Frases de Emil Cioran - Página 13

01. Siempre caen cabezas allí donde prevalece una idea; pues no puede prevalecer más que a expensas de otras ideas y de las cabezas que las concibieron o defendieron. "Breviario de podredumbre" (1949)

+ Frases de Ideas + Pensamientos de "Breviario de podredumbre"


02. No haber hecho nunca nada y morir sin embargo extenuado. "Ese maldito yo" (1986)

+ Frases de Nada + Pensamientos de "Ese maldito yo"


03. Nuestro rencor proviene del hecho de haber quedado por debajo de nuestras posibilidades sin haber podido alcanzarnos a nosotros mismos. Y eso nunca se lo perdonaremos a los demás. "Silogismos de la amargura" (1952)

+ Frases de Rencor + Pensamientos de "Silogismos de la amargura"


04. En cuanto un animal se trastorna, comienza a parecerse al hombre. Observen a un perro furioso o abúlico: parece como si esperara a su novelista o a su poeta. "Silogismos de la amargura" (1952)

+ Frases de Novelista + Pensamientos de "Silogismos de la amargura"


05. No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos qué forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el tiempo. "Ese maldito yo" (1986)

+ Frases de Rutina + Pensamientos de "Ese maldito yo"


06. La lucidez: martirio permanente, inimaginable proeza. "Ese maldito yo" (1986)

+ Frases de Lucidez + Pensamientos de "Ese maldito yo"


07. La imposibilidad de encontrar un solo pueblo, una sola tribu donde el nacimiento provoque duelo y lamentación, prueba hasta qué punto la Humanidad se encuentra en estado de regresión. "Del inconveniente de haber nacido" (1973)

+ Frases de Regresión + Pensamientos de "Del inconveniente de haber nacido"


08. No se cree realmente más que mientras se ignora que se debe implorar. Una religión no está viva más que antes de la elaboración de las oraciones. "El aciago demiurgo" (1969)

+ Frases de Religión + Pensamientos de "El aciago demiurgo"


09. Quedamos siempre anticuados por lo que admiramos. En cuanto citamos a alguien que no sea Homero o Shakespeare, corremos el riesgo de parecer pasados de moda o tocados de la cabeza. "Ese maldito yo" (1986)

+ Frases de Pasado de moda + Pensamientos de "Ese maldito yo"


10. En la búsqueda del tormento, en la obstinación de sufrir, únicamente el celoso puede competir con el mártir. Sin embargo, se canoniza a uno y se ridiculiza al otro. "Silogismos de la amargura" (1952)

+ Frases de Obstinación + Pensamientos de "Silogismos de la amargura"


11. Un rencor bien firme, bien vigilante, puede constituir por sí mismo el armazón de un individuo: la debilidad de carácter procede la mayor parte de las veces de una memoria desfalleciente. "Historia y Utopía" (1960)

+ Frases de Rencor + Pensamientos de "Historia y Utopía"


12. Desear la gloria es preferir morir despreciado que olvidado. "El aciago demiurgo" (1969)

+ Frases de Gloria + Pensamientos de "El aciago demiurgo"

Influencias

Autores relacionados

Arthur Schopenhauer Eugène Ionesco

Emil Cioran

Emil Cioran

Escritor, ensayista y filósofo francés de origen rumano, autor de "Breviario de podredumbre" (1949), "Silogismos de la amargura " (1952), "La tentación de existir" (1956) y "Ese maldito yo 2" (1986).

Sobre Emil Cioran

Emil Cioran nació y pasó su infancia en la localidad rumana de Rasinari, siendo hijo del sacerdote ortodoxo de etnia rumana Emiliano Cioran, y Elvira Comaniciu.

Terminada su educación inicial, asistió al Colegio Gheorghe Lazar en Sibiu (en esa época llamado "Hermannstadt") y luego continuó sus estudios de filosofía en la Universidad de Bucarest.

En 1937 Emil Cioran ganó una beca para estudiar en Francia, por lo que se trasladó a París, donde vivió el resto de su vida.

Sus primeros escritos fueron en rumano, pero posteriormente escribiría exclusivamente en francés, renunciando a su nacionalidad rumana y declarándose apátrida.

Poco después de su debut en francés, Emil Cioran comenzó a firmar sus obras como "E.M.", siendo la M utilizada por el escritor con fines exclusivamente fonética y de representación.

En 1949 publicó su primer libro francés, "Una Breve Historia de la decadencia", que le valió el "Premio Rivarol" (1950).

El pesimismo y amargura apocalíptica presente en la obra de Emil Cioran le valieron el mote de "cortesano del vacío".

Ver su biografía corta »

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Francia

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Francia

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Francia

Síguenos