Frases de Eduardo Galeano

En la época en que la mayor parte del petróleo crudo que vendían las corporaciones provenía del subsuelo norteamericano el precio se mantenía alto; durante la segunda guerra mundial, los Estados Unidos se convirtieron en importadores netos, y el cártel comenzó a aplicar una nueva política de precios: la cotización se ha venido abajo sistemáticamente. Curiosa inversión de las "leyes del mercado": el precio del petróleo se derrumba, aunque no cesa de aumentar la demanda mundial, a medida que se multiplican las fábricas, los automóviles y las plantas generadoras de energía. Y otra paradoja: aunque el precio del petróleo baja, sube en todas partes el precio de los combustibles que pagan los consumidores. El petróleo, las maldiciones y las hazañas, Las venas abiertas de América Latina

Frases de "Las venas abiertas de América Latina" (1971) Frases de Petróleo


Hay una desproporción descomunal entre el precio del crudo y el de los derivados. Toda esta cadena de absurdos es perfectamente racional; no resulta necesario recurrir a las fuerzas sobrenaturales para encontrar una explicación. Porque el negocio del petróleo en el mundo capitalista está, como hemos visto, en manos de un cártel todopoderoso. El cártel nació en 1928, en un castillo del norte de Escocia rodeado por la bruma, cuando la Standard Oil de Nueva Jersey, la Shell y la Anglo-Iranian, hoy llamada British Petroleum, se pusieron de acuerdo para dividirse el planeta. El petróleo, las maldiciones y las hazañas, Las venas abiertas de América Latina

Frases de "Las venas abiertas de América Latina" (1971) Frases de Petróleo


La fuerza del conjunto del sistema imperialista descansa en la necesaria desigualdad de las partes que lo forman, y esa desigualdad asume magnitudes cada vez más dramáticas. Introducción: ciento veinte millones de niños en el centro de la tormenta, Las venas abiertas de América Latina

Frases de "Las venas abiertas de América Latina" (1971) Frases de Desigualdad


(...) Esta eficiencia en la coordinación de las operaciones en escala mundial, por completo al margen del "libre juego de las fuerzas del mercado", no se traduce, claro está, en precios más bajos para los consumidores nacionales, sino en utilidades mayores para los accionistas extranjeros. La diosa tecnología no habla español, Las venas abiertas de América Latina

Frases de "Las venas abiertas de América Latina" (1971) Frases de Utilidades


(...) Es elocuente el caso de los automóviles. Dentro de los países latinoamericanos, las empresas disponen de una mano de obra abundante y muy, pero muy, barata, además de una política oficial en todos los sentidos favorable a la expansión de las inversiones: donaciones de terrenos, tarifas eléctricas privilegiadas, redescuentos del Estado para financiar las ventas a plazos, dinero fácilmente accesible y, por si fuera poco, el auxilio ha llegado en algunos países hasta el extremo de eximir a las empresas del pago de los impuestos a la renta o a las ventas. El control del mercado resulta, por otra parte, de antemano facilitado por el prestigio mágico que, ante los ojos de la clase media, irradian las marcas y los modelos promovidos por gigantescas campañas mundiales de publicidad. Sin embargo, todos estos factores no impiden, sino que determinan, que los autos producidos en la región resulten mucho más caros que en los países de origen de las mismas empresas. Las dimensiones de los mercados latinoamericanos son mucho menores, bien es cierto, pero también es cierto que en estas tierras el afán de ganancias de las corporaciones se excita como en ninguna otra parte. La diosa tecnología no habla español, Las venas abiertas de América Latina

Frases de "Las venas abiertas de América Latina" (1971) Frases de Clase media


Fue a la entrada del pueblo de Ollantaytambo, cerca del Cuzco. Yo me había desprendido de un grupo de turistas y estaba solo, mirando de lejos las ruinas de piedra, cuando un niño del lugar, enclenque, se acercó a pedirme que le regalara una lapicera. No podía darle la lapicera que tenía, porque la estaba usando en no sé qué aburridas anotaciones, pero le ofrecí dibujarle un cerdito en la mano. Súbitamente, se corrió la voz. De buenas a primeras me encontré rodeado de un enjambre de niños que exigían a grito pelado, que yo les dibujara bichos en sus manitos cuarteadas de mugre y frío, pieles de cuero quemado; Había quien quería un cóndor, y quien una serpiente, otros preferían loritos o lechuzas, y no faltaban los que pedían un fantasma o un dragón. Y entonces, en medio de aquel alboroto, un desamparadito que no alzaba más de un metro del suelo, me mostró un reloj dibujado con tinta negra en la muñeca; -Me lo mandó un tío mío que vive en Lima -dijo. - ¿Y anda bien? -le pregunté. -Atrasa un poco -reconoció. Celebración de la fantasía, El libro de los abrazos

