Frases de Florence Scovel - Página 3

01. Los boomerangs del odio, del rencor y de la crítica se revuelven contra nosotros mismos llenos de enfermedad y dolor.

+ Frases de Rencor


02. El deseo es una fuerza formidable. Debe ser canalizado convenientemente, sino irá inmediatamente seguido por el caos.

+ Frases de Formidable


03. Muchas personas ignoran que dar es invertir, y que atesorar, ahorrar en exceso, conduce invariablemente a experimentar pérdidas.

+ Frases de Atesorar


04. El verdadero amor es desinteresado y está exento de todo miedo. Se derrama sobre el objeto de su afecto sin que pida nada a cambio. Su alegría está en la alegría de dar.

+ Frases de Verdadero amor


05. Aquel que conoce el poder de la palabra presta mucha atención a su conversación. Vigila las reacciones causadas por sus palabras, pues sabe que ellas "no retornarán al mismo punto sin haber causado su efecto".

+ Frases de Oratoria


06. Es imposible dar un curso verdaderamente libre a aquello que no creemos posible, pues nos encontramos limitados por las pretensiones del subconsciente. Es necesario ampliar esas pretensiones a fin de recibir más.

+ Frases de Curso


07. Hay una oferta para cada demanda.

+ Frases de Oferta

Influencias

Influencia a... [mostrar]

Florence Scovel


Escritora, filósofa y dibujante estadounidense precursora del género de autoayuda.

Sobre Florence Scovel

Florence Scovel nació en el seno de una familia de clase media, siendo ella la segunda hija de tres hermanos que tuvo el matrimonio.

Luego de su nacimiento, la familia se traslada a Filadelfia, donde cursa sus estudios en "Friends Central School" y luego ingresa a la "Pennsylvania Academy of the Fine Arts" desde 1889 hasta 1897.

En esa academia, Florence Scovel conoce a su futuro marido, Everett Shinn (1876-1953), un pintor impresionista que tiempo después sería famoso por sus lienzos y murales realistas.

Terminada su instrucción en la academia y luego de casarse, se trasladan a Nueva York, construyendo un pequeño teatro detrás de su estudio en 112 Waverly Place, cerca de parque de Washington.

Antes de iniciarse la Primera Guerra Mundial (1914-1919), Florence Scovel trabajó haciendo ilustraciones para libros infantiles y revistas.

En 1912, después de catorce años de matrimonio, Shinn pidió el divorcio.

En 1925, tras no poder encontrar editor para su libro "El juego de la vida y cómo jugar", decide publicarlo por ella misma, teniendo poca repercusión al principio, pero convirtiéndose un clásico tiempo más tarde, sentando precedente para el nuevo género de autoayuda.

La filosofía de Florence Scovel se centra en poder del pensamiento positivo, tomando elementos de la biblia y la metafísica.

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Estados Unidos

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Estados Unidos

Dibujantes » Dibujantes siglo XX » Dibujantes de Estados Unidos

Síguenos