, de aprovecharme de mi extraordinaria ventaja. XXI - En Oxford Street, El hombre invisible

Frases de "El hombre invisible" (1897) Frases de Ganas


Yo sabía perfectamente lo que quería. Me proponía entrar en la casa, esconderme arriba y, aprovechando la primera oportunidad, cuando todo estuviera en silencio, coger una peluca, una máscara, unas gafas y un traje y salir a la calle. Tendría un aspecto grotesco, pero por lo menos parecería una persona. XXIII - En Drury Lane, El hombre invisible

Frases de "El hombre invisible" (1897) Frases de Máscara

Contexto histórico

Ciencia ficción Época victoriana Feminismo Pacifismo Socialismo

Influencia en las frases de Herbert George Wells

Autores relacionados

Arthur Conan Doyle Charlotte Brontë Herman Melville

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Inglaterra

Historiadores » Historiadores siglo XX » Historiadores de Inglaterra

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Inglaterra

Herbert George Wells


Frases de Herbert George Wells: Escritor, novelista, historiador y filósofo inglés, autor de "La máquina del tiempo" (1895), "La isla del doctor Moreau" (1896), "El hombre invisible" (1897) y "La guerra de los mundos" (1898).

Biografía Herbert George Wells

Herbert George Wells fue el tercer hijo de una familia de clase media baja, de padres dueños de una reducida tienda de objetos de porcelana.

Pese a las dificultades económicas, los padres siempre se preocuparon de que sus hijos tuvieran una buena educación y alentaron en ellos el hábito de la lectura.

Cuando su madre comienza a trabajar como criada en la mansión de Uppark, Herbert George Wells se traslada una temporada a vivir con ella y lee todo lo que encuentra en la biblioteca de los señores de la casa.

En 1877 su padre sufre un accidente y debe emplearse en diversos oficios para ayudar a la familia y tiempo después se matricula en una escuela nocturna llevado por la pasión por los conocimientos científicos.

Debido a su desempeño, Herbert George Wells gana una beca en 1884 para estudiar biología en el "Royal College of Science" de Londres (Inglaterra), donde tuvo como profesor a Thomas Henry Huxley, eminente fisiólogo y abuelo del futuro novelista Aldous Huxley.

Tras perder la beca y renunciar al trabajo por haber contraído tuberculosis, se dedica a escribir y leer a tiempo completo.

En 1895 Herbert George Wells publica "La máquina del tiempo", apareciendo como una serie y más tarde como libro y obteniendo éxito inmediato.

En el mismo año publica "La visita maravillosa", y en los tres años siguientes tres novelas que cimentaron y acrecentaron su prestigio: "La isla del doctor Moreau" (1896), "El hombre invisible" (1897) y "La guerra de los mundos" (1898).

Herbert George Wells es considerado uno de los padres de la ciencia ficción junto a Julio Verne.

Libros destacados

  • La máquina del tiempo (1895)
  • La isla del doctor Moreau (1896)
  • El hombre invisible (1897)
  • La guerra de los mundos (1898)
  • Cuentos del espacio y del tiempo (1899)
  • Kipps (1905)

Enlaces

Síguenos en