frases y pensamientos

Haruki Murakami - página 5

recibir una frase diaria en mi correo |modificar suscripción

inicio » frases por autor » letra h » haruki murakami - página 5

frases de Haruki Murakami

(...) En el fondo, pienso que nunca he elegido nada por mí mismo, que todo me ha venido dado, que simplemente he interpretado los papeles que me han caído en las manos. Cuando de noche me despierto y pienso en eso, me entra pánico. ¿Quién soy? ¿Cómo soy en esencia? ¿Quién lleva las riendas de mi vida?

Pánico

(...) El olor de la hierba, el viento gélido, las crestas de las montañas, el ladrido de un perro. Esto es lo primero que recuerdo. Con tanta nitidez que tengo la impresión de que si alargara la mano, podría ubicarlos, uno tras otro, con la punta del dedo. Pero este paisaje está desierto. No hay nadie. No está Naoko.

Recuerdo

En una caja de galletas hay muchas clases distintas de galletas. Algunas te gustan y otras no. Al principio te comes las que te gustan y al final sólo quedan las que no te gustan. Pues yo cuando lo estoy pasando mal, siempre pienso: Tengo que acabar con esto cuando antes y ya vendrán tiempos mejores. Porque la vida es como una caja de galletas.

Pastel

Leía mucho, lo que no quiere decir que leyera muchos libros. Más bien prefería releer las obras que me habían gustado. (...) Así pues, no tenía este punto en común con los demás, y leía mis libros a solas y en silencio. Los releía y cerraba los ojos y me llenaban de su aroma. Sólo aspirando la fragancia de un libro, tocando sus páginas, me sentía feliz.

Páginas

Al amanecer, mientras contemplaba absorto la luna, me pregunté hasta cuándo seguiría así. Dentro de poco me encontraré en alguna parte con otra mujer, me dije. Nos atraeremos de forma natural, como dos astros errantes. Entonces volveremos a esperar en balde un milagro, perderemos el tiempo, desgastaremos nuestros corazones y nos despediremos. ¿Hasta cuándo iba a seguir así?

Corazones

Cada uno de nosotros sigue perdiendo algo muy preciado –dice cuando el teléfono deja de sonar-. Oportunidades importantes, posibilidades, sentimientos que no podrán recuperarse jamás. Esto es parte de lo que significa estar vivo. Pero dentro de nuestra cabeza, porque creo que ahí es donde debe estar, hay un pequeño cuarto donde vamos dejando todo esto en forma de recuerdos.

Cuarto

Lo que yo deseo, la fuerza que yo busco, no es aquella que te lleva a perder o a ganar. Tampoco quiero una muralla para repeler las fuerzas que lleguen del exterior. Lo que yo deseo es una fuerza que me permita ser capaz de recibir todo cuanto proceda del exterior y resistirlo. Fortaleza para resistir en silencio cosas como la injusticia, el infortunio, la tristeza, los equívocos, las incomprensiones.

Fortaleza

¿Por qué me gustan las medusas? No lo sé. Las encuentro bonitas. Antes, mientras las miraba, he pensado una cosa. Escucha, lo que nosotros vemos es sólo una pequeña parte del mundo. Damos por hecho que esto es el mundo, pero no es del todo cierto. El verdadero mundo está en un lugar más oscuro, más profundo, y en su mayor parte lo ocupan criaturas como las medusas. Eso nosotros lo olvidamos. ¿No te parece? Dos terceras partes del planeta son océanos y lo que nosotros podemos ver con nuestros ojos no pasa de ser la superficie del mar, la piel. De lo que verdaderamente hay debajo no sabemos nada.

Planeta

A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite una y otra vez. Como una danza macabra con la Muerte antes del amanecer. Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú. Es algo que se encuentra en tu interior. Lo único que puedes hacer es resignarte, meterte en ella de cabeza, taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena e ir cruzándola paso a paso. Y en su interior no hay sol, ni luna, ni dirección, a veces ni siquiera existe el tiempo. Allí sólo hay una arena blanca y fina, como polvo de huesos, danzando en lo alto del cielo. Imagínate una tormenta como ésta.

Tormenta

Página 5 de 5

contexto histórico

Realismo mágico - Surrealismo

Influencias Haruki Murakami

Influencia a... [mostrar]

Relacionados con Haruki Murakami

Franz Kafka - Kenzaburo Oe - Mo Yan - Yukio Mishima

ocupación

  1. Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón
  2. Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Japón
  3. Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

haruki murakami

Biografía de Haruki Murakami



Escritor, novelista y traductor japonés, una de las figuras más importante en la literatura posmoderna y autor de "Tokio blues (Norwegian Wood)" (1987), "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" (1995), "Sauce ciego, mujer dormida" (1995), "After Dark" (2004) y "1Q84" (2009).

Nacido en el seno de una familia amante de la cultura, Haruki Murakami fue hijo de dos profesores de literatura japonesa, y desde pequeño se sintió atraído por la cultura occidental, especialmente por su literatura. Haruki Murakami estudió literatura y teatro griego en la Universidad de Waseda (Tokyo), en donde conoció a su esposa, Yoko. Tras emplearse por un tiempo en una tienda de discos y antes de terminar sus estudios, Haruki Murakami abrió un bar de Jazz junto a su esposa, entre 1974 y 1982, llamado "El Gato Pedro". En forma paralela a su trabajo en el bar, Haruki Murakami tradujo numerosas obras de autores estadounidenses, y le dio forma a sus dos primeras obras: "Escucha el viento cantar" y "Pinball, 1973", editadas en 1979 y 1980. En 1982, Haruki Murakami comienza a entrenarse para correr maratones, actividad que se convirtió luego en su segunda ocupación, y de la cual habla en la obra "De qué hablo cuando hablo de correr" (2007). Tras la publicación de su obra "Tokio blues (Norwegian Wood)" en 1987, Haruki Murakami viaja por Europa y luego permanece en Estados Unidos hasta 1995. Durante su estadía en América del Norte, Haruki Murakami trabaja en la Universidad de Princeton (Nueva Jersey) y en la Universidad Tufts (Boston), al tiempo que escribe" Al sur de la frontera, al oeste del sol" y "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo", por el que recibe el prestigioso "Premio Yomiuri de Literatura" en 1995. Haruki Murakami recibió el Premio Franz Kafka (2006), el título honorífico" Doctor honoris causa" por las universidades de Princeton (2007) y Lieja (2008) y el prestigioso Premio Jerusalem (2009), entre muchos otros galardones.

obras destacadas

Enlaces

recomendar a un amigo | ayuda | política de privacidad

© copyright 2006 - 2008 Frases & pensamientosDosAlfiles: Diseño Web y Programación