Frases de Estacio

01. Si la inocencia, pues, a nadie excusa, a ejecutar comienza tu deseo.

+ Frases de Excusa


02. Ningún ruido en las ciudades ni en el campo oía; sólo se hace de la tierra dueño, lleno de olvido y de silencio el sueño.

+ Frases de Dueño


03. El recuerdo de aquel día me invita a acallar tu desgracia con mi canto. El lamento que ahora te ofrezco fue un día mi propio lamento.

+ Frases de Lamento


04. Otro en desnudo altar incienso ofrece no menos de los dioses recibido; que mucho un limpio corazón merece, y siempre de los dioses es oído.

+ Frases de Incienso


05. ¿Qué pena, qué castigo habrá que cuadre a éste, de los hombres monstruo fiero, temerario homicida de su padre, aunque de su corona el heredero?

+ Frases de Corona


06. El torpe miedo vuela, el suelo cubre silencio, obscuridad, horror y espanto; y ya con ronco son, confusa y ciega, la tempestad amenazando llega.

+ Frases de Tempestad


07. ¿Qué hay en la tierra o el cielo que no esté sujeto a la ley de la obediencia? Todos los seres reciben órdenes y, a su vez, gobiernan sobre otros. Cada tierra tiene su rey respectivo.

+ Frases de Obediencia


08. No fue ilustre, es verdad, placidísimo anciano, la línea de tu estirpe, ni tu árbol genealógico se remonta a ancestros lejanos, pero tu enorme fortuna compensó tu linaje y ocultó la bajeza de tus padres.

+ Frases de Anciano


09. ¿Quién abrió una ruta por el mar virgen y fuera del alcance de los desgraciados mortales, quién exiló hacia las olas a los piadosos hijos de la tierra firme y los arrojó al voraz piélago, con audaz inventiva?

+ Frases de Virgen


10. El lugar del palacio más oculto están los sacerdotes ocupando, y en los altares, con divino culto, está el fuego sagrado humeando, en otra parte el mujeril tumulto la deseada fiesta celebrando, con mayor gravedad y más decoro hace (corona casta) alegre coro.

+ Frases de Casta


11. Y apenas al enigma obscuro y ciego el engañado huésped dado había no acertada respuesta, cuando luego pagaba al monstruo fiero su osadía; por los ojos echando vivo fuego con uñas y con dientes lo hería; o bajaba escapando de sus brazos, por las penas haciéndose pedazos.

+ Frases de Uñas


12. De tantas amenazas ofendidos, ya con rabia y furor llegan a asirse, con piernas y con brazos atrevidos, queriendo en fiera lucha preferirse; ya con desnudas manos desasidos, con tanta prisa llegan a herirse, que no el granizo de la nube espesa con tanta furia baja y tanta priesa.

+ Frases de Furor

Influencias

Autores relacionados

Juvenal Marco Anneo Lucano Marco Valerio Marcial

Estacio

Estacio

Profesor y poeta de la Antigua Roma, autor de las obras "Tebaida" y "Silvas" y célebre por su aparición como personaje en la obra "La divina comedia" de Dante Alighieri.

Sobre Estacio

Estacio nace en el seno de una familia de la clase social Équites devenida a menos, de padre gran poeta y profesor del que no se conoce su nombre.

En el año 69 Estacio se trasladó a Roma para convertirse en un poeta cortesano y tiempo después casarse con Claudia y adoptar a su hija.

Estacio llevó una vida de hombre de letras en la corte del emperador Domiciano, siendo apoyado por la aristocracia romana y la corte.

A partir del año 90 comenzó a escribir sus obras más importantes, "Tebaida" (91) y "Silvas" (96).

En el año 95 enfermó y dividió su residencia entre Roma y Nápoles, falleciendo al siguiente año y dejando inacabada su obra "Aquileida".

Estacio brilló como poeta, demostrando ser versátil e ingenioso, conocedor de la literatura clásica y con suficiente habilidad para componer en hexámetros, endecasílabos y estrofas sáfica, produciendo piezas refinadas y de gran frescura y espontaneidad.

Enlaces

Ocupación

Poetas » Poetas siglo I » Poetas de Antigua Roma

Profesores » Profesores siglo I » Profesores de Antigua Roma

Síguenos