Frases de Giuseppe Tomasi di Lampedusa

Un hombre de cuarenta y cinco años puede creerse joven todavía hasta el momento en que se da cuenta de que tiene hijas en edad de amar. El príncipe se sintió súbitamente envejecido. Olvidó las millas que recorría cazando, los "Jesús María" que sabía provocar, la propia lozanía actual al final de un largo y penoso viaje. De pronto se vio a sí mismo como una persona canosa que acompaña un cortejo de nietos a caballo en las cabras de Villa Giulia.

Frases de Nietos


El cansancio estaba fuera de toda proporción con respecto a los resultados, porque incluso a los más expertos tiradores se les hace difícil dar en un blanco que casi nunca existe; y era mucho si el príncipe, de regreso, podía hacer llevar a la cocina un par de perdices, del mismo modo que don Ciccio se consideraba afortunado si por la noche podía depositar sobre la mesa un conejo, el cual, por lo demás, era ipso facto ascendido al grado de liebre, como es costumbre entre nosotros.

Frases de Cansancio


Efectivamente, no se había hablado más del muerto y a fin de cuentas, los soldados son soldados precisamente para morir en defensa del rey. La imagen de aquel cuerpo destripado surgía, sin embargo, con frecuencia en sus recuerdos, como para pedir que se le diera paz de la única manera posible para el príncipe: superando y justificando su extremo sufrimiento en una necesidad general. Y había en torno a él otros espectros todavía menos atractivos que esto. Porque morir por alguien o por algo, está bien, entra en el orden de las cosas, pero conviene saber, o por lo menos estar seguros de que alguien sabe por quién o porqué se muere. Esto era lo que pedía aquella cara desfigurada. Y precisamente aquí comenzaba la niebla.

Frases de Príncipe


(...) -Pero esto no es razonar, Fabricio –replicaba Malvica-, no todos los soberanos pueden estar a la altura, pero la idea monárquica continúa siendo la misma. También esto era verdad. -Pero los reyes que encarnan una idea no deben, no pueden descender, por generaciones, por debajo de cierto nivel; si no, mi querido cuñado, también la idea se menoscaba.

Frases de Altura


(...) El señor sabe si la he querido. Nos casamos hace veinte años. Pero ella es ahora demasiado despótica y demasiado vieja también. Le había desaparecido el sentido de la debilidad. Todavía soy un hombre vigoroso y ¿Cómo puedo contentarme con una mujer que, en el lecho, se santigua antes de cada abrazo y luego, en los momentos de mayor emoción, no sabe decir otra cosa que ¡Jesús, María!?Cuando nos casamos, cuando ella tenía dieciséis años, todo esto me exaltaba, pero ahora...He tenido con ella siete hijos y jamás le he visto el ombligo. ¿Esto es justo? –Gritaba casi, excitado por su excéntrica angustia-. ¿Es justo? ¡Os lo pregunto a todos vosotros! –Y se dirigía al portal de la Catena-. ¡La pecadora es ella!

Frases de Emoción


No somos ciegos, querido padre. Solo somos hombres. Vivimos en una realidad móvil a la que tratamos de adaptarnos como las algas se doblegan bajo el impulso del mar. A la santa Iglesia le ha sido explícitamente prometida la inmortalidad; a nosotros, como clase social, no. Para nosotros un paliativo que promete durar cien años equivale a la eternidad. Podremos acaso ocuparnos por nuestros hijos, tal vez por los nietos, pero no tenemos obligaciones más allá de lo que podamos esperar acariciar con estas manos. Y yo no puedo preocuparme de lo que serán mis eventuales descendientes en el año 1960. La Iglesia sí debe preocuparse, porque está destinada a no morir. En su desesperación se halla implícito el consuelo. ¿Y cree usted que si pudiese salvarse a sí misma, ahora o en el futuro, sacrificándonos a nosotros, no lo haría? Cierto que lo haría, y haría bien.