Frases de "El libro de los abrazos" (1989) Frases de Reloj


Al Norte y al Sur, al Este y al Oeste, el hombre serrucha, con delirante entusiasmo, la rama donde está sentado. ¿Podemos ser como ellos?, Ser como ellos

Frases de "Ser como ellos" (1992) Frases de Tala indiscriminada


Como Dios, el capitalismo tiene la mejor opinión sobre sí mismo, y no duda de su propia eternidad. La teoría del fin de la Historia 3, Ser como ellos

Frases de "Ser como ellos" (1992) Frases de Capitalismo


Con el dinero ocurre al revés que con las personas: cuanto más libre, peor. La teoría del fin de la Historia 5, Ser como ellos

Frases de "Ser como ellos" (1992) Frases de Efectivo


Consumo, sociedad de. Prodigioso envase lleno de nada. Invención de alto valor científico, que permite suprimir las necesidades reales, mediante la oportuna imposición de necesidades artificiales. Sin embargo, la Sociedad de Consumo genera cierta resistencia en las regiones más atrasadas. Las fotografías de Sebastiao Salgado, Ser como ellos

Frases de "Ser como ellos" (1992) Frases de Sociedad de consumo


El muro de Berlín ha muerto de buena muerte, pero no alcanzó a cumplir treinta años de vida, mientras que el otro muro celebrará muy pronto sus cinco siglos de edad. El intercambio desigual, la extorsión financiera, la sangría de capitales, el monopolio de la tecnología y de la información y la alienación cultural son los ladrillos que día a día se agregan, a medida que crece el drenaje de riqueza y soberanía desde el Sur hacia el Norte del mundo. La teoría del fin de la Historia 4, Ser como ellos

Frases de "Ser como ellos" (1992) Frases de Monopolio


La sociedad de consumo, que consume gente, obliga a la gente a consumir, mientras la televisión imparte cursos de violencia a letrados y analfabetos. Los que nada tienen pueden vivir muy lejos de los que tienen todo, pero cada día los espían por la pantalla chica. La televisión exhibe el obsceno derroche de la fiesta del consumo y a la vez enseña el arte de abrirse paso a tiros. La ciudad como cárcel, Ser como ellos

Frases de "Ser como ellos" (1992) Frases de Cultura de masas

Contexto histórico

Socialismo

Influencia en las frases de Eduardo Galeano

Autores relacionados

Gabriel García Márquez Jorge Luis Borges Julio Cortázar Mario Benedetti Pablo Neruda

Ocupación

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Uruguay

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Uruguay

Eduardo Galeano


Frases de Eduardo Galeano: Periodista y escritor uruguayo, autor de "Las venas abiertas de América Latina" (1971), "Memorias del fuego I" (1982), "El libro de los abrazos" (1989) y "Los hijos de los días" (2011).

Nombres

RealEduardo Germán María Hughes Galeano

Biografía Eduardo Galeano

Eduardo Galeano nace en una familia con ancestros galeses, alemanes, españoles e italianos, de padre Eduardo Hughes Roosen y madre Licia Esther Galeano Muñoz.

Durante su adolescencia transitó por diversos trabajos, publicando su primer escrito político en el periódico semanal del partido socialista "El Sol" (1954).

En 1960 comienza su carrera como periodista, siendo editor del semanario "Marcha" y director del diario "Época".

En 1973 un golpe militar toma el poder en Uruguay y obliga a Eduardo Galeano a exiliarse en Buenos Aires (Argentina), donde funda y dirige la revista "Crisis".

En 1976 Jorge Rafael Videla perpetra un golpe militar en Argentina, y debe exiliarse nuevamente, trasladndose a España. A principios de 1985 Eduardo Galeano regresa a Montevideo (Uruguay), donde se establece definitivamente.

En 2010 gana el destacado premio Stig Dagerman, uno de los más prestigiosos galardones literarios en Suecia.

Libros destacados

  • Las venas abiertas de América Latina (1971)
  • Memorias del fuego I (1982)
  • El libro de los abrazos (1989)
  • Patas arriba: La escuela del mundo al revés (2008)
  • Los hijos de los días (2011)
  • Días y noches de amor y de guerra (1978)

Libros de Eduardo Galeano »

Enlaces

Síguenos en