Frases de Emil Ludwig

Cerciórate de que tus intenciones no sean pretensiones.

Frases de Exigencia


(...) Su asombro aumenta cuando, después de desembarcar la mercancía, entran en la gran ciudad. Blancos, negros y mestizos hormiguean por todas partes: en elegantes coches pasan los europeos, extrañamente vestidos, y mujeres con grandes sombreros ríen y se abanican. Todos parecen alegres, ocupados, llenos de esperanza, en pleno goce, independientes. Pero, ¿Y los esclavos? (...) Estos son, pues, los desheredados, piensa el joven navegante. Cazados como perros de valor, subastados como caballos, encerrados como criminales.

Frases de Esclavo


Su moral se asentaba en bases no menos sinceras que todas sus acciones. Decía que su moral era la de un anciano al que había oído decir un día: "Si hago una buena obra, me siento bien; y si obro mal, me encuentro mal. Lista es mi religión".

Frases de Moral


(...) Sólo así, a través de estas constantes contradicciones entre la bondad y el escepticismo, sólo en este equilibrio de claridad y simpatía, puede desarrollarse gradualmente un estadista que, a través de los tortuosos caminos del partidismo político, persigue un fin grandioso y humanitario.

Frases de Estadista


Su costumbre de hablar en público, el conocimiento del país y, sobre todo, su confianza en sí mismo, cada día mayor, le impulsan a la aventura. ¡Al fin y al cabo, si le espera un fracaso, sólo será uno de tantos!

Frases de Hablar en público


La decisión del primer beso es la más crucial en cualquier historia de amor, porque contiene dentro de sí la rendición.

Frases de Primer beso


Todo lo verdaderamente grande pertenece a la humanidad entera.

Frases de Grande


La discusión es la muerte de la conversación.

Frases de Discusión


Pero no era hombre que se dejara ofender impunemente. Después de haber ganado el pleito más importante de su vida, liberando de contribuciones al ferrocarril de Illinois, teniendo por contrarios a sus antiguos asociados Stuart y Logan, presentó una liquidación de 2.000 dólares. "Eso es demasiado, le dijo el representante del Gobierno. No exigiría más un abogado de primer orden. " Y le envió 200 dólares. Lincoln denunció a la Compañía, pidiendo unos honorarios de 5.000 dólares, y los obtuvo. Así reacciona una naturaleza en la que la modestia y el orgullo tienen su natural asiento cuando se siente menospreciada sin razón. Él conocía su propio valor, y lo que más le regocijaba en esta victoria era el haberse mostrado superior a los dos famosos abogados contrarios. Como nunca ambicionó el dinero, de buen grado hubiera hecho una rebaja, pero le lastimó la desdeñosa actitud con que le enviaron la décima parte de lo pedido. Por esto se excedió en su petición primitiva, ya que el pedir lo mismo hubiera dejado en ridículo a quien se consideraba ofendido.

Frases de Abogado

Contexto histórico

Primera Guerra Mundial Segunda Guerra Mundial

Autores relacionados

Stefan Zweig

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Polonia

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Polonia

Abogados » Abogados siglo XIX » Abogados de Polonia

Corresponsales de guerra » Corresponsales de guerra siglo XIX » Corresponsales de guerra de Polonia

Historiadores » Historiadores siglo XIX » Historiadores de Polonia

Periodistas » Periodistas siglo XIX » Corresponsales

Corresponsales siglo XIX » Corresponsales de Polonia » Periodistas de Polonia

Emil Ludwig

Frases de Emil Ludwig

Frases de Emil Ludwig: Escritor, periodista, corresponsal de guerra, historiador y abogado alemán, autor de "Napoleón" (1925), "Goethe: historia de un hombre" (1928), "Lincoln" (1930), "Mussolini" (1932) y "Autobiografía de un biógrafo" (1965).

Nombres

RealEmil Cohn

Biografía Emil Ludwig

Emil Ludwig nació en el seno de una familia adinerada, lo que le permitió estudiar Derecho e Historia en Heidelberg, Lausanne, Bratislava y Berlín.

En 1906 se traslada a Suiza, donde permanece hasta la Primera Guerra Mundial (1914-1918), y luego trabaja como corresponsal de guerra para periódico "Berliner Tageblatt" en Viena (Austria) y Estambul (Turquía).

Durante la década de 1920 publicó varias de sus mejores biografías, donde el grado de reflexión y análisis de los hechos históricos alcanza un nivel desconocido hasta ese momento.

A partir de 1930 se convirtió en uno de los escritores de mayor éxito, particularmente por el nuevo género que desarrolló: la biografía histórica de carácter psicológico.

A mediados de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Emil Ludwig emigró a Estados Unidos, donde permaneció hasta 1946, para luego volver a Suiza, donde permaneció hasta su muerte.

Libros destacados

  • Napoleón (1925)
  • Goethe: historia de un hombre (1928)
  • Lincoln (1930)
  • Autobiografía de un biógrafo (1965)
  • Rembrandt (1923)
  • Stalin (1931)

Enlaces

Síguenos en

Frases y pensamiento en Facebook Frases y pensamiento en Twitter Frases y pensamiento en Google +