Frases de Erri De Luca

Me gustaba estar resguardado del ocaso, no ver el fin certificado del día, con el sol embutido dentro del mar. Entonces prefería el alba. Hoy busco el ocaso en cada isla a la que llego. Voy al Oeste a la hora en que se vacía dentro del agua. Hoy rebaño hasta la última luz del plato del horizonte. 1, Los peces no cierran los ojos

Frases de "Los peces no cierran los ojos" (2011) Frases de Ocaso


Seguía leyendo algunos tebeos, pero más los libros que me llenaban el cráneo y me ensanchaban la frente. Leerlos se parecía a adentrarse en el mar con la barca, la nariz era la proa, las líneas, olas. Iba despacio, a golpes de remo, ciertas palabras que no entendía las dejaba correr, sin rebuscar en el diccionario. 1, Los peces no cierran los ojos

Frases de "Los peces no cierran los ojos" (2011) Frases de Leer


Conocí entonces el peso y la amplitud del pronombre nosotros. Era un experto, no excluía a los demás, consternaba a los poderes. Llevó a las cárceles las revueltas y los libros, que no existían allí. Son la más potente contradicción de los barrotes, los libros. Al prisionero tumbado en un catre le abrían de par en par el techo. 1, Los peces no cierran los ojos

Frases de "Los peces no cierran los ojos" (2011) Frases de Amor por los libros


Nuestras redes, cofas y nasas suponen una interrogación. La respuesta no depende de nosotros, de los pescadores. Quien baja a buscar la respuesta con sus manos actúa de manera prepotente con el mar. A nosotros sólo nos corresponde la superficie, lo que está abajo es asunto suyo, es su vida. Nosotros golpeamos en el umbral, a ras del agua, no debemos entrar en su casa como patrones. 1, Tú, mío

Frases de "Tú, mío" (1998) Frases de Pescadores


Nos encaminamos a la playa de los pescadores, despejada por la noche. Las barcas en seco alineadas ofrecían un apoyo para la espalda y entre ellas toda la quietud que hacía falta. Nos sentamos en la arena muy cerca, hombro con hombro, no nos entraban ganas de hablar. Algunas voces salían de las habitaciones de los pescadores. Del mar no, que hacía cosquillas a la orilla. 1, Los peces no cierran los ojos

Frases de "Los peces no cierran los ojos" (2011) Frases de Pescadores


No me importaba que durante el día coqueteara con uno y durante la noche con otro. A mí me correspondía protegerla. Ninguno de aquellos chicos habría rozado su secreto. Quizá tampoco yo, pero se me había metido en la cabeza que había uno, que Caia era el cuerpo de una revelación alcanzable a través del amor. No hacía progresos con ella, ya no me aventuraba a hablarle. 1, Tú, mío

Frases de "Tú, mío" (1998) Frases de Revelación


Te lo voy a decir una vez y ya es demasiado: enjuágate las manos en mar antes de poner el cebo en el anzuelo. El pez nota el olor, rehuye el bocado que viene de tierra. Haz exactamente lo que veas hacer, sin esperar a que nadie te lo diga. En el mar no es como en el colegio, no hay profesores que valgan. Está el mar y estás tú. Y el mar no enseña nada, el mar hace, y a su manera. 1, Los peces no cierran los ojos

Frases de "Los peces no cierran los ojos" (2011) Frases de Pescadores


Escuchaba el latido de una de mis venas en la muñeca que le sostenía la cabeza. Sentía el vacío a mi alrededor, nosotros dos éramos un lozano racimo de uva a punto de ser arrancado. Pero el racimo tiembla ante la llegada de los vendimiadores, la espiga vibra de dolor ante el ruido de la hoz cercana, nosotros no, estábamos quietos y tensos esperando la mano que nos habría desprendido de aquel verano para hacer de nosotros el fruto de una cosecha. 1, Tú, mío

Frases de "Tú, mío" (1998) Frases de Cosecha


En el instituto de enseñanza media no había sección femenina, era de sexo único. Al terminar las clases, los chicos corrían a la salida del instituto femenino. A ratos perdidos los seguía, me pillaba de camino para volver a casa. Allí delante, el sonido de las voces alcanzaba la histeria. Llamadas, chillidos, carcajadas, empujones, una multitud de hombrecillos se enfilaba en la contraria y obtenía los primeros contactos de restregaduras con los cuerpos del misterioso sexo opuesto. Eran dos barajas de cartas nuevas, intersecadas, densas y fragorosas. Masculino y femenino exasperaban sus diferencias para gustarse. 1, Los peces no cierran los ojos

Frases de "Los peces no cierran los ojos" (2011) Frases de Sexualidad


La primera pareja humana, creada en un jardín el sexto día, tuvo por encima de ella la primera noche inconmensurable. Sin saberlo ellos, despuntó en sus cuerpos el apetito, la sed, el entusiasmo y el sueño. La primera noche, desconocida, les pareció a ellos el resto del día primero, desmigajado en puntitos de luz. No sabían si regresaría el sol, de modo que se abrazaron. Las bocas se vieron juntas e inventaron el beso, el primer fruto del conocimiento. Era mercurio, aquel conocimiento, un líquido sensible a la temperatura de los cuerpos. Sé de esa primera vez porque tuve yo también aquella hora en la boca, en un instante idéntico al de ellos, sobre una arena de playa, con el cielo descubierto sobre la cabeza. 1, Los peces no cierran los ojos

Frases de "Los peces no cierran los ojos" (2011) Frases de Primera vez

Autores relacionados

Alessandro Baricco Margaret Mazzantini

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Italia

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Italia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Italia

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Italia

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Italia

Erri De Luca


Frases de Erri De Luca: Escritor, novelista, traductor, poeta y guionista italiano, autor de "Aquí no, ahora no" (1989), "Tú, mío" (1998), "El contrario de uno" (2003), "En el nombre de la madre" (2006), "El día antes de la felicidad" (2009) y "La palabra contraria" (2015).

Nombres

RealEnrico De Luca

Biografía Erri De Luca

Erri De Luca estudia en el "Liceo classico statale Umberto I" y tras completar sus estudios en 1968 se traslada a Roma, donde forma parte del movimiento de izquierda "Lotta Continua" hasta 1976.

Comienza entonces una extensa etapa marcada por su desempeño en diversos trabajos en Italia y el extranjero, entre ellos operario en una fáblica de automóviles en Turín, camionero, empleado de aeropuerto y conductor de camiones con ayuda humanitaria en Yugoslavia.

Durante todo este periodo Erri De Luca escribe y estudia en forma autodidacta numerosos idiomas, entre ellos ruso, hebreo antiguo y yidis (también conocido como ídish o yiddish).

En 1989 publica su primer libro, "Aquí no, ahora no", obteniendo éxito inmediato en Italia, Francia e Israel, para luego extenderse por todo el mundo.

Tiempo después Erri De Luca publicaría "Tú, mío" (1998), "El contrario de uno" (2003), "En el nombre de la madre" (2006), "El día antes de la felicidad" (2009), "Los peces no cierran los ojos" (2011) y "La palabra contraria" (2015) entre otros.

Ha sido galardonado con varios premios, entre los que destacan el "Premio France Culture" y el "Femina Étranger" en Francia, y el "Premio Petrarca" en Alemania.

Libros destacados

  • Tú, mío (1998)
  • Los peces no cierran los ojos (2011)
  • La palabra contraria (2015)
  • Aquí no, ahora no (1989)
  • El contrario de uno (2003)
  • En el nombre de la madre (2006)

Síguenos en