Frases de David Lodge

Cuatro veces, según nuestras disposiciones sobre la enseñanza, es seleccionado el rebaño humano: a los once años, a los dieciséis, a los dieciocho y a los veinte; y puede considerarse feliz el que supera el obstáculo en cada ocasión, sobre todo en la última, el llamado examen final. El nombre ya indica que lo que ocurra después carece de importancia. Intercambios

"Intercambios" (1975) Frases de "Intercambios" (1975) Frases de Enseñanza


Pero, en definitiva, los padres jóvenes e instruidos de clase media en la actualidad son muy nerviosos, disponen de tanta información de los medios de comunicación sobre todas las anomalías que podría padecer su hijo -autismo, dislexia, trastorno de atención deficitaria, alergias, obesidad, etc. - que viven en un estado de pánico constante, observando a su prole como halcones en busca de señales de aviso. La vida en sordina

"La vida en sordina" (2007) Frases de "La vida en sordina" (2007) Frases de Clase media


- ¿Tiene orgasmos frecuentes tu mujer? -preguntó Virginia. -Eso no te importa. -Te sonrojas. ¿No crees que hay que hablar sobre el sexo sin tapujos? -Si quieres saberlo -dijo él exasperado-, no hacemos el amor a menudo. - ¡Pero eso es terrible! ¿Ya no la quieres? -Da la casualidad que somos católicos, eso es todo. - ¿Quieres decir que crees en todas esas tonterías sobre el control de la natalidad? -No estoy seguro de creerlas, pero las practico. La caída del museo británico

"La caída del museo británico" (1965) Frases de "La caída del museo británico" (1965) Frases de Natalidad


La sensación de estar solo, y sin embargo seguro, le resultaba nueva y excitante. Podía hacer lo que quisiera -como mear en el lavabo- y nadie lo sabría jamás ni lo descubriría. Una generalizada conducta licenciosa se apoderó de él. Cuando se hubo desvestido para meterse en la cama, no se puso el pijama inmediatamente sino que deambuló por la habitación sin nada encima, disfrutando del frescor y libertad de su desnudez. Fuera del cascarón

"Fuera del cascarón" (1970) Frases de "Fuera del cascarón" (1970) Frases de Desnudez


La incapacidad de los críticos para mantener en categorías separadas la literatura y la vida los había condenado a toda clase de herejías y de tonterías; por ejemplo, a que unos libros les "gustaran" y otros no, a que prefirieran unos autores a otros y a toda suerte de extravagancias por el estilo, las cuales, como no se cansaba de repetirles a sus alumnos, no tenían el menor interés para nadie, exceptuando a los propios críticos. Intercambios

"Intercambios" (1975) Frases de "Intercambios" (1975) Frases de Crítico


Para ciertas personas, no hay en toda la tierra ruido tan excitante como el que producen tres o cuatro grandes motores de reacción al elevar su tono, mientras el avión en el que ellas viajan gira al final de la pista y, pugnando con sus frenos, se dispone a despegar. El propio peligro de la situación es inseparable del efecto estimulante que produce. Uno se encuentra atado a su asiento, sin retirada posible, entregado en manos de la moderna tecnología. Es mejor, pues, arrellanarse y disfrutar del momento. El mundo es un pañuelo

"El mundo es un pañuelo" (1984) Frases de "El mundo es un pañuelo" (1984) Frases de Avión


Hacia el final de la tarde del día siguiente, Timothy se encontraba en un estado próximo al delirio, y muy por encima de nada que él reconociera como placer. Había llegado tan lejos en su camino hacia la consumación de su deseo, que se hallaba tumbado en la cama con Gloria, y ambos estaban parcialmente desvestidos; pero había requerido un largo y agotador proceso, y ahora, en lo que él creía debía ser casi el clímax, se preguntaba si era capaz de dominar más su carne sudada y dolorida. Fuera del cascarón

"Fuera del cascarón" (1970) Frases de "Fuera del cascarón" (1970) Frases de Delirio


Siempre he soñado poco. Lo cual sólo quiere decir, según tengo entendido, que no recuerdo mis sueños, porque no paramos de soñar mientras dormimos, o al menos eso dicen. Es como si dentro de mi cabeza parpadeara durante toda la noche un televisor sin que nadie lo mirara. Sintonizado con el Canal de los Sueños. Me gustaría grabar en Video sus programas. Quizá así tendría una pista de lo que me Ocurre. No me refiero a lo que le ocurre a mi rodilla, sino a mi cabeza. A mi mente. A mi alma. Terapia

