Frases de Carlos Ruiz Zafón - Página 6

Frases de Carlos Ruiz Zafón (página 6 de 8)

121. El mundo es simplemente un espejo de quienes lo formamos y no es ni más ni menos que lo que hacemos de él entre todos. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Espejo


122. La meritocracia y el clima mediterráneo son incompatibles por necesidad. Es el precio que pagamos por tener el mejor aceite de oliva del mundo, imagino. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Meritocracia


123. El pasado no desaparece, por mucho que se esfuercen los necios en olvidarlo y los embaucadores en falsificarlo para venderlo otra vez como si fuera nuevo. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Desaparecer


124. Es usted una caja de sorpresa... De esas que uno mejor no abre, no vaya a ser que descubra la sorpresa que esconden. -Sabia decisión. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Sorpresa


125. No creas todo lo que vean tus ojos... La imagen de la realidad que nos brindan nuestros ojos es sólo una ilusión, un efecto óptico. "Las luces de septiembre" (1995)

Efecto


126. Imagino que algunas personas, como ciertos juguetes, a veces nacen con una tara de origen. De algún modo, eso nos convierte a todos en juguetes rotos. "Las luces de septiembre" (1995)

Juguete


127. La mayoría de nosotros tenemos la dicha o la desgracia de ver cómo la vida se desmorona poco a poco, sin que nos demos cuenta... "La sombra del viento" (2001)

Dicha


128. El aprender a diferenciar entre por qué hace uno las cosas y por qué dice hacerlas es el primer paso para comenzar a conocerse a uno mismo. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Autoconocimiento


129. A veces, cuando los dioses no miran y el destino se pierde por el camino, incluso la buena gente tiene un poco de suerte en la vida. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Suerte


130. Un año es mucho para los tiempos que corren. Estos días la gente olvida rápido. Es como un virus, pero que ayuda a sobrevivir. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Virus


131. Quisiera que mi última memoria fuese la de aquel amanecer en la playa y descubrir que todo este tiempo no ha sido más que una larga pesadilla. "Las luces de septiembre" (1995)

Pesadilla


132. Lo difícil no es ganar dinero sin más -se lamentaba-. Lo difícil es ganarlo haciendo algo a lo que valga la pena dedicarle la vida. "La sombra del viento" (2001)

Ganar


133. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. "La sombra del viento" (2001)

Libro


134. Sé que me esperarás y sé que te reconoceré entre la gente, como te reconocería aunque hubiesen pasado mil años. Lo sé desde hace tiempo. "Las luces de septiembre" (1995)

Reconocer


135. La muerte tiene estas cosas: a todo el mundo le despierta la sensiblería. Frente a un ataúd, todos vemos solo lo bueno, o lo que queremos ver. "La sombra del viento" (2001)

Ataúd


136. ¿Sabe el loco que está loco? ¿O los locos son los demás, que se empeñan en convencerle de su sinrazón para salvaguardar su existencia de quimeras? "La sombra del viento" (2001)

Quimera


137. ¿Qué clase de ciencia es ésa, capaz de poner un hombre en la luna pero incapaz de poner un pedazo de pan en la mesa de cada ser humano? "Marina" (1999)

Mesa


138. Aquí, cuando las personas pierden el juicio, que es a menudo, son capaces de pegarse un tiro en el pie si creen que así dejarán cojo al vecino. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Juicio


139. Todo crimen es como una cebolla: hay que cortar a través de muchas capas para ver qué esconde y por el camino hay que derramar unas cuantas lágrimas. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Crimen


140. Una leyenda es una mentira pergeñada para explicar una verdad universal. Los lugares donde la mentira y el espejismo envenenan la tierra son particularmente fértiles para su cultivo. "El laberinto de los espíritus" (2016)

Leyenda


141. Cuando todo el mundo se empeña en pintar a alguien como un monstruo, una de dos: o era un santo, o se están callando de la misa la media. "La sombra del viento" (2001)

Monstruo


142. Este mundo no se morirá de una bomba atómica como dicen los diarios, se morirá de risa, de banalidad, haciendo un chiste de todo, y además un chiste malo. "La sombra del viento" (2001)

Bomba atómica


143. Las palabras con que se envenena el corazón de un hijo, por mezquindad o por ignorancia, se quedan enquistadas en la memoria y tarde o temprano le queman el alma. "La sombra del viento" (2001)

Mezquindad


144. (...) Como quien escapa a través de las páginas de una novela, porque aquellos a quienes necesitamos amar son sólo sombras que viven en el alma de un extraño. "La sombra del viento" (2001)

Páginas

Autores relacionados

Arturo Pérez-Reverte Gabriel García Márquez Ildefonso Falcones Isabel Allende Ken Follett

Síguenos