Frases de Georges Perec

La indiferencia no tiene principio ni fin: es un estado inmutable, un peso, una inercia que nadie lograría hacer tambalearse.

Frases de Indiferencia


Tus aventuras están tan bien descritas que la revolución más violenta no haría pestañear a nadie.

Frases de Aventura


Todo es negro. No es de noche, no está oscuro, es el mundo entero lo que es negro.

Frases de Oscuro


Vida sin sorpresas. Estás a cubierto. Duermes, comes, caminas, sigues viviendo, como una rata de laboratorio que un científico distraído hubiera olvidado en su laberinto y que, día y noche, sin equivocarse nunca, sin vacilar nunca, se dirigiera hacia su comedero, girara a la izquierda y luego a la derecha, empujara dos veces una palanca pintada de rojo para recibir su ración de alimento en papilla.

Frases de Monotonía


Has dejado de hablar y sólo el silencio te ha respondido.

Frases de Hablar


Una biblioteca que no se ordena se desordena: es el ejemplo que me dieron para explicarme qué era la entropía y varias veces lo he verificado experimentalmente.

Frases de Entropía


No desear ya nada. Esperar, hasta que ya no haya nada que esperar. Deambular, dormir. Dejarte llevar por las multitudes, por las calles. Seguir las cunetas, las rejas, el agua a lo largo de las riberas. Caminar por los muelles, rozar las paredes. Perder el tiempo. Salir de todo proyecto, de toda impaciencia. Estar sin deseo, sin despecho, sin rebeldía.

Frases de Pérdida de tiempo


No es que odies a los hombres, ¿Por qué habrías de odiarlos? ¿Por qué habrías de odiarte? ¡Tan sólo desearías que pertenecer a la especie humana no fuera acompañado de este insoportable estrépito, que esos pocos pasos irrisorios que hemos dado dentro del reino animal no se pagasen con esta perpetua indigestión de palabras, de proyectos, de grandes comienzos!

Frases de Indigestión


Al principio es sólo una especie de lasitud, de fatiga, como si súbitamente te percataras de que desde hace mucho rato, desde hace muchas horas, eres presa de un malestar insidioso, entumecedor, apenas doloroso y sin embargo insoportable, la impresión dulzona y sofocante de no tener músculos ni huesos, de ser un saco de yeso entre sacos de yeso.

Frases de Huesos


Lo que realmente ocurre, lo que vivimos, lo demás, todo lo demás, ¿Dónde está? Lo que ocurre cada día y vuelve cada día, lo trivial, lo cotidiano, lo evidente, lo común, lo ordinario, lo infraordinario, el ruido de fondo, lo habitual, ¿Cómo dar cuenta de ello, cómo interrogarlo, cómo describirlo?

Frases de Cotidiano


Todos los fenómenos de moda convergen en una corroboración elemental: la moda no produce objetos ni hechos, sino solamente signos: puntos de referencia a los que se apega una colectividad. La única pregunta, pues, es ésta, ¿Por qué se necesitan estos signos? O, si se prefiere: ¿No podemos buscarlos en otra parte?

Frases de Marca registrada


Las definiciones varían según las horas, según los días, pero el sentido permanece más o menos claro: te sientes poco hecho para vivir, para actuar; para hacer cosas; no quieres más que durar, no quieres más que la espera y el olvido.

Frases de Razones para vivir

Contexto histórico

Realismo Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Georges Perec

Autores relacionados

Jorge Luis Borges

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Francia

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Francia

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Francia

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Francia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Francia

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Francia

Georges Perec

Frases de Georges Perec

Frases de Georges Perec: Escritor, novelista, poeta, ensayista, dramaturgo y guionista francés, autor de "Las cosas" (1965), "Un hombre que duerme" (1967), "Especies de espacios" (1974), "W o el recuerdo de la infancia" (1975) y "La vida instrucciones de uso" (1978).

Nombres

RealGeorges Peretz
SeudónimoJojo

Biografía Georges Perec

Georges Perec nació en el seno de una familia obrera de judíos polacos que emigraron a Francia en la década de 1920, de padre Icek Judko Peretz y Cyrla Szulewicz.

A comienzos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), su padre se alistó voluntariamente en el XII Regimiento Extranjero de Infantería (REI) del Ejército de Tierra Francés, muriendo en el frente en 1940.

Tiempo después su madre consiguió enviarlo a Villard-de-Lans (Isère) para que estuviera más seguro y trabajó durante un tiempo en una fábrica, hasta que en 1943 fue arrestada en París por la policía francesa y deportada al campo de concentración de Auschwitz, donde falleció.

Al cuidado de sus tíos paternos en Villard-de-Lans, Georges Perec cambió su apellido "Peretz" por seguridad y estudió en el colegio Turenne y en un colegio católico de varones "Clocher".

En 1944 se trasladó a Lans, donde vivía su abuela y tiempo después ambos regresaron a Villard-de-Lans, donde ingresó en el liceo Claude-Bernard en 1946 y en 1949 al colegio Geoffroy-Saint-Hilaire de Étampes.

Tiempo después ingresó a la Universidad de París (La Sorbona) para estudiar sociología y paralelamente a historia, abandonando ambas carreras para dedicarse a la literatura.

Entre 1962 y 1979 trabajó como bibliotecarios archivista en el "Laboratoire Associe 38" y paralelamente comenzó a escribir artículos y guiones para teatro y radioteatro.

En 1965 Georges Perec publica su primera novela, "Las cosas: Una historia de los años sesenta", obteniendo gran éxito y ganando el Premio Renaudot.

En 1967 ingresó oficialmente al grupo de experimentación literaria "Oulipo" (Ouvroir de littérature potentielle), que buscaba explotar la literatura en base a métodos tomados de las matemáticas, la lógica o el ajedrez.

En 1978 Georges Perec publica "La vida instrucciones de uso", novela galardonada con el Premio Médicis que le permitió dedicarse por entero a la literatura.

Tras una breve estancia en Australia, donde trabajo en la Universidad de Queensland, regresó a Francia y tras varios estudios le diagnosticaron un cáncer de pulmón que le produjo la muerte unos días antes de cumplir los 46 años de edad.

Libros destacados

  • Las cosas: Una historia de los años sesenta (1965)
  • Un hombre que duerme (1967)
  • Especies de espacios (1974)
  • W o el recuerdo de la infancia (1975)
  • La vida instrucciones de uso (1978)
  • Pensar/Clasificar (1985)

Enlaces

Síguenos en