Frases de Dante Alighieri

Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Esperanza


Se sabe cuan poco dura en la mujer la ardiente llama del amor, cuando la mirada y la mano, no son capaces de avivarla de continuo. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Lujuria


El hombre debe, siempre que pueda, cerrar su labios antes de decir una verdad, que tenga visos de mentira; porque se expone a avergonzarse sin tener culpa. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Mentiroso


Amor brilla en los ojos de mi amada, y se torna gentil cuando ella mira: donde pasa, todo hombre a verla gira y a quien ve tiembla el alma enamorada. Rimas

Frases de "Rimas" (1284) Frases de Enamorada


Siempre la confusión de las personas principio fue del mal de la ciudad. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Confusión


Vuestra fama es como la flor, que tan pronto brota, muere, y la marchita el mismo sol que la hizo nacer de la tierra ingrata. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Fama


Nuestros pies no se habían aún movido cuando noté que la pared aquella, que no daba derecho de subida, era de mármol blanco y adornado con relieves, que no ya a Policleto, a la naturaleza vencerían. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Mármol


¡Oh, insensatos afanes de los mortales! ¡Qué débiles son las razones que nos inducen a no levantar nuestro vuelo de la tierra! La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Mortales


El día se marchaba, el aire oscuro a los seres que habitan en la tierra quitaba sus fatigas; y yo sólo me disponía a sostener la guerra, contra el camino y contra el sufrimiento que sin errar evocará mi mente. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Seguir adelante


Por mí se va hasta la ciudad doliente, por mí se va al eterno sufrimiento, por mí se va a la gente condenada. La justicia movió a mi alto arquitecto. Hízome la divina potestad, el saber sumo y el amor primero. Antes de mí no fue cosa creada sino lo eterno y duro eternamente. Dejad, los que aquí entráis, toda esperanza. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Expectativas


No hay mayor dolor que acordarse de los tiempos felices en la desgracia. La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Desgracia


El buen maestro comenzó a decirme: "Fíjate en ése con la espada en mano, que como el jefe va delante de ellos: Es Homero, el mayor de los poetas; el satírico Horacio luego viene; tercero, Ovidio; y último, Lucano. Y aunque a todos igual que a mí les cuadra el nombre que sonó en aquella voz, me hacen honor, y con esto hacen bien". La divina comedia

Frases de "La divina comedia" (1293) Frases de Honor

Influencias

Autores relacionados

Francesco Petrarca Giovanni Boccaccio Nicolás Maquiavelo

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XIII » Poetas de Italia

Filósofos » Filósofos siglo XIII » Filósofos de Italia

Políticos » Políticos siglo XIII » Políticos de Italia

Dante Alighieri


Poeta, filósofo y pensador político italiano, autor de "Vida nueva" (1274), "La Divina Comedia" (1293) y "El banquete" (1307).

Biografía Dante Alighieri

Dante Alighieri nació en el seno de una familia noble, de madre Gabriella degli Abat y padre Alighiero de Bellincione.

Estudió en su ciudad natal y fue discípulo de Brunetto Latini, quien tiempo más tarde aparecería participando en "Infierno", la primera parte de "La Divina Comedia" (1293).

En 1285 Dante Alighieri tomó parte en el asedio de Poggio di Santa Cecilia, defendido por los aretinos, y dos años más tarde se trasladó a Bolonia.

Durante las luchas políticas que tuvieron lugar en la Italia de esos años, se unió en un principio al bando de los Güelfos, opuestos a los Gibelinos.

En su faceta como político, Dante Alighieri fue miembro del Consejo de los Ciento, y en 1298 participó en la firma del tratado de paz con Arezzo.

En 1301 es enviado en calidad de embajador a Roma, para proponer un tratado de paz, pero el Papa Bonifacio VIII lo retiene para favorecer a la facción de los Güelfos Negros (opuestos a la suya, los Güelfos blancos), los cuales tomaron Florencia y mataron a sus opositores.

Dante Alighieri fue condenado al exilio, al igual que los Güelfos blancos que quedaban, negándoles toda participación en política.

En 1318 el príncipe Guido Novello da Polenta lo invitó a Rávena, donde permaneció hasta su muerte, acaecida cuando regresaba a Rávena de una misión diplomática en Venecia.

Libros destacados

  • La divina comedia (1293)
  • Vida nueva (1274)
  • Rimas (1284)
  • Acerca del habla popular (1303)
  • El banquete (1307)
  • De Monarchia (1310)

Enlaces

Síguenos en