Frases de Felipe Stanhope de Chesterfield

Un hombre que no goce de una posición sólida y no se haya hecho realmente acreedor a una reputación de sinceridad, honestidad, cortesía y moralidad, puede, en su primera comparecencia pública, imponerse y brillar fugazmente como un meteoro, pero está destinado a desvanecerse no menos rápidamente y a extinguirse en medio del desprecio general. Carta CXCIII, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Reputación


Es lícito sacar partido en beneficio propio de los humores, los caprichos o los gustos extravagantes de los clientes; pero cuando se garantiza la calidad de un producto no se puede mentir, cuando se hace una afirmación es menester que se ajuste a la verdad; en caso contrario, las ganancias iniciales, obtenidas fraudulentamente, no tardarán en llevar a la bancarrota. Carta CXCIII, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Producto


Disfruta de los placeres, con tal de que los sientas como propios: sólo así los disfrutarás de verdad; no te fijes ninguno de antemano, sino que confía en la naturaleza, la cual sabrá orientarte hacia los más genuinos. Los que quieras experimentar, además, deberás conquistarlos por ti mismo; el hombre que se entrega a todos indistintamente acaba por no saborear ninguno. Carta CXCII, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Entrega


Cierto grado de seriedad exterior, tanto en las miradas como en los movimientos, comunica dignidad, sin excluir el ingenio ni la decente alegría. Una cara siempre risueña, y un cuerpo en continua agitación son indicios de mucha futileza. El que se precipita manifiesta que lo que trae entre manos es superior a sus fuerzas. La diligencia y la precipitación son dos cosas muy diferentes. Carta CCXXXVI, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Seriedad


No escuches escándalos voluntariamente, ni hables mal de ninguno, porque aunque la difamación del prójimo pueda por lo pronto ser grata a la malignidad y orgullo de nuestros corazones, la fría reflexión deduce después conclusiones muy desventajosas de una índole semejante; y en el caso de difamación como en el de robo, el encubridor aparece siempre tan culpable como el ladrón. Prólogo: el hombre del guante, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Calumnia


(...) En todas las cortes hay también una cadena que liga al príncipe o al ministro con el lacayo o la camarera. La reina o una querida tiene influencia sobre el rey; Un amante la tiene sobre una de ellas; Un paje o una camarera la tiene sobre los dos, así ad infinitum. Es pues necesario que no rompas un solo eslabón de esta cadena que debe hacerte subir hasta el príncipe. Carta CCXXXVI, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Influencia


La adulación y la condescendencia sin límites degradan tanto como la contradicción ciega y ruidosa enfada y disgusta; mas una exposición modesta de nuestro sentir, y una docilidad complaciente por la opinión de otro, conservan ilesa la dignidad. Las expresiones bajas y vulgares, y los movimientos y gestos groseros envilecen a un hombre, porque anuncian que tiene poco ingenio o que ha recibido mala educación y frecuentado compañías despreciables. Carta CXCVIII, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Adulación


Cuídate mucho de no decir nunca en un grupo de personas lo que has visto u oído en otro, y sobre todo guárdate de divertir a estos a costa de los otros; ingéniatelas, en cambio, para que la discreción y la reserva sean consideradas consustanciales a tu carácter. Te llevarán bastante más lejos y serán para ti una mejor garantía que el más brillante talento. Carta CXCI, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Discreción


Leer con atención ayuda a evitar errores de ortografía, porque los libros traen siempre ejemplos correctos, según el uso de cada época. Algunas palabras son, en efecto, dudosas, porque autores del mismo prestigio las escriben distintamente; Pero se trata de casos muy raros, en los que cada uno es muy libre de elegir como mejor crea conveniente, porque existe en cualquier caso una autoridad que los avala. Pero allí donde existe una sola grafía correcta, (...), Es imperdonable y ridículo que un caballero se equivoque. Carta CCIV, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Ridículo


Aquí la corte es llamada "gran mundo", no de manera distinta que en París: cuando se dice que un hombre conoce el gran mundo, no se quiere decir con ello sino que conoce las cortes. En todas, debes saberlo, encontrará lazos sin amistad, aversiones sin odio, honor sin virtud, respeto por las apariencias y verdades sacrificadas, buenas maneras y malas costumbres; y vicios y virtudes tan desvirtuados que a poco que haya uno reflexionado sobre ellos ya no los reconocerá, cuando se los encuentre por primera vez en la corte. Carta CXCVI, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Lazos


