Frases de Haruki Murakami

Me acostumbré a ir a la biblioteca y a leer cuanto caía en mis manos. Cada vez que empezaba un libro, no podía dejarlo. Era como una droga. Leía durante las comidas, en el tren, en la cama hasta el amanecer, leía a escondidas durante las clases. Al sur de la frontera, al oeste del sol

Frases de "Al sur de la frontera, al oeste del sol" (1992) Frases de Leer


"Algún día la muerte nos tomará de la mano. Pero hasta el día en que nos atrape nos veremos libres de ella". Yo pensaba así. Me parecía un razonamiento lógico. La vida está en la orilla; la muerte, en la otra. Nosotros estamos aquí, y no allí. Tokio blues (Norwegian Wood)

Frases de "Tokio blues (Norwegian Wood)" (1987) Frases de Orilla


Contemplando ese paisaje, se me ocurrió que estaba escrito que yo debía ver esta escena algún día. No se trataba de un deja vu. No era la sensación de haberlo visto antes, sino el presentimiento de que algún día encontraría un paisaje como aquél. Al sur de la frontera, al oeste del sol

Frases de "Al sur de la frontera, al oeste del sol" (1992) Frases de Deja vu


Temes a la imaginación. Y a los sueños más aún. Temes a la responsabilidad que puede derivarse de ellos. Pero no puedes evitar dormir. Y si duermes, sueñas. Cuando estás despierto, puedes refrenar, más o menos, la imaginación. Pero los sueños no hay manera de controlarlos. Kafka en la orilla

Frases de "Kafka en la orilla" (2002) Frases de Dormir


(...) Por supuesto, un día u otro tendré que encontrar un trabajo. Está más claro que el agua. No puedo estarme toda la vida así, de brazos cruzados. Más pronto o más tarde encontraré un trabajo. Pero ahora, si te digo la verdad, no sé muy bien qué me gustaría hacer. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

Frases de "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" (1995) Frases de Brazos


Si uno prueba a correr un Maratón se da cuenta de ello: a los corredores de fondo no les importa demasiado que otro corredor les supere o superar a otro durante la carrera. Porque si hay un contrincante al que debes vencer en una carrera de larga distancia, ése no es otro que el tú de ayer. De qué hablo cuando hablo de correr

Frases de "De qué hablo cuando hablo de correr" (2007) Frases de Corredor


- ¿Por qué no le pusiste nombre al gato cuando vivía contigo? Pues no sé... -dije. Y con el encendedor del emblema del carnero encendí un cigarrillo-. Supongo que porque no me gustan los nombres. Yo soy yo; y tú eres tú; y nosotros, nosotros; y ellos, ellos. ¿Y para qué más, si con eso basta? , digo yo. La caza del carnero salvaje

Frases de "La caza del carnero salvaje" (1982) Frases de Yo


Cerrar los ojos... No va a cambiar nada. Nada va a desaparecer simplemente por no ver lo que está pasando. De hecho, las cosas serán aún peor la próxima vez que los abras. Sólo un cobarde cierra los ojos. Cerrar los ojos y taparse los oídos no va a hacer que el tiempo se detenga. Kafka en la orilla

Frases de "Kafka en la orilla" (2002) Frases de Se detuvo el tiempo


Al amanecer, mientras contemplaba absorto la luna, me pregunté hasta cuándo seguiría así. Dentro de poco me encontraré en alguna parte con otra mujer, me dije. Nos atraeremos de forma natural, como dos astros errantes. Entonces volveremos a esperar en balde un milagro, perderemos el tiempo, desgastaremos nuestros corazones y nos despediremos. ¿Hasta cuándo iba a seguir así? Baila, baila, baila

Frases de "Baila, baila, baila" (1988) Frases de Corazones


(...) En el fondo, pienso que nunca he elegido nada por mí mismo, que todo me ha venido dado, que simplemente he interpretado los papeles que me han caído en las manos. Cuando de noche me despierto y pienso en eso, me entra pánico. ¿Quién soy? ¿Cómo soy en esencia? ¿Quién lleva las riendas de mi vida?

Frases de Pánico


(...) El olor de la hierba, el viento gélido, las crestas de las montañas, el ladrido de un perro. Esto es lo primero que recuerdo. Con tanta nitidez que tengo la impresión de que si alargara la mano, podría ubicarlos, uno tras otro, con la punta del dedo. Pero este paisaje está desierto. No hay nadie. No está Naoko. Tokio blues (Norwegian Wood)

Frases de "Tokio blues (Norwegian Wood)" (1987) Frases de Desierto del sáhara


Cada uno de nosotros sigue perdiendo algo muy preciado –dice cuando el teléfono deja de sonar-. Oportunidades importantes, posibilidades, sentimientos que no podrán recuperarse jamás. Esto es parte de lo que significa estar vivo. Pero dentro de nuestra cabeza, porque creo que ahí es donde debe estar, hay un pequeño cuarto donde vamos dejando todo esto en forma de recuerdos. Kafka en la orilla

Frases de "Kafka en la orilla" (2002) Frases de Cuarto

Contexto histórico

Realismo mágico Surrealismo

Influencia en las frases de Haruki Murakami

Autores relacionados

Franz Kafka Kenzaburo Oe Mo Yan Ryu Murakami Yukio Mishima

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Japón

Haruki Murakami

Frases de Haruki Murakami

Frases de Haruki Murakami: Escritor, novelista, ensayista y traductor japonés, autor de "Tokio blues (Norwegian Wood)" (1987), "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" (1995), "Sauce ciego, mujer dormida" (1995), "After Dark" (2004) y "1Q84" (2009).

Biografía Haruki Murakami

Nacido en el seno de una familia amante de la cultura, Haruki Murakami fue hijo de dos profesores de literatura japonesa, y desde pequeño se sintió atraído por la cultura occidental, especialmente por su literatura.

Estudió literatura y teatro griego en la Universidad de Waseda (Tokio), en donde conoció a su esposa, Yoko.

Tras emplearse por un tiempo en una tienda de discos y antes de terminar sus estudios, Haruki Murakami abrió un bar de Jazz junto a su esposa, entre 1974 y 1982, llamado "El Gato Pedro".

En forma paralela a su trabajo en el bar, tradujo numerosas obras de autores estadounidenses, y le dio forma a sus dos primeras obras: "Escucha el viento cantar" (1979) y "Pinball, 1973" (1980).

En 1982 Haruki Murakami comienza a entrenarse para correr maratones, actividad que se convirtió luego en su segunda ocupación, y de la cual habla en la obra "De qué hablo cuando hablo de correr" (2007).

Tras la publicación de su obra "Tokio blues (Norwegian Wood)" en 1987 viaja por Europa y luego permanece en Estados Unidos hasta 1995.

Durante su estadía en América del Norte, trabaja en la Universidad de Princeton (Nueva Jersey) y en la Universidad Tufts (Boston), al tiempo que escribe "Al sur de la frontera, al oeste del sol" (1992) y "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" (1995).

Tiempo después Haruki Murakami publica "Kafka en la orilla" (2002), "1Q84" (2009), "Los años de peregrinación del chico sin color" (2013) y "Hombres sin mujeres" (2014) entre otros

Libros destacados

  • Tokio blues (Norwegian Wood) (1987)
  • Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (1995)
  • Sauce ciego, mujer dormida (2005)
  • 1Q84 (2009)
  • Hombres sin mujeres (2014)
  • Pinball, 1973 (1980)

Libros de Haruki Murakami »

Enlaces

Síguenos en