Frases de Carson McCullers

Sí, el pueblo es lúgubre. En las tardes de agosto la calle está vacía, blanca de polvo, y allá arriba el cielo es brillante como cristal. Nada se mueve. No se oyen voces de niños, sólo el zumbido del molino. Los melocotoneros parece que se tuercen más cada verano, y sus hojas son de un gris apagado y de una levedad enfermiza. La casa de miss Amelia se inclina tanto hacia la derecha que ya es sólo cuestión de tiempo el que se caiga del todo, y la gente tiene cuidado de no pasar por el patio. En el pueblo no se puede comprar buen licor; la destilería más cercana está a ocho millas, y el licor de allí es tan malo que a quienes lo beben les salen en el hígado unas verrugas como puños y caen en peligrosos ensueños interiores. No hay absolutamente nada que hacer en el pueblo: dar la vuelta a la alberca, quedarse dando patadas a un tronco podrido, pensar qué puede uno hacer con la rueda de carro vieja que está a un lado del camino, junto a la iglesia. El alma se pone enferma de aburrimiento. La balada del café triste

Frases de "La balada del café triste" (1951) Frases de Aburrimiento


Ya es cosa sabida que si se escribe un mensaje con zumo de limón en una hoja de papel, no queda rastro de la escritura; pero si se expone el papel al fuego, las letras se vuelven de un color castaño y se puede leer lo escrito. Imaginad que el whisky es el fuego y que el mensaje está oculto en el alma de un hombre; entonces se comprenderá el valor del licor de miss Amelia. Muchas cosas que han pasado sin que se supiera, pensamientos relegados a las profundidades del alma, salen de pronto a la luz y se hacen patentes. Un hilandero que no ha estado pensando toda la semana más que en los telares, la comida, la cama, y otra vez los telares, al llegar el domingo bebe de aquel whisky y tropieza con un lirio silvestre. Y toma el lirio en su mano, se queda contemplando la delicada corola de oro, y de pronto se siente invadido por una ternura tan viva como un dolor. Y un tejedor levanta de pronto la mirada y por primera vez descubre el cielo radiante de una noche de enero, y se siente sobrecogido de temor al pensar en su propia pequeñez. Ésas son las cosas que ocurren cuando un hombre ha bebido el licor de miss Amelia. Podrá sufrir, podrá consumirse de gozo; pero la verdad ha salido a la luz: ha calentado su alma y ha podido ver el mensaje que estaba oculto en ella. La balada del café triste

Frases de "La balada del café triste" (1951) Frases de Borrachera


Pero ¿Qué ocurre con un hombre que sabe? Ve el mundo tal como es y mira miles de años atrás para ver cómo se produce todo. Observa la lenta aglutinación de capital y poder, y cómo ha llegado hoy a su cúspide. Ve América como una casa de locos. Ve cómo los hombres tienen que robar a sus hermanos para poder vivir. Ve cómo los niños se mueren de hambre y las mujeres trabajan sesenta horas por semana para ganarse la comida. Ve a todo ese maldito ejército de parados y los miles de millones de dólares y miles de kilómetros de tierra desperdiciada. Contempla cómo se aproxima la guerra. Contempla cómo cuando la gente sufre tanto se vuelve mala y fea, y algo muere en ella. Pero lo más importante que ve es que todo el sistema del mundo está construido sobre una mentira. Y aunque todo esto es tan evidente como el mismo sol..., los ignorantes han vivido tanto tiempo con esa mentira que ya no son capaces de verla -la roja y perlada vena de la frente de Jake se hinchaba con furia. Agarró el cubo de carbón que estaba junto al hogar y lo descargó sobre el fuego. Se le había dormido un pie, y golpeó con él tan fuertemente el suelo que éste tembló-. He recorrido este lugar. He caminado por todas partes. Les hablé. Traté de explicarles. Pero ¿Qué he conseguido? El corazón es un cazador solitario

