Frases de Guadalupe Nettel

París nos recibió con frío pero sin esa lluvia persistente que lo caracteriza. Cuando subíamos por el boulevard Haussmann dentro del taxi que contratamos en el aeropuerto, mientras reconocía con embeleso sus fachadas agrietadas, sus puentes y sus monumentos fastuosos, comprendí que, a semejanza de Ruth, París es una cincuentona temperamental y con mucha clase. Después del invierno

Frases de Semejanza


(...) Los felinos, en cambio, padecen de una reputación de egoísmo y exceso de independencia. No comparto en absoluto esa opinión. Es verdad que los gatos son menos demandantes que los perros y que su compañía suele ser mucho menos impositiva, a veces casi imperceptible. Sin embargo, sé por experiencia que pueden desarrollar una enorme empatía hacia los seres de su especie así como hacia sus amos. En realidad, los felinos son animales sumamente versátiles y su carácter cubre desde el ostracismo de la tortuga hasta la omnipresencia del perro. El matrimonio de los peces rojos

Frases de Empatía


Esperar a alguien, al menos de esa manera, equivale a cancelar la existencia de uno mismo, a hipotecarla por un tiempo condicional, a cambiarla por un absurdo subjuntivo. Obsesionarse con alguien que ha decidido no estar es regalar minutos, horas y días enteros de nuestra vida a quien ni los ha pedido ni quiere tenerlos; es condenar esos mismos minutos, horas y días a la dimensión del tiempo perdido, de lo inservible; es desaprovechar la infinidad de posibilidades que ese tiempo nos ofrece y canjearla por la peor de las opciones: la frustración, el sufrimiento. Después del invierno

Frases de Esperar a alguien


¿Qué diablos esperaba de la vida? La pregunta empezó a deslizarse como una sombra amenazante y a minar el frágil equilibrio de mis días. Me acosaba por las mañanas justo a la hora de despertar, estropeando cualquier comienzo. Aparecía de nuevo en el desayuno o más tarde, cuando me daba una ducha para aclararme las ideas. Se presentaba también en el autobús camino del instituto o al abrir la puerta del salón de clases. De haber tenido una respuesta convincente, quizás habría concentrado mis esfuerzos en busca de aquel objetivo. Pero no tenía ningún indicio, ni siquiera una intuición. La verdad, ahora lo veo claro, es que no esperaba nada. Después del invierno

Frases de Esperar


(...) Estoy convencida de que nuestros peces se aman, aunque no puedan vivir juntos. ¿De dónde sacaba esa conclusión? Yo misma no tenía ninguna idea. Pensé un poco en nuestra pareja de peces. Me pregunté con qué criterio los habían elegido en la tienda de mascotas para compartir el recipiente que le habían dado a Pauline. Probablemente ninguno más que el azar o la diferencia de sexos. Quizás habían nacido en el mismo acuario y entonces se conocían desde antes. O, por el contrario, tal vez no se habían visto jamás, antes de entrar en aquella pecera redonda que habían compartido tan estrechamente. ¿Podía hablarse de destino en el mundo de los peces? El matrimonio de los peces rojos

Frases de Pareja


"¿Y si nuestra existencia fuera una suerte de molde, un molde como el de un escultor o un herrero?", me pregunté. Si cada experiencia que tenemos mientras estamos vivos, cada emoción, cada pensamiento fueran equivalentes a un disco que se graba una sola vez y después se escucha pasiva y repetidamente sin posibilidades de modificar nada, ¿Desperdiciaríamos el tiempo de la forma en que lo hacemos, atormentándonos con ideas y pensamientos dolorosos para que se repitieran toda la eternidad? Estuve un buen rato dándole vueltas a esta idea para acabar concluyendo que sí. Lo más probable era que, aun sabiéndolo, no dejáramos de hacerlo. Me temo que se trata de una inercia, me dije, un comportamiento incontrolable como el de los insectos que consideramos tan idiotas -y a la vez resultan extrañamente familiares- cuando los vemos ejecutar rutinas repetitivas, no digamos acercarse a una vela o estrellarse contra los vidrios, una imagen que, por cierto, aparece con sospechosa frecuencia en la literatura. Pero en el caso contrario, suponiendo que, informados del carácter definitivo de nuestro tiempo de vida, pudiéramos elegir cómo queremos que transcurra la eternidad, ¿Qué elegiríamos hacer, pensar o decir? ¿Cómo sería nuestro último juicio? No encontré ninguna respuesta. Después del invierno

Frases de Molde

Autores relacionados

Elena Poniatowska

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de México

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de México

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de México

Guadalupe Nettel


Frases de Guadalupe Nettel: Escritora, novelista y ensayista mexicana, autora de "El cuerpo en que nací" (2011), "El matrimonio de los peces rojos" (2013) y "Después del invierno" (2014).

Biografía Guadalupe Nettel

Guadalupe Nettel nace en la Ciudad de México, donde transcurre su infancia y adolescencia.

Estudia en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y realiza un doctoro en Ciencias del Lenguaje por la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París (Francia).

En 1993 Guadalupe Nettel publica su primera obra, el libro de cuentos "Juegos de artificios" y en 2006 su primera novela "El huésped".

Destacan de su obra las novelas "El cuerpo en que nací" (2011) y "Después del invierno" (2014) y los libros de cuentos "Pétalos y otras historias incómodas" (2008) y "El matrimonio de los peces rojos" (2013).

Guadalupe Nettel obtuvo numerosos reconocimientos, entre ellos el "Premio Anna Seghers" (2009) y el "Premio Herralde de Novela" (2014).

Libros destacados

  • El cuerpo en que nací (2011)
  • El matrimonio de los peces rojos (2013)
  • Después del invierno (2014)
  • El huésped (2006)
  • Juegos de artificios (1993)
  • Para entender a Julio Cortázar (2008)

Enlaces

Síguenos en