Frases de Boris Vian

Él, tan apacible y tranquilo de ordinario, había visto evaporarse en el aire tanto sus buenos principios como su mansedumbre. El Lobo Hombre

Frases de "El Lobo Hombre" (1952) Frases de Principios


El cielo se embaldosaba de nubes amarillentas y de mal aspecto. Hacía frío. A lo lejos, el mar empezaba a cantar en un tono desagradable. El arrancacorazones

Frases de "El arrancacorazones" (1953) Frases de Nubes


¿Tienes miedo de que me sienta decepcionado cuando lo haya olvidado todo? Es preferible sentirse decepcionado que seguir esperando en el vacío. La hierba roja

Frases de "La hierba roja" (1950) Frases de Miedo


Soy responsable de ellos. Dependen de mí. Son mis hijos. Debo hacer todo cuanto esté en mi mano para evitar las incontables calamidades que los acechan. El arrancacorazones

Frases de "El arrancacorazones" (1953) Frases de Responsable


Sólo se es libre cuando no se desea nada, y un ser perfectamente libre no debería desear nada. Y como yo no deseo nada, llego a la conclusión de que soy libre. El arrancacorazones

Frases de "El arrancacorazones" (1953) Frases de Libre


Toda la fuerza de las páginas de demostración que siguen procede del hecho de que la historia es enteramente verdadera, ya que me la he inventado yo de cabo a rabo. La espuma de los días

Frases de "La espuma de los días" (1947) Frases de Hecho


No se queda uno porque quiera a alguien: dejamos de irnos si no detestamos a nadie, y nos vamos cuando odiamos. Sólo lo desagradable nos mueve a obrar. Somos cobardes. El arrancacorazones

Frases de "El arrancacorazones" (1953) Frases de Desagradable


A lo largo de las aceras brotaban flores verdes y azules, y la savia serpenteaba alrededor de sus frágiles tallos, haciendo un ligero mido húmedo como el beso de un caracol. La espuma de los días

Frases de "La espuma de los días" (1947) Frases de Caracol


Los ratones no parecían especialmente molestos por este cambio, a excepción del ratón gris de los bigotes negros, cuyo aspecto de profundo malestar llamaba la atención en seguida. La espuma de los días

Frases de "La espuma de los días" (1947) Frases de Ratón


Todo alrededor del altar había flores. Le gustaba la música que estaban tocando en ese momento. Vio al Religioso delante de sí y reconoció su aspecto. Entonces, cerró suave los ojos, se inclinó un poco hacia adelante y dijo: "Sí". La espuma de los días

Frases de "La espuma de los días" (1947) Frases de Altar


(...) De repente, ante los viajeros, apareció una colina. El automóvil la abordó como una tromba. Llovía a cántaros. Los relámpagos enviscaban el cielo con pegajosos resplandores. La colina, creciendo paulatinamente, se convirtió en montaña. El Lobo Hombre

Frases de "El Lobo Hombre" (1952) Frases de Relámpagos


A medida que pasaban los subvertigueros les rompían en la cabeza globitos de cristal muy delgado llenos de agua lustral y les hincaban en los cabellos bastoncillos de incienso encendidos que ardían con llama amarilla en los hombres y violeta en las mujeres. La espuma de los días

Frases de "La espuma de los días" (1947) Frases de Incienso

Contexto histórico

Existencialismo Gran depresión Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Boris Vian

Autores relacionados

Georges Brassens

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Francia

Ingenieros » Ingenieros siglo XX » Ingenieros de Francia

Músicos » Músicos siglo XX » Músicos de Francia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Francia

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Francia

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Francia

Boris Vian

Frases de Boris Vian

Frases de Boris Vian: Novelista, dramaturgo, poeta, periodista, ingeniero y músico de jazz francés, autor de "Escupiré sobre vuestra tumba" (1946), "La espuma de los días" (1947), "El Lobo Hombre" (1952) y "El arrancacorazones" (1953).

Nombres

HeterónimoBoriso Viana, Vernon Sullivan

Biografía Boris Vian

Boris Vian nace en el seno de una familia de clase media, de padre rentista y traductor Paul y madre pianista Yvonne Ramenez, aficionada a la ópera.

Tras el crack económico de 1929 que llevaría a la Gran Depresión (1930), la situación financiera de la familia empeoró, teniendo que mudarse en reiteradas oportunidades entre 1929 y 1932.

En 1932 padeció un ataque de fiebre reumática y poco después fiebre tifoidea, que le provocaron una dolencia cardíaca que condicionó su salud durante toda su vida.

Entre 1933 y 1937 curso sus estudios secundarios en la escuela "Lycée Hoche", mientras paralelamente participaba en una orquesta amateur de jazz junto a sus hermanos, tocando en el "Hot Club de France".

Ingresó luego al Liceo Condorcet, estudiando matemáticas, filosofía y lenguas latinas y tiempo después siguió la carrera de Ingeniería en la Escuela central París (École centrale Paris), obteniendo su título con honores en 1942.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Boris Vian fue convocado como soldado pero dado su delicado estado de salud, quedó eximido.

En 1946 publicó su primera novela, "Escupiré sobre vuestra tumba", usando el seudónimo "Vernon Sullivan", mientras que su nombre real figuraba como traductor de la obra.

Posteriormente Boris Vian ubicó varias obras más con la misma modalidad, de gran éxito aunque censuradas por su contenido violento hasta que finalmente y tras varios juicios reconoció su autoría, hecho que ofendió a la crítica e hizo que a partir de ese momento recibiera ataques continuos durante toda su carrera.

Alrededor de 1950 dejó definitivamente su profesión de ingeniero para dedicarse a sus otras actividades, publicando "La espuma de los días" (1947), y "La hierba roja" (1950).

En 1955 asume como director artístico de la discográfica Philips, y ese mismo año padece un edema pulmonar, que se volvería a repetir tiempo después.

Tras participar en películas y realizar varios guiones, Boris Vian sufre una muerte súbita debido a causas cardiacas en la butaca del cine "Le Petit Marbeuf" donde estrenaban la versión cinematográfica de su primera novela.

Libros destacados

  • La espuma de los días (1947)
  • La hierba roja (1950)
  • Escupiré sobre vuestra tumba (1946)
  • El otoño en Pekín (1947)
  • El Lobo Hombre (1952)
  • Vercoquin y el pláncton (1943)

Enlaces

Síguenos en