Frases de Gabriel García Márquez

Mi primera sorpresa fue que aquel muchacho de 20 años, macizo, con más cara de trompetista que de héroe de la patria, tenía un instinto excepcional del arte de narrar, una capacidad de síntesis y una memoria asombrosas, y bastante dignidad silvestre como para sonreírse de su propio heroísmo. La historia de esta historia, Relato de un náufrago

Frases de "Relato de un náufrago" (1970) Frases de Excepcional


El cielo estaba lleno de gaviotas que pasaban volando muy bajo. Yo sentía los fuertes aletazos sobre mi cabeza. Eran indicios inequívocos; el cambio en el color del agua, la abundancia de las gaviotas, me indicaron que esa noche debía permanecer en vela, listo a descubrir las primeras luces de la costa. El sol del amanecer, Relato de un náufrago

Frases de "Relato de un náufrago" (1970) Frases de Gaviota


En la actualidad -el alcalde proseguía con vehemencia sin ocuparse de las interrupciones- para nadie es un secreto que tres de ellos son criminales comunes, sacados de las cárceles y disfrazados de policías. Como están las cosas, no voy a correr el riesgo de echarlos a la calle a cazar un fantasma. 6, La mala hora

Frases de "La mala hora" (1962) Frases de Policía


Debemos arrojar a los océanos del tiempo una botella de náufragos siderales, para que el universo sepa de nosotros lo que no han de contar las cucarachas que nos sobrevivirán: que aquí existió un mundo donde prevaleció el sufrimiento y la injusticia, pero donde conocimos el amor y donde fuimos capaces de imaginar la felicidad. El cataclismo de Damocles, Yo no vengo a decir un discurso

Frases de "Yo no vengo a decir un discurso" (2010) Frases de Cucarachas


(...) Su afirmación ilustraba muy bien la idea que siempre han tenido de nosotros los europeos: todo lo que no se parece a ellos les parece un error y hacen todo por corregirlo a su manera, como los Estados Unidos. Simón Bolívar, desesperado con tantos consejos e imposiciones, dijo: "Déjennos hacer tranquilos nuestra Edad Media". América Latina existe, Yo no vengo a decir un discurso

Frases de "Yo no vengo a decir un discurso" (2010) Frases de Tercer mundo


Mi compatriota Augusto Ramírez me había dicho en el avión que es fácil saber cuándo alguien se ha vuelto viejo porque todo lo que dice lo ilustra con una anécdota. Si es así, le dije, yo nací ya viejo, y todos mis libros son seniles. Una prueba de eso lo son estas notas. América Latina existe, Yo no vengo a decir un discurso

Frases de "Yo no vengo a decir un discurso" (2010) Frases de Viejo


Entonces veo otra vez la calle, el polvo luminoso, blanco y abrasador, que cubre las casas y que le ha dado al pueblo un lamentable aspecto de mueble arruinado. Es como si Dios hubiera declarado innecesario a Macondo y lo hubiera echado al rincón donde están los pueblos que han dejado de prestar servicio a la creación. 11, La Hojarasca

Frases de "La Hojarasca" (1955) Frases de Macondo


Pero el examen le reveló que no tenía fiebre, ni dolor en ninguna parte, y lo único concreto que sentía era una necesidad urgente de morir. Le bastó con un interrogatorio insidioso, primero a él y después a la madre, para comprobar una vez más que los síntomas del amor son los mismos del cólera. II, El amor en los tiempos del cólera

Frases de "El amor en los tiempos del cólera" (1985) Frases de Cólera


Siempre tuvo a la muerte como un riesgo profesional sin remedio. Había hecho todas sus guerras en la línea de peligro, sin sufrir ni un rasguño, y se movía en medio del fuego contrario con una serenidad tan insensata que hasta sus oficiales se conformaron con la explicación fácil de que se creía invulnerable. I, El general en su laberinto

"El general en su laberinto" (1989) Frases de "El general en su laberinto" (1989) Frases de Invulnerable


El coronel destapó el tarro del café y comprobó que no había más de una cucharadita. Retiró la olla del fogón, vertió la mitad del agua en el piso de tierra, y con un cuchillo raspó el interior del tarro sobre la olla hasta cuando se desprendieron las últimas raspaduras del polvo de café revueltas con óxido de lata. I, El coronel no tiene quien le escriba

Frases de "El coronel no tiene quien le escriba" (1961) Frases de Café


La mujer se desesperó. "Y mientras tanto qué comemos", preguntó, y agarró al coronel por el cuello de franela. Lo sacudió con energía. -Dime, qué comemos. El coronel necesitó setenta y cinco años -los setenta y cinco años de su vida, minuto a minuto- para llegar a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de responder: -Mierda. VII, El coronel no tiene quien le escriba

Frases de "El coronel no tiene quien le escriba" (1961) Frases de Invencible


Era evidente que aquella noche (...) tenía deseos de recordar. Y mientras lo hacía, se tenía la impresión de que durante los años anteriores se había mantenido parada en una sola edad estática y sin tiempo y que aquella noche, al recordar, ponía otra vez en movimiento su tiempo personal y empezaba a padecer su largamente postergado proceso de envejecimiento. 2, La Hojarasca

Frases de "La Hojarasca" (1955) Frases de Envejecimiento

Contexto histórico

Premio Nobel de Literatura Realismo mágico Revista Sur Socialismo

Influencia en las frases de Gabriel García Márquez

Autores relacionados

Carlos Fuentes Jorge Luis Borges Julio Cortázar Mario Vargas Llosa Pablo Neruda

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Colombia

Editores » Editores siglo XX » Editores de Colombia

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Colombia

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Colombia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Colombia

Gabriel García Márquez


Frases de Gabriel García Márquez: Escritor, novelista, editor, guionista y periodista colombiano, autor de "Cien años de soledad" (1967), "Relato de un náufrago" (1970), "Crónica de una muerte anunciada" (1981), "El amor en los tiempos del cólera" (1985) y "Noticia de un secuestro" (1996).

Nombres

AliasGabito, Gabo

Biografía Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez nace en Aracataca, de padre farmacéutico Gabriel Eligio García y madre ama de casa Luisa Santiaga Márquez.

Tras un tiempo en un internado en Barranquilla, ingresa en el colegio jesuita San José (hoy Instituto San José) y continúa sus estudios en el Liceo Nacional de Zipaquirá (Bogotá).

En 1948 Gabriel García Márquez empieza a trabajar como reportero del periódico "El Universal", y un año después en "El Heraldo".

Debido a sus ideas políticas se enfrenta con el dictador Laureano Gómez y con su sucesor, el general Gustavo Rojas Pinilla, y pasa las décadas de 1960 y 1970 en un exilio voluntario en México y España.

En 1967 Gabriel García Márquez adquiere fama mundial con la publicación de "Cien años de soledad", crónica de la familia Buendía en el pueblo de Macondo.

Tiempo después publica "Relato de un náufrago" (1970), "Crónica de una muerte anunciada" (1981), "El amor en los tiempos del cólera" (1985) y "Noticia de un secuestro" (1996).

En 1982 Gabriel García Márquez recibe el Premio Nobel de Literatura y su nombre queda asociado con el realismo mágico y la literatura universal.

Libros destacados

  • Cien años de soledad (1967)
  • Relato de un náufrago (1970)
  • Crónica de una muerte anunciada (1981)
  • El amor en los tiempos del cólera (1985)
  • Del amor y otros demonios (1994)
  • Noticia de un secuestro (1996)

Libros de Gabriel García Márquez »

Enlaces

Síguenos en