Frases de "El corazón es un cazador solitario" (1940) Frases de Capitalismo


Mire, es como si yo fuera dos personas al mismo tiempo. Una de ellas es un hombre instruido. He estado en algunas de las bibliotecas más importantes del país. Leo. Leo continuamente. Leo libros que hablan de la más pura verdad. Ahí en mi maleta, tengo libros de Karl Marx y Thorstein Veblen y escritores así. Los leo una y otra vez, y cuanto más los estudio, más furioso me pongo. Conozco todas y cada una de las palabras impresas en sus páginas. La verdad es que me gustan las palabras: Materialismo dialéctico...Tergiversación jesuítica...-Jake desgranaba las sílabas en su boca con amorosa solemnidad-. Propensión teleológica -el mudo se secó la frente con un pañuelo cuidadosamente doblado -. Pero lo que quiero decir es esto: cuando una persona sabe, y no puede conseguir que los demás comprendan, ¿Qué puede hacer? -Singer se esforzó en coger un vaso de vino, lo llenó hasta el borde y lo puso firmemente en la magullada mano de Jake - emborracharme, ¿Eh? -dijo Jake con una sacudida de su brazo que derramó gotas de vino sobre sus blancos pantalones- ¡Pero escuche! Dondequiera que uno mire, hay mezquindad y corrupción. Esta habitación, esta botella de vino de uvas, estas frutas de la cesta, son todos productos de ganancias y pérdidas. Nadie puede vivir sin prestar su aceptación pasiva a la mezquindad. Alguien tiene que agotarse por completo por cada bocado que comemos y cada pedazo de tela que llevamos puesto...Y nadie parece darse cuenta. Todo el mundo está ciego, mudo, obtuso..., estúpido y mezquino. El corazón es un cazador solitario

Frases de "El corazón es un cazador solitario" (1940) Frases de Mezquindad

Influencias

Autores relacionados

Jerome David Salinger Truman Capote William Faulkner

Carson McCullers

Carson McCullers

Escritora, novelista, poetisa, dramaturga y guionista estadounidense, autora de "El corazón es un cazador solitario" (1940), "Reflejos en un ojo dorado" (1941), "La balada del café triste" (1943) y "Reloj sin manecillas" (1961).

Nombres

RealLula Carson Smith

Biografía Carson McCullers

Carson McCullers nace en una familia de clase media, de madre de familia adinerada y padre importante comerciante joyero y relojero.

Desde los cinco años comienza a recibir clases de piano y a los 15 años su padre le regala su primera máquina de escribir.

A mediados de 1932 Carson McCullers se enferma de una fiebre reumática mal diagnosticada que la hizo estar en cama durante semanas y su recuperación completa le llevó más de un año.

En 1934 se traslada a New York para estudiar piano en la "Juilliard School of Music", aunque nunca asiste y estudia en cambio escritura creativa en la Universidad de Columbia y en el Washington Square College.

Tras conocer al soldado voluntario y aspirante a escritor Reeves McCuller, deja su carrera musical por completo y se decide a ser escritora, adoptando ella el apellido de él para su carrera literaria.

En 1941 la enfermedad vuelve a acechar a Carson McCullers, sufriendo un ataque cerebral que la deja paralizada de un costado.

Tras varios ataques al corazón, con dolores constantes y un grado de invalidez considerable, un cáncer de mama pone fin a su vida.

Carson McCullers es considerada pionera en el tratamiento de temas como el adulterio, la homosexualidad y el racismo.

Libros destacados

  • El corazón es un cazador solitario (1940)
  • La balada del café triste (1951)
  • Reflejos en un ojo dorado (1941)
  • Reloj sin manecillas (1961)
  • Iluminación y fulgor nocturno (1999)
  • Frankie y la boda (1946)

Enlaces

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Estados Unidos

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Estados Unidos

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Estados Unidos

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Estados Unidos

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Estados Unidos

Síguenos en