Frases de Epicuro


La prudencia es el más excelso de todos los bienes.

Frases de Prudencia

¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.

Frases de Codicia

No es pobre el que tiene poco,sino aquel que teniendo mucho desea todavía tener más.

Frases de Pobre

La necesidad es un mal, no hay necesidad de vivir bajo el imperio de la necesidad.

Frases de Necesidad

¿Dioses? Tal vez los haya. Ni lo afirmo ni lo niego, porque no lo se ni tengo medios para saberlo. Pero se, porque esto me lo enseña diariamente la vida, que si existen ni se ocupan ni se preocupan de nosotros.

Frases de Dioses

¿Dios está dispuesto a prevenir la maldad pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿no está dispuesto a prevenir la maldad, aunque podría hacerlo? Entonces es perverso. ¿está dispuesto a prevenirla y además puede hacerlo? Si es así, ¿por qué hay maldad en el mundo? ¿no será que no está dispuesto a prevenirla ni tampoco puede hacerlo? Entonces, ¿para qué lo llamamos dios?

Frases de Perverso

Contexto histórico

Empirismo - Materialismo

Influencias Epicuro

Relacionados con Epicuro

Epicteto - Friedrich Nietzsche - Immanuel Kant - Lucrecio - Platón

Ocupación

Filósofos » Filósofos siglo IV aC » Filósofos de Grecia

Maestros » Maestros siglo IV aC » Maestros de Grecia

Epicuro

Biografía de Epicuro

Nace: 341 AC - Samos, Grecia

Muere: 270 AC - Atenas, Grecia

Filósofo y maestro griego, fundador de la escuela que lleva su nombre (epicureísmo). Epicuro nace en una familia pobre de Samos, de padre Neocles, maestro de escuela y madre Queréstrates, adivina.

En 327 aC se traslada a Teos, donde estudia con Nausífanes, discípulo de Demócrito.

Tras cumplir el servicio militar en Atenas en 323 aC y estudiar filosofía, comienza a dar clases en Mitilene, de donde fue probablemente expulsado en 310 aC.

En 306 aC Epicuro regresa a Atenas y funda su escuela, siendo maestro de la misma hasta su muerte.

Los aspectos más destacados de su doctrina, basada en la búsqueda del placer mesurado, son el hedonismo racional y el atomismo.

La felicidad epicúrea ha de entenderse como el placer sereno y templado, basado en la satisfacción de las necesidades elementales e indispensables.

Obras destacadas

  • Carta a Heródoto
  • Carta a Meneceo
  • Carta a Pitocles

Enlaces