Frases de Carlos Fuentes - Página 8

01. Dime. ¿Por qué supe, en cuanto te vi, que ya no iba a importar nada más? Sabes: me dije que en ese mismo momento tenía que decidirme. Que si tú pasabas de largo, perdería toda mi vida. "La muerte de Artemio Cruz" (1962)

+ Frases de Creer en el amor + Pensamientos de "La muerte de Artemio Cruz"


02. Lo que nos une a judíos y palestinos es el dolor, no la violencia. Cada uno mira al otro sin reconocer más que su propio sufrimiento en los ojos del enemigo. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Dolor + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


03. El Medio Oriente es una geografía apasionada -murmuró-, y basta entrar a ella para compartir sus pasiones, incluyendo la violencia. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Pasiones + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


04. La violencia del Occidente moderno se diferencia de todas las demás porque no es espontánea, sino rigurosamente programada. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Violencia + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


05. El medio decisivo de la política es la violencia. Y como todos, personalmente, poseemos una dosis más o menos amaestrada de violencia, el encuentro es fatal; la historia se convierte en justificación de nuestra violencia escondida. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Justificación + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


06. Cortés convirtió a Malintzin dos veces: primero al amor; en seguida al cristianismo. Fue bautizada Marina. El pueblo la llama Malinche, nombre de la traición, voz que reveló a los españoles las ocultas debilidades del imperio azteca y permitió a quinientos aventureros ávidos de oro conquistar una nación cinco veces más grande que España. La pequeña voz de la mujer derrotó a la gran voz del emperador. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Imperio + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


07. (...) Pero ahora se sintió liberado del peso de la ciudad de México cada vez más fea, estrangulada en su gigantismo mussoliniano, encerrada en sus opciones inhumanas: el mármol o el polvo, el encierro aséptico o la intemperie gangrenosa. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Ciudad de México + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


08. La primera regla de una política tan barroca como la mexicana es la siguiente: ¿Para qué hacer las cosas fáciles si se pueden hacer complicadas? De allí la segunda regla: ¿Para qué hacer las cosas bien si se pueden hacer mal? Y la tercera, que es el corolario perfecto: ¿Para qué ganar si podemos perder? "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Mexicana + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


09. Una ciencia abstracta, triste y finalmente inocua cuando revelaba su verdadera naturaleza: la economía es la opinión personal convertida en norma dogmática, la única opinión que se sirve de números para imponerse. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Economía + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


10. Valéry dijo que las civilizaciones son mortales. No es cierto. Son los poderes los que mueren. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Mortales + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


11. ¿Se habría enterado Félix, durante esta extraña semana de su vida, que todos los desplazamientos jamás nos alejan del hospedaje de nosotros mismos y que ningún enemigo externo es peor que el que ya nos habita? "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Enemigo + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"


12. La muerte de todos empieza a los veinte años. "La cabeza de la hidra" (1978)

+ Frases de Años + Pensamientos de "La cabeza de la hidra"

Influencias

Autores relacionados

Gabriel García Márquez Juan Rulfo Julio Cortázar Mario Vargas Llosa Octavio Paz

Carlos Fuentes


Escritor, ensayista y novelista mexicano nacido en Panamá, autor de "La muerte de Artemio Cruz" (1962), "Aura" (1962), "Cambio de piel" (1967), "Terra Nostra" (1975), "El naranjo" (1994) y "La silla del Águila" (2003).

Sobre Carlos Fuentes

Hijo de un diplomático de carrera, Carlos Fuentes nació en la embajada de México en Panamá y tuvo una infancia cosmopolita debido al trabajo de su padre, viviendo en Panamá, Quito (Ecuador), Montevideo (Uruguay) y Río de Janeiro (Brasil) entre 1928 y 1934.

Tiempo después se trasladan a Estados Unidos y cursa sus estudios primarios en la escuela "Henry D.

Cooke" de Washington DC, vacacionando en México DF para no perder la lengua castellana.

En 1940, Carlos Fuentes se traslada a Chile primero y Argentina después, viviendo la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) con profunda sensibilidad.

En 1944 se traslada con su madre a México, donde termina sus estudios secundarios e ingresa a la Universidad de México para estudiar leyes, abandonando tiempo después.

En 1950, Carlos Fuentes viaja a distintos países de Europa y trabaja como secretario de un miembro mexicano de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU.

Vuelve a México en 1952 y reingresa a la Facultad de Derecho y un año después ocupa el cargo de secretario de prensa del Centro de Información de las Naciones Unidas.

Carlos Fuentes junto a Emmanuel Carballo funda y edita la Revista Mexicana de Literatura en 1955.

Tiempo después viaja nuevamente a Europa viviendo en Venecia (Italia), Londres (Inglaterra) y París (Francia).

En 1971 recibe un gran golpe con la muerte de su padre y pasa un tiempo alejado de la escritura.

Acepta el nombramiento de embajador de México en Francia como homenaje a la memoria de su padre en 1975, renunciando dos años después en protesta por el nombramiento del ex presidente Díaz Ordaz como primer embajador de México en España.

En 1983, Carlos Fuentes recibe el doctorado de la Universidad de Harvard y un año después el Premio Nacional de Literatura de México.

Los viajes y estadías en otros países continúan desde 1986, recibiendo numerosas distinciones y premios y conservando siempre la base y plataforma cultural mexicana.

Libros destacados

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de México

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de México

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de México

Síguenos