Frases de Elsa Morante - Página 2

32. En realidad, el hombre avanza sobre un círculo inmóvil, cerrado desde el principio, y el pasado y el futuro acaban siendo lo mismo. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Inmóvil


33. Recientemente, se ha dado el nombre de "fascismo" o "nazismo" a ciertas erupciones extremas de ignominia, demencia e imbecilidad, propias de la degeneración burguesa. "La historia" (1974), Elsa Morante

Nazismo


34. Es posible que yo me creyera enamorado de tal persona, o de dos o tres a la vez, pero que en realidad no amara a ninguna. "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Desamor


35. No es suficiente la satisfacción de ser un valiente, si todos los demás no son iguales a él, y uno no puede hacer amigos. "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Valiente


36. El verdadero amor es así: no tiene ningún propósito ni razón, y no se somete a ningún poder excepto la gracia humana. "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Verdadero amor


37. (...) Tiene el vicio de la santidad, nunca se cansa de expiar la culpa de haberte concebido y, mientras viva, no te dejará vivir con su "amor". "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Santidad


38. La humanidad, por propia naturaleza, tiende a darse una explicación del mundo en el que ha nacido. Y eso la distingue de las otras especies. "La historia" (1974), Elsa Morante

Explicación


39. La ciudad de mi infancia ya no me parece la misma, aunque en realidad lo sea, donde hasta ahora se han desarrollado las vicisitudes de mis personajes. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Infancia


40. Me parecía imposible conocer la verdadera felicidad de los besos si faltaban los más importantes, los más bonitos y celestiales: los de la madre. "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Verdadera felicidad


41. No se tardó mucho, de todo modos, en descubrir el crimen, pues el culpable no se preocupó en lo más mínimo de borrar sus huellas. "La historia" (1974), Elsa Morante

Borrar


42. El aire traía voces campestres de personas y animales; de vez en cuando pasaban unos aviones que hacían un zumbido como de cuerdas de guitarra. "La historia" (1974), Elsa Morante

Avión


43. Juntos: ni alemanes ni italianos, ni paganos ni judíos, ni burgueses ni proletarios: todos iguales, todos Cristos desnudos, sin diferencias...Ni culpas, como cuando se nace. "La historia" (1974), Elsa Morante

Juntos


44. ¡Ah! , es un infierno ser querido por quien no ama ni la felicidad ni la vida, ni se ama a sí misma, sino que solo te ama a ti. "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Infierno


45. El futuro y el pasado, en efecto, son dos territorios de niebla y de vértigo que los vivos pueden explorar solo con la fantasía y con la memoria. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Explorar


46. ¡Llegará el día en que señores y proletarios, blancos y negros, mujeres y hombres, "judíos" y cristianos, sean todos iguales, con el único honor de ser hombres! "La historia" (1974), Elsa Morante

Igualdad


47. Pero ¿Qué felicidad era esa? La de ser quien era. El fuego y el resplandor con que cubrimos a la persona amada nos parecen virtudes suyas y no engaños nuestros. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Resplandor


48. Eran ciegos, guiados por ciegos y guiando a otros ciegos, y no se percataban...Se tenían por justos - ¡Con perfecta buena fe! - y nadie los desengañaba de este error... "La historia" (1974), Elsa Morante

Ciego


49. ¿Qué mujer te defenderá como tu madre? La madre defiende su carne, el corazón de su cuerpo. Sufre más la Virgen a los pies de la cruz que el Hijo crucificado. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Amor de madre


50. La idea...La idea no es un pasado, o un futuro..., es presente en acción...Y la violencia física la trunca de raíz...La violencia es lo peor de todo. "La historia" (1974), Elsa Morante

Violencia


51. El drama de mi infancia se me presenta hoy como un libro que de niños nos pareció incomprensible, y después se fue revelando más claro y simple a nuestra mente adulta. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Secuelas infancia infeliz


52. Yo, desde que nací, no he esperado sino el día pleno, la perfección de la vida; siempre he sabido que la isla y mi primera felicidad no eran sino una imperfecta noche. "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Isla


53. También las industrias soviéticas, con un afán totalitario, trabajan en la producción bélica masiva, aplicándose en especial a la técnica de modernos lanzacohetes de enorme poder destructor. "La historia" (1974), Elsa Morante

Totalitarismo


54. Ahí los recuerdos, como animales en letargo, se estremecen a mi llamada, y se acercan a mí con pasos sigilosos y fúnebres. Me fijan con sus miradas falsas y mansas, de rechazo y remordimiento. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Rechazo


55. Desde el momento en que me he adentrado en mi casa natal, una luz penetrante y fría ha invadido sus calles; es la luz de mi primera casa y de sus habitaciones llenas de muerte. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Muerte


56. ¡Y eres un traidor porque se te ocurre ir por las calles a la conquista del mundo cuando ella desearía tenerte siempre a su lado, en su casa, que solo tiene un cuarto y una cocina! "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Traidor


57. En los últimos meses de la ocupación alemana, Roma tomó el aspecto de ciertas metrópolis indias donde solo los buitres se alimentan hasta la saciedad y no existe ningún censo de vivos y muertos. "La historia" (1974), Elsa Morante

Suciedad


58. Mi infancia fue como un país feliz, donde él [el padre] reinaba con un poder absoluto. Siempre estaba de paso, siempre se marchaba, pero durante sus breves estancias en Prócida yo le seguía como un perro. "La isla de Arturo" (1957), Elsa Morante

Poder absoluto


59. Cuentan de una tigresa que, en una soledad helada, se sostuvo con sus crías lamiendo, por su parte, la nieve, y distribuyendo a los cachorros jirones de carne que ella misma se arrancaba del cuerpo con los dientes. "La historia" (1974), Elsa Morante

Amor de madre


60. ¡Todos nosotros! ¡Burgueses y proletarios y...Anarquistas y comunistas! Todos...Por eso nuestra lucha es siempre una acción truncada..., un equívoco..., una coartada..., falsas revoluciones, ¡Para eludir la revolución verdadera, y conservar al reaccionario que llevamos dentro! "La historia" (1974), Elsa Morante

Revolución


61. La palabra "fascismo" es de reciente acuñación, pero corresponde a un sistema social de decrepitud prehistórica, absolutamente rudimentario, y hasta menos evolucionado del usado entre los antropoides (como puede confirmar quienquiera que tenga nociones de zoología) "La historia" (1974), Elsa Morante

Fascismo


62. Quizá la fantasía y la memoria sean meros instrumentos de la ilusión, y es solo un juego engañoso el que hace creer al hombre que el pasado se deja atrás y el futuro aguarda más adelante. "Mentira y sortilegio" (1948), Elsa Morante

Fantasía

Autores relacionados

Natalia Ginzburg Pier Paolo Pasolini