Frases de Dean Koontz

Su violencia era aterradora, no porque causaba dolor y miedo, derramaba sangre, dejaba un tendal de cadáveres mutilados. El dolor y el miedo eran relativamente breves en comparación con los dolores y las angustias normales de la vida. La sangre y los cadáveres eran el epílogo. Lo más terrorífico era que despojaba a esas vidas inconclusas de su significado, se imponía a sí mismo como propósito primordial de su existencia, no les robaba el tiempo sino la plenitud.

Frases de Violencia


Conocía el rostro humano del terror, la traición y la crueldad, pero no había comprendido que el coraje, la bondad y el amor también lo poseían. La esperanza no era una manufactura hogareña; No era un producto que uno pudiera fabricar por su cuenta como un mantel bordado a mano ni una sustancia que pudiera segregar en su aprensiva soledad como un arce segregaba su jarabe. Había que buscar la esperanza en otros, brindarse a ellos, correr riesgos, abrir la fortaleza de su corazón.

Frases de Fortaleza


Si vas a comer vaca carbonizada bañada en queso, con guarnición de unas tiras de patata a las que la inmersión en aceite hirviente ha dejado tan crujientes como un papiro antiguo, y si para ayudarte a tragar todo eso vas a consumir cantidades satisfactorias de cerveza muy fría o un batido que contiene el equivalente calórico de todo un cerdo asado, entonces esa fabulosa consumición debe tener lugar en un ambiente que declare prácticamente a voz en grito "placer culpable", o incluso "pecado".

Frases de Consumir


Me detuve en el cementerio de st. Bernadette, uno de mis lugares favoritos, un refugio de oscuridad en las inmediaciones de uno de los lugares más iluminados de la ciudad. Los troncos de seis robles gigantes se elevan como columnas, soportando un techo formado por las ramas entrecruzadas, y el silencioso espacio inferior se extiende en pasillos semejantes a los de una biblioteca, las lápidas sepulcrales son como hileras de libros que llevan los nombres de quienes han sido borrados de las páginas de la vida, que pueden haberse olvidado en otros lugares pero son recordados aquí.

Frases de Cementerio


En el plano individual, la condición humana cambiaba cada día, incluso cada hora y, mientras tú estabas empapándote en autocompasión por una desgracia, podías perderte la oportunidad de aprovechar un triunfo redentor. Y por cada acto de crueldad, la especie se las arreglaba para cometer cien actos de humanidad; Así que si eres del tipo de los que rumian, sería más sensato que te dedicaras a la extraordinaria buena voluntad con que la mayoría de gente trataba a los demás, incluso en una sociedad donde las élites culturales se burlaban de la virtud y celebraban la brutalidad, como cosa de rutina.

Frases de Buena voluntad

Contexto histórico

Ciencia ficción

Influencia en las frases de Dean Koontz

Autores relacionados

Joe Hill John Grisham

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Estados Unidos

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Estados Unidos

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Estados Unidos

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Estados Unidos

Dean Koontz


Frases de Dean Koontz: Escritor, novelista, poeta y guionista estadounidense, autor de "Fantasmas" (1983), "Intensidad" (1995), "Nocturno" (1998), "Odd Thomas" (2003), "Frankenstein, el hijo pródigo" (2004) y "Visiones" (2005).

Nombres

RealDean Ray Koontz
SeudónimoAaron Wolfe, Anthony North, Brian Coffey, David Axton, Deanna Dwyer, John Hill, K.R. Dwyer, Leigh Nichols, Owen West, Richard Paige

Libros destacados

  • Fantasmas (1983)
  • Intensidad (1995)
  • Nocturno (1998)
  • Odd Thomas (2003)
  • Frankenstein, el hijo pródigo (2004)
  • Visiones (2005)

Enlaces

Síguenos en