Frases de Francisco Ayala

La avaricia es la más desinteresada de las pasiones, ya que exige una abnegación, a veces, de magnitud heroica.

Frases de Avaricia


El verdadero ejercicio intelectual no consiste en seguir modas, sino en encararse con las dificultades de la propia época.

Frases de Ejercicio


Los políticos de hoy no tienen la trascendencia que tuvieron los del pasado.

Frases de Trascendencia


(...) Han tenido que hundirse en lodo tu arrogancia y la mía, rotas la una contra la otra, para que nuestra sangre se junte y reconozca de veras su hermandad. Ahora que no somos sino el despojo de nosotros mismos, ahora nos reunimos y nos abrazamos; sólo ahora venimos a recordar que nuestro común apellido dice amor y no odio. Los usurpadores

Frases de "Los usurpadores" (1949) Frases de Arrogancia


¿Que si he sido feliz? Yo no tengo una escala para medir la importancia de las cosas en mi vida, o para decir fue mejor esto o lo otro. Pero sí puedo decir que este momento en el que estoy con ustedes es un momento de felicidad para mí; que haya tantas personas interesadas en lo que soy yo y en lo que ha sido y será mi vida, me emociona.

Frases de Escala


La guerra civil es un hecho en el pasado y en la historia, y se puede interpretar con una perspectiva de lejanía. Para los que la hemos vivido puede ser motivo para la curiosidad, pero también un recuerdo que duele. Pero me parece bien esta recuperación. Que cada uno reaccione frente a los acontecimientos históricos como los sienta. Y que sea capaz de expresar su particular visión de ellos.

Frases de Guerra civil


Impío, burlón destino, si de todo hace tabla rasa y hueso mondo para hermanar en estratos de nuestro suelo a los enemigos, hasta el punto de no poderse distinguir ya el abrazo de la agresión. Y no sólo a los que nos hemos odiado por amor y nos hemos amado por odio, sino también a gentes que vinieron de otras tierras a profanar la nuestra con su codicia logrera, para caer sobre espinos y abrojos cuya fiereza no sospechaban. —Así es, sin embargo; todos iguales. Y todos igual a nada. Es la grande y redonda verdad, a la que se llega por todos los caminos del mundo. Los usurpadores

Frases de "Los usurpadores" (1949) Frases de Igualdad


Estamos demasiado acostumbrados hoy día a ver en el cine revoluciones, guerras, asaltos y asonadas, todas esas espectaculares violencias, en fin, donde la bestia humana ruge; pero quien solo en el cine las haya visto, mal podrá -pienso yo-imaginarse la sencillez estupenda con que en la realidad se desenvuelven cuando por desgracia le toca a uno -como a mí, ahora presenciarlas de veras. Transcurrido el tiempo, acontecimientos tales serán sin duda admiración de las generaciones nuevas; y el que los ha vivido pasará a sus ojos, sin otro motivo, por un héroe. En cuanto a mí, desde luego renuncio a semejante gloria, y me aplico a preparar este relato con el desengaño de la pura verdad. Instalado siempre en mi sillón de ruedas, testigo de tanto y tan cruel desorden, aquí estoy, en medio del torbellino, sin que hasta el momento nadie me haya molestado. Si mi invalidez sigue valiéndome, si acaso no se le ocurre todavía a algún mala sangre divertirse a costa de este pobre tullido y meterme de un empujón en la grotesca danza de la muerte, es muy probable que lleguemos al final, y pueda contarlo...Porque esto ha de tener un final; y será menester que alguien lo cuente. Muertes de perro

Frases de "Muertes de perro" (1958) Frases de Desengaño

Influencias

Autores relacionados

Luís García Montero Miguel Delibes Ramón Sender Rosa Chacel

Francisco Ayala


Escritor, novelista, ensayista, traductor, abogado y sociólogo español, autor de "Tragicomedia de un hombre sin espíritu" (1925), "Los usurpadores" (1949), "Muertes de perro" (1958), "El fondo del vaso" (1962), "Recuerdos y olvidos I" (1982) y "Experiencia e invención" (1960).

Nombres

RealFrancisco Ayala García-Duarte

Biografía Francisco Ayala

Francisco Ayala nace en una reconocida familia de Granada, hijo de Francisco Ayala Arroyo y Luz García-Duarte.

En 1922 se traslada a Madrid para estudiar Derecho y Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid y entra en contacto con los grupos literarios de vanguardia.

En 1925 Francisco Ayala publica su primera novela, "Tragicomedia de un hombre sin espíritu".

Durante la década de 1930 y tras una estancia para ampliar estudios en Berlín (Alemania), obtiene el doctorado y gana las oposiciones a Letrado de las Cortes y, más tarde, a catedrático de Derecho Político.

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939), Francisco Ayala ejerce como funcionario del Ministerio de Estado y al caer la República se exilia junto a su familia en Buenos Aires (Argentina).

De este periodo destacan sus obras "Los usurpadores" (1949) y "Muertes de perro" (1958).

En 1950 se traslada a Puerto Rico y tiempo después a Estados Unidos, impartiendo clases en las universidades de Princeton, Rutgers, Nueva York y Chicago.

En 1960 Francisco Ayala regresa a España y se instala en Madrid, siendo elegido miembro de la Real Academia Española en 1983 y obtuvo el Premio Nacional de las Letras Españolas (1988), el Premio Cervantes (1991) y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1998).

Obras destacados

  • Los usurpadores (1949)
  • Muertes de perro (1958)
  • Recuerdos y olvidos I (1982)
  • Tragicomedia de un hombre sin espíritu (1925)
  • Experiencia e invención (1960)
  • El fondo del vaso (1962)

Enlaces

Ocupación

Abogados » Abogados siglo XX » Abogados de España

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de España

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de España

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de España

Sociólogos » Sociólogos siglo XX » Sociólogos de España

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de España

Síguenos en