Frases de Delmira Agustini - Página 2

31. Maravilloso nido del vértigo, ¡Tu boca! Dos pétalos de rosa abrochando un abismo... "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Pétalos


32. Ven...Acércate más clava en mis labios tus fríos labios de ámbar. "Cantos de la mañana" (1910), Delmira Agustini

Labios


33. Ven, tú, el que meces los enigmas hondos en el vibrar de las pupilas cálidas. "El libro blanco" (1907), Delmira Agustini

Pupilas


34. Bendije a Dios, al sol, la flor, el aire, la vida toda porque tú eras vida! "El libro blanco" (1907), Delmira Agustini

Bendición


35. Sin sangre, sin calor y sin palpitación...Con la esencia de una sobrehumana pasión! "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Calor


36. En el regazo de la tarde triste yo invoqué tu dolor... ¡Sentirlo era sentirte el corazón! "Cantos de la mañana" (1910), Delmira Agustini

Triste


37. Tu espíritu amanece maravillosamente; Su luz entra en mi alma como el sol a un vergel... "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Vergel


38. Hoy han vuelto. Por todos los senderos de la noche han venido a llorar en mi lecho. "Los astros del abismo" (1924), Delmira Agustini

Llorar


39. Vi pasar un cadáver de fuego. . . Y locamente me derrumbó en tu abrazo profundo la tristeza. "Los astros del abismo" (1924), Delmira Agustini

Tristeza


40. Cuando llegue mi alma, tal vez reces pensando que el cielo dulcemente se derrama en tu pecho... "Los astros del abismo" (1924), Delmira Agustini

Pecho


41. ¡Ah! Por todos los templos, por todos los caminos, yo iba como en sueños, vagamente, hacia vos... "El libro blanco" (1907), Delmira Agustini

Vos


42. Frufrúes, tin tines, sedas, cascabeles, collares de risas, chillidos alegres. ¿Quién es? ¡Adelante! Soy yo... ¡Carnaval! "El libro blanco" (1907), Delmira Agustini

Carnaval


43. Hoy siento que no valen mil años de la idea lo que un minuto azul de sentimiento. "El libro blanco" (1907), Delmira Agustini

Minuto


44. Yo te diré los sueños de mi vida en lo más hondo de la noche azul... "El libro blanco" (1907), Delmira Agustini

Mi vida


45. Tu boca entre la bocas, tu cuerpo entre los cuerpos, de todas las cabezas yo quiero tu cabeza. "El rosario de eros" (1924), Delmira Agustini

Boca


46. Mis amores hoy han vuelto. Por todos los senderos de la noche han venido a llorar en mi lecho. "El rosario de eros" (1924), Delmira Agustini

Amores


47. ¡Será una noche hermosa!...Tendrá para mí el alma clara y la profundidad del cuerpo de un magnífico amante. "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Amante


48. Si para mí la tierra, si para mí el espacio, ¡Todos son los que abarca el horizonte puro de tus brazos! "Cantos de la mañana" (1910), Delmira Agustini

Brazos


49. Un arroyo es mi alma; Larga caricia de cristal que rueda sobre carne de seda, camino de diamantes de la calma. "El rosario de eros" (1924), Delmira Agustini

Arroyo


50. ¡Es tan divino quererse mucho, mucho y por toda la vida! Me parece que es toda la felicidad de la tierra. "Correspondencia sexual" (1969), Delmira Agustini

Felicidad


51. Porque tu cuerpo es la raíz, el lazo esencial de los troncos discordantes del placer y el dolor, plantas gigantes. "El libro blanco" (1907), Delmira Agustini

Raíz


52. Perdón, perdón si peco alguna vez, soñando que me abrazas con alas ¡Todo mío! En el sol... "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Abrazo


53. Barca, alma hermana; ¿Hacia qué tierras nunca vistas, de hondas revelaciones, de cosas imprevistas iremos? Yo ya muero de vivir y soñar... "Cantos de la mañana" (1910), Delmira Agustini

Barca


54. Mi corazón es miel, perfume y fuego, y vivo y muero de una sed gloriosa: tu sangre viva debe ser mi riego. "El rosario de eros" (1924), Delmira Agustini

Sed


55. ¿Por qué fui tu vapiro de amargura? ¿Soy flor o estirpe de una especie oscura que come llagas y que bebe el llanto? "Cantos de la mañana" (1910), Delmira Agustini

Amargura


56. (...) Porque emerge en tu mano bella y fuerte, como en broche de místicos diamantes el más embriagador lis de la muerte. "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Fuerte


57. Perenne mi deseo, en el tronco de piedra ha quedado prendido como sangrienta hiedra; Y desde entonces muerdo soñando un corazón. "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Deseo


58. De tus manos, más bellas, fluyen todas las sombras y todas las estrellas, y mi cuerpo se vuelve profundo como un cielo! "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Manos


59. Miradla, así, sobre el follaje oscuro recortar la silueta soberana... ¿No parece el retoño prematuro de una gran raza que será mañana? "El libro blanco" (1907), Delmira Agustini

Raza


60. Pleno sol. Llueve fuego. Tu amor tienta, es la gruta afelpada de musgo, el arroyo, la fruta, la deleitosa fruta madura a toda miel. "Los cálices vacíos" (1913), Delmira Agustini

Miel

Autores relacionados

Alfonsina Storni Juana de Ibarbourou Julio Herrera y Reissig