Frases de Descendientes


En Sicilia no importa hacer mal o bien. El pecado que nosotros los sicilianos no perdonamos nunca es simplemente le de hacer. Somos viejos, Chevaley, muy viejos. Hace por lo menos veinticinco siglos que llevamos sobre los hombros el peso de magníficas civilizaciones heterogéneas, todas venidas de fuera, ninguna germinada entre nosotros, ninguna con la que nosotros hayamos entonado. Somos blancos como lo es usted, Chevalley, y como la reina de Inglaterra; sin embargo, desde hace dos mil quinientos años somos colonia. No lo digo lamentándome, la culpa es nuestra. Pero estamos cansados y también vacíos.

Frases de Sicilia


Los sicilianos no querrán nunca mejorar por la sencilla razón de que creen que son perfectos. Su vanidad es más fuerte que su miseria. Cada intromisión, si es de extranjeros por su origen, si es de sicilianos por independencia de espíritu, trastorna su delirio de perfección lograda, corre el peligro de turbar su complacida espera de la nada. Atropellados por una docena de pueblos diferentes, creen tener un pasado imperial que les da derecho a suntuosos funerales.

Frases de Vanidad

Influencias

Giuseppe Tomasi di Lampedusa


Escritor, novelista, cuentista y ensayista italiano, autor de la novela "El gatopardo" (1958), considerada por muchos como una de las mejores novelas italianas del Siglo XX.

Biografía Giuseppe Tomasi di Lampedusa

Giuseppe Tomasi di Lampedusa nace en el seno de una familia aristocrática familia de los Príncipes de Lampedusa, Duques de Palma y Montechiaro, hijo del príncipe Giulio Maria Tomasi di Lampedusa y de la princesa Beatrice Mastrogiovanni Tasca di Cutò.

Su infancia transcurrió en los palacios paternos de Palermo y de Santa Margherita di Belice, y fue educado por una maestra particular, por su abuela y por su madre, que le enseño francés.

En 1911 ingresó en el Liceo Clásico en Roma (liceo classico a Roma) y tiempo después en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Roma (1915), pero es llamado por el Ejército Real (Regio Esercito) para pelear en la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

En noviembre de 1917 cae prisionero del ejército austríaco, regresando a su país doce meses después, tras huir del campo de reclusión y se retira del ejército con el grado de teniente.

En el trascurso de la década de 1920, Giuseppe Tomasi di Lampedusa realiza numerosos viajes por Italia y el extranjero, solo o acompañado de su madre.

En 1925, durante un viaje a Inglaterra, conoce en la embajada italiana de Londres a la baronesa letona Licy Wolff Stomersee, persona sumamente culta de profesión psicoanalista, con quien se casa siete años más tarde en una iglesia ortodoxa de Riga (República de Letonia).

Tras estallar la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), es llamado nuevamente a las armar, pero al poco tiempo es licenciado por hallarse a cargo de la hacienda agrícola que heredó tras la muerte de su padre (1934).

A finales de 1953 se traslada con su esposa a Palermo y comienza a escribir "El gatopardo" (1954), novela extraordinaria ambientada en la Unificación Italiana (siglo XIX), que dio origen al adjetivo "gatopardismo", que define al político, reformista o revolucionario que cede o reforma una parte de las estructuras para conservar el todo sin que nada cambie realmente.

En mayo de 1957 se le diagnostica un tumor en el pulmón derecho que lo lleva a la muerte en julio del mismo año y su única novela es publicada un año después.

En 1959 "El gatopardo" obtiene el Premio Strega, el máximo galardón literario que se puede ganar en Italia y un año después se convirtió en un éxito absoluto, considerada por muchos como una de las cimas de la literatura italiana del siglo XX.

Libros destacados

  • El gatopardo (1958)
  • Cuentos (1961)
  • Lecciones sobre Stendhal (1971)
  • Invitación a las cartas francesas del mil quinientos (1979)

Enlaces

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Italia

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Italia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Italia

Síguenos en