"Terapia" (1995) Frases de "Terapia" (1995) Frases de Soñar


Originalmente el tema de la tesis de Adam había sido "Lenguaje e ideología en la novela moderna", pero gradualmente la comisión de estudios había ido reduciéndolo hasta su forma actual: "la estructura de las frases largas en tres novelas inglesas modernas". La rebaja no parecía haberle simplificado en nada la tarea. Todavía no había decidido qué tres novelas modernas iba a analizar, ni tampoco cuán larga era una frase larga. Tenía la esperanza de que Lawrence le proporcionaría un montón de frases largas en las que la cuestión no ofrecería dudas. La caída del museo británico

"La caída del museo británico" (1965) Frases de "La caída del museo británico" (1965) Frases de Analizar


Ya sé que al final el hábito acaba por arruinarlo todo. Tal vez sea esto lo que todos andamos buscando: un deseo no diluido por el hábito. -Los formalistas rusos tenían un vocablo para eso -dijo Morris. -Seguro que sí -admitió Philip-, pero de nada sirve decirme cuál era, pues estoy seguro de olvidarlo. -Ostranenie -dijo Morris-. Desfamiliarización. Era lo que, según ellos creían, constituía la literatura. "El hábito devora objetos, ropas, muebles, la propia esposa y el temor a la guerra...El arte existe para ayudarnos a recuperar la sensación de vida". Víctor Sklovsky. El mundo es un pañuelo

"El mundo es un pañuelo" (1984) Frases de "El mundo es un pañuelo" (1984) Frases de Hábito


Las tiendas son llamativas o bien sórdidas. Los escaparates de las primeras están abarrotados de artículos baratos producidos en serie, hileras de televisores conjuntivales estremeciéndose y parpadeando al unísono, frigoríficos y lavadoras de un blanco cegador, feos zapatos, feas ropas y muebles increíblemente feos, todos ellos a base de revestimientos de plástico y telas sintéticas. Los escaparates de las tiendas sórdidas son como cementerios para géneros a los que nadie quiere ni desea: fláccidos vestidos con estampado floral, ropa interior amarillenta, tabletas de chocolate manchadas por las moscas y polvorientos juguetes de plástico. ¡Buen trabajo!

"¡Buen trabajo!" (1988) Frases de "¡Buen trabajo!" (1988) Frases de Ropa interior


Me pareció el colmo que, encima de todos los problemas que ya tenía, me aquejara un misterioso dolor en la rodilla. Por descontado, sé que hay muchas cosas todavía peores que pueden afectarle a uno físicamente. Entre otras, el cáncer, la esclerosis múltiple, la degeneración de las neuronas motoras, el enfisema, la enfermedad de Alzheimer y el sida. Sin olvidar afecciones con las que puedes nacer, como la distrofia muscular, la parálisis cerebral, la hemofilia y la epilepsia. ¿Y qué decir de las guerras, las epidemias y el hambre? Pero lo curioso es que saberlo no hace más soportable el dolor en tu rodilla. Terapia

"Terapia" (1995) Frases de "Terapia" (1995) Frases de Alzheimer

Influencia en las frases de David Lodge

Influenciado por... [mostrar]

Influencia a... [mostrar]

Autores relacionados

William Butler Yeats

Ocupación

Críticos literarios » Críticos literarios siglo XX » Críticos literarios de Inglaterra

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Inglaterra

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Inglaterra

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Inglaterra

David Lodge

Frases de David Lodge

Frases de David Lodge: Escritor, novelista, guionista, crítico literario y profesor inglés, autor de "Intercambios" (1975), "El mundo es un pañuelo" (1984), "¡Buen trabajo!" (1988) y "Terapia" (1995).

Nombres

RealDavid John Lodge

Biografía David Lodge

David Lodge nace en Brockley (sureste de Londres), donde transcurre parte de su infancia hasta comienzos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), donde la familia es evacuada a Surrey y Cornwall.

En 1952 ingresa en la Universidad de Londres (University College London, UCL), donde obtiene una licenciatura en letras con honores en 1955 y un título de posgrado en 1959.

David Lodge trabaja como profesor de literatura inglesa en diferentes universidades hasta 1987, cuando decide dedicarse a la escritura a tiempo completo.

En 1975 publica "Intercambios", primera obra de la exitosa "Trilogía del campus", compuesta además por "El mundo es un pañuelo" (1984), "¡Buen trabajo!" (1988).

Entre las obras más celebradas de David Lodge también aparecen "La caída del museo británico" (1965), "Noticias del paraíso" (1991), "Terapia" (1995) y "Trapos sucios" (1999).

Libros destacados

Libros de David Lodge »

Enlaces

Síguenos en