Nunca cedas a aquella fuerte tentación que experimenta la mayor parte de la juventud de exponer las debilidades o deslices ajenos, con ánimo de divertir a la compañía o hacer alarde de tu superioridad. Por lo pronto obtendrás la risa de los oyentes, pero te crearás enemigos irreconciliables, y aun los mismos que hubieren reído contigo, luego que reflexionen, te temerán y por consiguiente te odiarán. Además una conducta semejante indica malignidad, porque un buen corazón desea más bien ocultar que exponer los defectos o desventuras del prójimo. Carta CXC, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Exponer


¿Cuánta gente de muy modestas luces y muy pobres conocimientos no vemos por todas partes conseguir abrirse un gran camino merced únicamente a su iniciativa, a su atrevimiento y a su perseverancia? Nada se les negará a estos ni por parte de los hombres ni de las mujeres; las dificultades no les desalientan; rechazados dos, tres veces, siempre recobran su ánimo, vuelven a la carga, y nueve casos de cada diez acaban saliéndose con la suya. Los mismos medios te permitirán a ti, con tu talento y conocimientos, alcanzar mucho más pronto y con mayores garantías de éxito los mismos fines. Carta CXCV, Cartas a su hijo

Frases de "Cartas a su hijo" (1774) Frases de Iniciativa

Influencia en las frases de Felipe Stanhope de Chesterfield

Influencia a... [mostrar]

Autores relacionados

Samuel Johnson

Ocupación

Políticos » Políticos siglo XVIII » Políticos de Inglaterra

Escritores » Escritores siglo XVIII » Escritores de Inglaterra

Escritores siglo XVII » Estadistas » Estadistas siglo XVII

Estadistas de Inglaterra » Políticos siglo XVII &raqu

Felipe Stanhope de Chesterfield


Frases de Felipe Stanhope de Chesterfield: Político, estadista y escritor inglés, famoso por la recopilación de correspondencia que mantuvo con su hijo, "Cartas a su hijo" (1774).

Nombres

RealPhilip Dormer Stanhope
SeudónimoJeffrey Broadbottom

Biografía Felipe Stanhope de Chesterfield

Felipe Stanhope de Chesterfield estudia en el "Trinity Hall" (quinto college más antiguo de la Universidad de Cambridge) y luego recorre el continente Europeo para completar su formación como noble.

La muerte de la reina Ana de Gran Bretaña (1714) y la coronación de Jorge I de Gran Bretaña le abre el camino a su carrera política, entrando como cortesano del Rey por ser un Whig (simpatizante del Partido Liberal Británico) bajo la tutoría de James Stanhope, pariente y ministro favorito del Rey.

En 1716, tras regresar del Grand Tour y enviar al gobierno británico valiosa información sobre una conspiración jacobita, Felipe Stanhope de Chesterfield ocupa un escaño y toma parte activa en los debates parlamentarios.

A la muerte de su padre en 1726, tomó su escaño en la Cámara de los Lores, y su oratoria, por lo general poco efectiva en los Comunes, pronto fue apreciada por los Lores, entre los cuales comenzó a destacar.

En 1732 Felipe Stanhope de Chesterfield tuvo un hijo con Mademoiselle du Bouchet, dama francesa con la que no se casó, pero consideró su deber procurar un brillante futuro a su hijo Philipp, a quien internó en la prestigiosa "Westminster School" y con quien comenzaría la correspondencia que formarían las "Cartas a su hijo".

En 1751, secundado por el presidente de la Royal Society, Lord Macclesfield, y por el matemático James Bradley, promovió con éxito en el parlamento la adopción del calendario gregoriano en el Reino Unido.

Una paulatina sordera fue alejando a Felipe Stanhope de Chesterfield poco a poco de la vida política y de la sociedad, y tras la muerte de su hijo en 1768, se dedica a cuidar a su ahijado y primo tercero y a velar por dos nietos que no conocía.

Libros destacados

  • Cartas a su hijo (1774)

Libros de Felipe Stanhope de Chesterfield »

Enlaces

Síguenos en