Frases de Gabriel García Márquez

Neruda, desde luego, a quien considero como el gran poeta del siglo XX en todos los idiomas. Inclusive cuando se metía en callejones difíciles -su poesía política, su poesía de guerra -, había siempre en su poesía una gran calidad. Neruda, lo he dicho otras veces, era una especie de rey Midas, todo lo que tocaba lo convertía en poesía. El olor de la guayaba

Frases de "El olor de la guayaba" (1982) Frases de Poeta


El que almuerza con la soberbia cena con la vergüenza. El general en su laberinto

"El general en su laberinto" (1989) Frases de "El general en su laberinto" (1989) Frases de Soberbia


Antes que empezara a perder la vista se hacía leer de sus amanuenses, y terminó por no leer de otra manera por el fastidio que le causaban las antiparras. Pero su interés por lo que leía fue disminuyendo al mismo tiempo, y lo atribuyó, como siempre, a una causa ajena a su dominio. "Lo que pasa es que cada vez hay menos libros buenos", decía. El general en su laberinto

"El general en su laberinto" (1989) Frases de "El general en su laberinto" (1989) Frases de Mejores libros


Mientras oye el tren que se pierde en la última vuelta, la señora Rebeca inclina la cabeza hacia el ventilador, atormentada por la temperatura y el resentimiento, con las aspas de su corazón girando como las paletas del ventilador (pero en sentido inverso) y murmura: "El diablo tiene la mano en todo esto", y se estremece, atada a la vida por las minúsculas raíces de lo cotidiano. La Hojarasca

Frases de "La Hojarasca" (1955) Frases de Resentimiento


El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad. Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Yo no vengo a decir un discurso

Frases de "Yo no vengo a decir un discurso" (2010) Frases de Periodismo


Hay un minuto en que se agota la siesta. Hasta la secreta, recóndita, minúscula actividad de los insectos cesa en ese instante preciso; el curso de la naturaleza se detiene; la creación tambalea al borde del caos y las mujeres se incorporan, babeando, con la flor de la almohada bordada en la mejilla, sofocadas por la temperatura y el rencor; y piensan: "Todavía es miércoles en Macondo". La Hojarasca

Frases de "La Hojarasca" (1955) Frases de Macondo


El alcalde solía pasar días enteros sin comer. Simplemente lo olvidaba. Su actividad, febril en ocasiones, era tan irregular como las prolongadas épocas de ocio y aburrimiento en que vagaba por el pueblo sin propósito alguno, o se encerraba en la oficina blindada, inconsciente del transcurso del tiempo. Siempre solo, siempre un poco al garete, no tenía una afición especial, ni recordaba una época pautada por costumbres regulares. La mala hora

Frases de "La mala hora" (1962) Frases de Gobernantes


Para sentirme menos solo me puse a mirar el cuadrante de mi reloj. Eran las siete menos diez. Mucho tiempo después, como a las dos, a las tres horas, eran las siete menos cinco. Cuando el minutero llegó al número doce eran las siete en punto y el cielo estaba apretado de estrellas. Pero a mi me parecía que había transcurrido tanto tiempo que ya era hora de que empezara a amanecer. Relato de un náufrago

Frases de "Relato de un náufrago" (1970) Frases de Cielo estrellado


Nos contó cómo fue que en un instante de locura del corazón había apuñalado a su dama en el lecho donde acababan de amarse, y luego azuzó contra sí mismo a sus feroces perros de guerra que lo despedazaron a dentelladas. Nos aseguró, muy en serio, que a partir de la media noche el espectro de Ludovico deambulaba por la casa en tinieblas tratando de conseguir el sosiego en su purgatorio de amor. Doce cuentos peregrinos

Frases de "Doce cuentos peregrinos" (1992) Frases de Amar con locura


La isla del tesoro y El conde de Montecristo, fueron mi droga feliz en aquellos años pedregosos. Los devoraba letra por letra con la ansiedad de saber qué pasaba en la línea siguiente y al mismo tiempo con la ansiedad de no saberlo para no romper el encanto. Con ellos, como con Las mil y una noches, aprendí para no olvidarlo nunca que sólo deberían leerse los libros que nos fuerzan a releerlos. Vivir para contarla

Frases de "Vivir para contarla" (2002) Frases de Mejores libros


De modo que para nosotros, los aborígenes de todas las provincias, Bogotá era la capital del país y la sede del gobierno, pero sobre todo era la ciudad donde vivían los poetas. No sólo creíamos en la poesía, y nos moríamos por ella, sino que sabíamos con certeza -como lo escribió Luis Cardoza y Aragón- que "la poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre". Vivir para contarla

Frases de "Vivir para contarla" (2002) Frases de ¿Para qué sirve la poesía?


Hasta su desnudez era distinta, pues tenía el cuerpo pálido y la cabeza y las manos como achicharradas por el abuso de la intemperie. Había cumplido cuarenta y seis años el pasado mes de julio, pero ya sus ásperos rizos caribes se habían vuelto de ceniza y tenía los huesos desordenados por la decrepitud prematura, y todo él se veía tan desmerecido que no parecía capaz de perdurar hasta el julio siguiente. El general en su laberinto

"El general en su laberinto" (1989) Frases de "El general en su laberinto" (1989) Frases de Vejez

Influencias

Autores relacionados

Carlos Fuentes Jorge Luis Borges Julio Cortázar Mario Vargas Llosa Pablo Neruda

Gabriel García Márquez


Escritor, novelista, editor, guionista y periodista colombiano, autor de "Cien años de soledad" (1967), "Relato de un náufrago" (1970), "Crónica de una muerte anunciada" (1981), "El amor en los tiempos del cólera" (1985) y "Noticia de un secuestro" (1996).

Nombres

AliasGabito, Gabo

Biografía Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez nace en Aracataca, de padre farmacéutico Gabriel Eligio García y madre ama de casa Luisa Santiaga Márquez.

Tras un tiempo en un internado en Barranquilla, ingresa en el colegio jesuita San José (hoy Instituto San José) y continúa sus estudios en el Liceo Nacional de Zipaquirá (Bogotá).

En 1948 Gabriel García Márquez empieza a trabajar como reportero del periódico "El Universal", y un año después en "El Heraldo".

Debido a sus ideas políticas se enfrenta con el dictador Laureano Gómez y con su sucesor, el general Gustavo Rojas Pinilla, y pasa las décadas de 1960 y 1970 en un exilio voluntario en México y España.

En 1967 Gabriel García Márquez adquiere fama mundial con la publicación de "Cien años de soledad", crónica de la familia Buendía en el pueblo de Macondo.

Tiempo después publica "Relato de un náufrago" (1970), "Crónica de una muerte anunciada" (1981), "El amor en los tiempos del cólera" (1985) y "Noticia de un secuestro" (1996).

En 1982 Gabriel García Márquez recibe el Premio Nobel de Literatura y su nombre queda asociado con el realismo mágico y la literatura universal.

Libros destacados

  • Cien años de soledad (1967)
  • Relato de un náufrago (1970)
  • Crónica de una muerte anunciada (1981)
  • El amor en los tiempos del cólera (1985)
  • Del amor y otros demonios (1994)
  • Noticia de un secuestro (1996)

Libros de Gabriel García Márquez »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Colombia

Editores » Editores siglo XX » Editores de Colombia

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Colombia

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Colombia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Colombia

Síguenos en