Frases de Clarice Lispector

Voy a contarles un secreto: la vida es mortal. Mantenemos ese secreto en mutismo cada uno frente a sí mismo porque conviene, si no, sería volver cada instante mortal.

Frases de Volver


Siento una claridad tan grande que me anula como persona común y corriente. Es una lucidez vacía, ¿Cómo explicarlo? , algo así como un cálculo matemático perfecto que, sin embargo, no se necesita. Y no entiendo aquello que entiendo.

Frases de Lucidez


Ella mira el mar, es lo que puede hacer. Y su mirada está limitada por la línea del horizonte, es decir, por su incapacidad humana de ver la curvatura de la Tierra.

Frases de Horizonte


(...) Y estaban los dientes, también: casi se podían contar millares de dientes dentro de la raya de la boca, y cada pedacito menor que el otro, y más blanco.

Frases de Dientes


Voy a tomar un baño antes de salir y me perfumaré con un perfume que es un secreto mío. Sólo digo una cosa de él: es agreste y un poco áspero, con una dulzura escondida. Él es.

Frases de Dulzura


Escribo porque me resulta un placer que no puedo traducir. No soy pretenciosa. Escribo para mí, para sentir mi alma hablando y cantando, a veces llorando...

Frases de Placer


El futuro de la tecnología amenaza destruir todo lo que es humano en el hombre, pero la tecnología no alcanza a la locura, y en ella es donde lo humano del hombre se refugia.

Frases de Tecnología


A veces tenía taquicardia: bacanal del corazón. Pero sólo eso, y le sucedía desde joven. En su primer beso, por ejemplo, el corazón se desgobernó. Y fue una cosa buena, en el límite con lo malo.

Frases de Primer beso


Ellos querían gozar de lo prohibido. Querían elogiar la vida y no querían el dolor que es necesario para vivir, para sentir y para amar. Ellos querían sentir la inmortalidad aterradora.

Frases de Inmortalidad


Alguien que me recoja como a un perro humilde, que me abra la puerta, me regañe, me alimente, me quiera severamente como a un perro, eso es lo que quiero, como a un perro, como a un hijo.

Frases de Perro


Oh, cachorro, ¿Dónde está tu alma? ¿Está cerca de tu cuerpo? Yo estoy cerca de mi cuerpo. Y muero lentamente. ¿Qué estoy diciendo? Estoy diciendo amor. Y cerca del amor estamos nosotros.

Frases de Amor


Podía verse el suave aliento húmedo, el aliento brillante y tranquilo que salía de las narinas trémulas extremadamente vivas y temblorosas de los caballos y yeguas en ciertas madrugadas frías.

Frases de Aliento

Contexto histórico

Existencialismo Metafísica Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Clarice Lispector

Autores relacionados

Carlos Drummond de Andrade Fernando Pessoa Joaquim Machado de Assis

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Brasil

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Brasil

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Brasil

Clarice Lispector

Frases de Clarice Lispector

Frases de Clarice Lispector: Escritora, novelista y periodista brasileña, de estilo sumamente innovador, considerada una de las escritoras brasileñas más importantes del siglo XX.

Nombres

SeudónimoTereza Quadros

Biografía Clarice Lispector

Clarice Lispector nace en la aldea de Tchetchelnik (Ucrania), donde los padres se refugiaban, y dos meses después la familia se traslada a la ciudad de Recife, Pernambuco (Brasil).

En 1930, con 10 años de edad, Clarice Lispector pierde a su madre, afectada por una parálisis progresiva, quedando a cargo de su padre.

La familia se traslada a Río de Janeiro en 1934, donde Clarice Lispector termina sus estudios primarios e ingresa a la Facultad Nacional de Derecho en 1939, a la vez que escribía pequeñas contribuciones para periódicos y revistas de la época.

Tras finalizar sus estudios, Clarice Lispector contrae matrimonio con el diplomático brasileño Maury Gurgel Valente, y viaja a Nápoles (Italia) en 1944, durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Durante su estadía en Italia y luego en Suiza y Estados Unidos, Clarice Lispector prestó auxilio en hospitales de la Cruz Roja a soldados brasileños heridos.

Tras breves estadías en Inglaterra y Francia, Clarice Lispector tuvo su primer hijo, llamado Paulo, en Berna (Suiza).

En 1949 la familia retorna a Río de Janeiro, y Clarice Lispector comienza una intensa actividad periodística escribiendo para un periódico local.

En 1952 la familia se traslada a Washington D.

C.

(Estados Unidos) y un año después nace su segundo hijo, Pedro.

En 1959, Clarice Lispector termina la relación con su marido y regresa a Brasil, donde vuelve a la actividad periodística, escribiendo artículos y columnas de opinión en medios locales.

En 1966, Clarice Lispector se duerme con un cigarrillo encendido, provocando un incendia en el dormitorio que destruyó la habitación y le provoca fuertes quemaduras y un daño considerable en su mano derecha.

El accidente repercutió profundamente en su estado de ánimo, y las cicatrices y marcas en el cuerpo le causaron frecuentes depresiones, a pesar del amparo de amigos.

En 1977, un cáncer termina con la vida de Clarice Lispector, la gran escritora brasileña.

Libros destacados

  • La pasión según G.H (1964)
  • La hora de la estrella (1977)
  • Cerca del corazón salvaje (1944)
  • La ciudad sitiada (1949)
  • Lazos de familia (1960)
  • Aprendizaje o El libro de los placeres (1969)

Enlaces

Síguenos en