Frases de Ernest Hemingway - Página 2

Frases de Ernest Hemingway (página 2 de 8)

25. Andaban bebidos casi siempre, o sea siempre que el dinero les alcanzaba... "París era una fiesta" (1964)

Borrachera


26. Nadie debiera estar solo en su vejez. Pero es inevitable que así sea. "El viejo y el mar" (1952)

Vejez


27. Tal vez yo no debería ser pescador, pero para eso he nacido. "El viejo y el mar" (1952)

Deber


28. No me gustaba nada irme de Francia. ¡La vida era allí tan sencilla! "Fiesta" (1926)

Francia


29. La vida es muy fácil cuando no se tiene nada que perder. "Adiós a las armas" (1929)

Perder


30. El vino es una gran cosa -dije-. Te hace olvidar todo lo malo. "Adiós a las armas" (1929)

Buen vino


31. Miró por sobre el mar y se dio cuenta de cuan solo se encontraba. "El viejo y el mar" (1952)

Solo


32. Pez, vas a morir de todos modos, ¿Tienes que matarme también a mí? "El viejo y el mar" (1952)

Pez


33. (...) Y se dio cuenta de que nadie jamás está solo en el mar. "El viejo y el mar" (1952)

Mar


34. Quizás no fuese más inteligente que él –pensó- acaso estuviese mejor armado. "El viejo y el mar" (1952)

Inteligente


35. París nunca volvería a ser igual, aunque seguía siendo París. "París era una fiesta" (1964)

París


36. Todo el mundo obra mal..., con tal que se le presente la oportunidad adecuada. "Fiesta" (1926)

Mal


37. Uno nunca puede prever lo que va a pasar cuando varios ingleses se juntan. "Fiesta" (1926)

Ingleses


38. La gente buena, si se piensa un poco en ello, ha sido siempre gente alegre. "Por quién doblan las campanas" (1940)

Alegre


39. Se mecía como si el océano estuviera haciendo el amor con alguna cosa. "El viejo y el mar" (1952)

Océano


40. Yo soy tú y tú eres yo, y todo lo del uno es del otro. "Por quién doblan las campanas" (1940)

Fraternidad


41. (...) Hasta aquí mismo puede hacer burocracia un hombre sin más que despegar sus labios. "Por quién doblan las campanas" (1940)

Burocracia


42. El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido,pero no derrotado. "El viejo y el mar" (1952)

Derrota


43. No hay persona digna de comérselo, a juzgar por su comportamiento y su gran dignidad. "El viejo y el mar" (1952)

Dignidad


44. -Me comprende, pero no ama a Dios. -No. - ¿Nada? -Algunas veces, por la noche, le temo. "Adiós a las armas" (1929)

Confianza en Dios


45. En todas las artes, el placer se acrecienta con el conocimiento que se alcanza de ellas. "Muerte en la tarde" (1932)

Búsqueda de conocimiento


46. Mi decisión fue ir a buscarlo, más allá de toda la gente en el mundo. "El viejo y el mar" (1952)

Decisión


47. ¿Por qué los viejos despertarán tan temprano? ¿Será para tener un día más largo? "El viejo y el mar" (1952)

Viejo


48. Desconfío de todas las personas francas y sencillas, especialmente cuando sus historias parecen tener lógica. "Fiesta" (1926)

Franqueza

Autores relacionados

F. Scott Fitzgerald James Joyce John Steinbeck William Faulkner

Síguenos