Frases de Carlos Monsiváis - Página 3

Frases de Carlos Monsiváis (página 3 de 4)

49. La economía subterránea desborda las aceras, y hace del tianguis la subsistencia de la calle. "Los rituales del caos" (1995)

Subsistencia


50. Ante la cámara, se suspende la indiferencia. Es el tótem, es la Máquina Inmortalizadora... "Los rituales del caos" (1995)

Cámara


51. La parodia de una parodia da como resultado una abstracción: el eterno retorno al punto de partida. "Autoayúdate que Dios te ayudará" (2011)

Parodia


52. A ver quién se cansa primero, si ustedes con su sociedad civil, o nosotros con el poder. "Autoayúdate que Dios te ayudará" (2011)

Poder político


53. Lástima que cada gobierno tarde seis años en enterarse de lo que pasó en su sexenio. "Autoayúdate que Dios te ayudará" (2011)

Gobierno


54. Somos tantos que ya ninguna creencia, ni la más oscura y extraviada, podrá estar sola un minuto siquiera. "Los rituales del caos" (1995)

Creencia


55. El Metro es la imagen del mundo felizmente suspendido entre la estación Génesis y la estación Apocalipsis. "Autoayúdate que Dios te ayudará" (2011)

Metro


56. Se vive sólo una vez y nuestros padres hicieron muy mal en educarnos en las tradiciones de la escasez. "Autoayúdate que Dios te ayudará" (2011)

Escasez


57. La política es el arte de vender simultáneamente el gozo de la estabilidad y la paranoia ante el caos. "Los rituales del caos" (1995)

Política


58. México es la ciudad donde lo invivible tiene sus compensaciones, la primera de ellas el nuevo status de la sobrevivencia. "Los rituales del caos" (1995)

Ciudad de México


59. El paso más prometedor en la trayectoria errátil pero firme de la humanidad es el conocimiento generalizado de los deportes. "Los rituales del caos" (1995)

Deporte


60. Si un acto público de cualquier índole quiere sobrevivir en esta época, deberá, irremisiblemente, adoptar las características del control remoto. "Los rituales del caos" (1995)

Acto


61. ¿Qué es una mentalidad apocalíptica? Hasta donde veo, lo antagónico a lo que se observa en la Ciudad de México. "Los rituales del caos" (1995)

Ciudad de México


62. La "grandeza sentimental" se mueve entre dos polos que son uno solo: la inmanencia de la familia y la exaltación del macho. "Autoayúdate que Dios te ayudará" (2011)

Macho


63. ¿Por qué me sucede todo esto? Porque soy mexicano. ¿Y cómo me entero de que soy mexicano? Porque me sucede todo esto. "Autoayúdate que Dios te ayudará" (2011)

Mexicana


64. El insomnio no es buen consejero. Lo único que permite ver con claridad son las consecuencias de la falta de sueño, y esa obviedad nulifica pensamientos y sentimientos. "Los rituales del caos" (1995)

Insomnio


65. ¿Hasta qué punto es responsable de sus actos una persona abandonada, sin recursos ni capacidad específica, enloquecida por los malos tratos, la indiferencia y la imposibilidad de alimentar a los suyos?

Indiferencia


66. "El fútbol es una ciencia", asegura, "es la verificación empírica de los modos correctos de usar el balón, que significan el triunfo de una nación sobre las demás". "Los rituales del caos" (1995)

Fútbol


67. Cada ciudad con 800 mil o un millón de habitantes, genera su propia zona prescindible, compuesta por esa "gente sin oficio ni beneficio", en el filo de la navaja entre la sobrevivencia y el delito.

Delitos


68. La pelea no tiene mucho interés, al decir de los expertos. Pero el país goza de uno de esos ratos de esparcimiento en los cuales vuelve a ser, por un instante, la Nación. "Los rituales del caos" (1995)

Nación


69. Las diferencias entre software y hardware. Las computadoras personales. La tecnología innovadora. Los microprocesadores. Los giros dinámicos de las empresas. La comunicación computarizada. El mundo es de la tecnología, y la computación es la nueva Religión del Éxito. "Los rituales del caos" (1995)

Computación


70. México es la ciudad en donde lo insólito sería que un acto, el que fuera, fracasase por inasistencia. Público es lo que abunda, y en la capital, a falta de cielos límpidos, se tienen, y a raudales, habitantes, espectadores, automovilistas, peatones. "Los rituales del caos" (1995)

Ciudad de México


71. La televisión en nuestros días, centro de las creencias y las idolatrías inexplicables, ni es creyente ni deja de serlo, es el precipitarse de imágenes que se disuelven en la indiferenciación, es la rutina que de pronto adquiere visos de zarza ardiente. "Los rituales del caos" (1995)

Televisión


72. Si algo le queda al nacionalismo es su condición pop. No popular, algo ya más bien anacrónico a fuerza de lo sentimental, sino pop, con el acento en el perfil publicitario, en los mensajes subliminales, en ese "barullo de las estaciones" que es la moda. "Los rituales del caos" (1995)

Nacionalismo

Autores relacionados

Carlos Fuentes José Emilio Pacheco Octavio Paz Salvador Novo