Frases de Enzo Ferrari


Nunca agaches la cabeza, mira siempre bien alto ganes o pierdas.

Frases de Cabeza

El automóvil más bello es el que todavía nos queda por hacer.

Frases de Automóvil

En las ideas es en donde reside nuestra fuerza y tanto mejor si las sostenemos con obstinación.

Frases de Obstinación

Las críticas son siempre productivas. Las opiniones negativas sobre mi sinceridad me ofenden.

Frases de Sinceridad

El único amor perfecto en este mundo es aquel del padre por su hijo.

Frases de Padre

El automóvil ha progresado con las carreras y continúa su perfeccionamiento aportando enseñanzas del conjunto de resultados que ofrecen la competición. Cualquier nuevo descubrimiento de cualquier tipo relacionado con el automóvil sólo podrá encontrar el aval real de las características ensalzadas en la experimentación práctica de la carrera. Es precisamente la carrera, la que obliga al piloto a realizar maniobras, esfuerzos, no calculables precisamente porque son irracionales y sólo son consecuentes en la situación de necesidad en la que llega a encontrarse en el curso de una competición. Estas situaciones vuelven a aparecer en las carreteras normales y con los coches de todos los días.

Frases de Carreteras

El Ferrari es un sueño, sueño para los pocos afortunados que lo tienen y para la mayoría de las personas que no.

Frases de Sueño

La aerodinámica es para hombres que no pueden construir motores.

Frases de Construir

El segundo es el primero de los pasados.

Frases de Segundo

Ningún hombre será el mejor si no tiene fuego en la sangre.

Frases de Sangre

Nunca me he tenido por ingeniero o inventor, solamente me considero un promotor y agitador de ideas.

Frases de Ingeniero

La voluntad obstinada de perseguir una ambición propia es verdaderamente una fuerza que puede hacer superar obstáculos.

Frases de Voluntad

Contexto histórico

Automóvil - Primera Guerra Mundial - Segunda Guerra Mundial

Relacionados con Enzo Ferrari

Juan Manuel Fangio

Ocupación

Pilotos » Pilotos siglo XX » Pilotos de Italia

Enzo Ferrari

Biografía de Enzo Ferrari

Nace: 18 de febrero de 1898 - Módena, Italia

Muere: 14 de agosto de 1988 - Módena, Italia

Piloto automovilista y constructor de automóviles italiano, fundador de la "Scuderia Ferrari" y más tarde de la marca de automóviles deportivos Ferrari.

Enzo Ferrari nació en el seno de una familia humilde, de padre herrero y madre abocada a la crianza de sus hijos. En 1908 presenció su primera carrera, la "Copa Florio", ganada por Felice Nazzaro, quedando impactado. Tiempo después fallece el padre y se ve obligado a dejar la escuela y empezar a trabajar. Enzo Ferrari participa de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) junto a su hermano, muriendo éste en el frente de batalla. Tras su finalización, trabaja como piloto de pruebas en Turín, además de desempañarse como ingeniero dedicado a la reconversión de vehículos militares. Tiempo después se convierte en piloto de prueba oficial de la CMN (construzioni Meccaniche Nazionali) y más tarde, Enzo Ferrari debuta como piloto de competición, llegando cuarto y ganándose el apodo "Il commendatore". Un año después pasó a formar parte del equipo de competición de Alfa Romeo, compitiendo entre 1921 y 1924, consiguiendo buenos resultados y ganando varias competiciones. Con motivo de su victoria en Ravenna en 1923, la familia Barraca concedió a Enzo Ferrari el símbolo del "cavallino rampante". Éste perteneció a un héroe y as de la aviación italiana, Francesco Barraca quien durante la Primera Guerra Mundial lo llevó pintado en el fuselaje de su avión como distintivo personal. Barraca fue derribado y salió ileso, por lo que su madre se lo regaló para que le diera buena suerte a sus coches. En 1929, Enzo Ferrari creó la "Scuderia Ferrari" en Módena, involucrándose intensamente en el mundo de las carreras, transformándose en el equipo oficial de carreras y pasando a controlar toda la división de competición de Alfa Romeo en 1933. En 1940, se estableció como compañía independiente en Maranello, bajo el nombre de "Auto Avio Costruzioni Ferrari" y fue bombardeada en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945), siendo reconstruida en 1946. En 1950 comienzo el "Campeonato del Mundo de Fórmula 1", saliendo campeón al año siguiente el Cavallino Rampante y ganando en 1953 el premio de constructores. A finales de la década del 50 fallece su hijo Dino, luego de una larga enfermedad, causándole un duro golpe a Enzo Ferrari del que nunca se recuperaría. En 1960 la empresa se une a FIAT y Enzo recibe un título honorífico en ingeniería mecánica por parte de la Universidad de Boloña. En 1963 construyó el "Instituto Professionale per l'Industria e Artigianato", una escuela de aprendizaje. En 1988 la Universidad de Módena le concedió el título honorífico en físico.