Frases de Boris Cyrulnik

El desarrollo que debilita el alma y, en caso de desgracia, permite que se origine un síndrome traumático está determinado por un aislamiento sensorial y una dificultad para verbalizar, que son anteriores al trauma. Eso explica por qué, en una situación de horror, quienes han adquirido seguridad y han aprendido a comunicarse están menos traumatizados. Sálvate, la vida te espera

Frases de "Sálvate, la vida te espera" (2012) Frases de Dificultad


La muerte de mis padres no fue para mí un hecho memorable. Estaban allí, y luego dejaron de estarlo. No conservo la huella de su muerte, pero su desaparición me marcó. ¿Cómo se puede vivir con ellos y luego, de repente, sin ellos? No se trata de un sufrimiento; en el desierto no se sufre, sencillamente se muere. Sálvate, la vida te espera

Frases de "Sálvate, la vida te espera" (2012) Frases de Desaparición


Después de la Segunda Guerra Mundial se hizo callar a los deportados. Sus discursos incongruentes podían dañar la fiesta y alterar el alegre renacimiento de la nación francesa. Su testimonio habría arruinado la esperanza. Tanto es así que más tarde, en 1971, al profesor Faurisson no le costó mucho trabajo hacer aceptar en su universidad la tesis negacionista que prosigue, en la memoria, el exterminio. La maravilla del dolor

Frases de "La maravilla del dolor" (1998) Frases de Exterminio


En los años de la guerra, la indiferencia me había protegido del trauma. Como no tenía a nadie por quien vivir, no temía a la muerte. Los adultos hablaban de mi valor o de la fuerza de mi carácter. En el fondo, yo sabía que mi muerte no haría sufrir a nadie, que mi desaparición no dejaría ningún vacío. Sálvate, la vida te espera

Frases de "Sálvate, la vida te espera" (2012) Frases de Desaparición


¿La creatividad sería hija del sufrimiento? ¿El tormento no es un alimento de la obra de arte? Se cuenta que un joven interrogó a André Gide: "¿Cómo debo hacer para llegar a ser un escritor?" "Vaya a la fábrica", le respondió el maestro. La felicidad no da más que páginas blancas. Pero triunfar en una prueba puede dar para un capítulo, tal vez para una obra. La maravilla del dolor

Frases de "La maravilla del dolor" (1998) Frases de Triunfar


La historización es un proceso que cura y que es necesario para la construcción de toda identidad individual o colectiva. Haciendo el relato de mi historia íntima, sé quién soy, cómo reacciono, lo que amo y aquello de lo que soy capaz. Sabemos quiénes somos, lo que caracteriza nuestro grupo o nuestra nación, haciendo el relato de los hombres que admiramos, contando nuestras maravillosas victorias y nuestras dolorosas revanchas. La maravilla del dolor

Frases de "La maravilla del dolor" (1998) Frases de Inconsciente colectivo


Señora Yoprimera se casó con Señor Ellaprimera y todo el mundo admiraba esa pareja unida, hasta el día en el que el señor tuvo un lapsus trágico cuando sostenía que con su pareja no tenía ningún problema. Dijo: "Mi mujer y yo, nos respetamos. Ella hace lo que quiere. Y yo hago lo que ella quiere". Después de esa revelación involuntaria un silencio larguísimo se hizo. El amor que nos cura

Frases de "El amor que nos cura" (2004) Frases de Señor


Cuando Baudelaire, campeón del oxímoron, escribe: "cada instante te devora un pedazo de delicia... Me has dado tu fango y yo lo he vuelto oro", define perfectamente la alquimia del dolor, el encuentro necesario que provoca la metamorfosis de los grandes maltratados. No tienen por qué escoger entre la tesis y la antítesis, ¡Son heridos y punto! Sólo les queda adaptarse y ser felices a pesar de todo, si pueden, en el fango y el dolor: "¡Oh, fangosa grandeza! Sublime ignominia". La maravilla del dolor

Frases de "La maravilla del dolor" (1998) Frases de Metamorfosis


La madurez precoz no es un signo de buen desarrollo; más bien es una prueba de seriedad anormal en un niño. Los adultos se equivocan cuando creen que el niño ha madurado muy pronto. No es la experiencia, es una pérdida de vitalidad. Bajo el efecto del trauma, los niños se apagan y los adultos admiran su "madurez". Creerán que es un contrasentido. El niño abatido no juega y trata de dar una forma verbal a su abatimiento. Sálvate, la vida te espera

Frases de "Sálvate, la vida te espera" (2012) Frases de Madurez


En la memoria sana, la representación de uno mismo cuenta la manera de vivir que nos permite ser felices. En la memoria traumática, un desgarro increíble fija la imagen pasada y enturbia el pensamiento. Sálvate, la vida te espera

Frases de "Sálvate, la vida te espera" (2012) Frases de Memoria traumática


Desde muy joven me atraía la duda que ofrece el placer de no someterse al discurso común, pero que a la vez priva del placer de someterse al discurso común. Pensar por uno mismo es una gran satisfacción. Qué pena que este esfuerzo nos prive de la alegría de sentirse apoyado por un mito susceptible de ser compartido. Nos sentimos mal cuando tenemos que elegir entre la felicidad en la servidumbre que nos da seguridad y el placer de seguir un camino personal que nos aísla. Sálvate, la vida te espera

Frases de "Sálvate, la vida te espera" (2012) Frases de Adoctrinado


La historia de la palabra "temperamento" siempre ha tenido una connotación biológica, incluso en la época en que la biología aún no existía. Hipócrates, hace 2500 años, declaraba que el funcionamiento de un organismo se explicaba por la mezcla en proporciones variables de los cuatro humores -la sangre, la linfa, la bilis rubia y la bilis negra-, moderadores, cada uno de ellos, de los demás. Esta visión de un hombre movido por los humores ha tenido tal éxito que ha terminado por impedir cualquier otra concepción de la máquina humana. Los patitos feos

Frases de "Los patitos feos" (2001) Frases de Temperamento

Autores relacionados

Álex Rovira

Boris Cyrulnik

Boris Cyrulnik

Escritor, neurólogo, psiquiatra y profesor francés, divulgador del concepto de "resiliencia" y autor de "La maravilla del dolor" (1998), "Los patitos feos" (2001), "El murmullo de los fantasmas" (2003), "El amor que nos cura" (2004).

Nombres

SeudónimoJean Laborde

Biografía Boris Cyrulnik

Boris Cyrulnik nace en el seno de una familia de inmigrantes judíos, de padre ruso y madre polaca que llegaron a Francia en 1930.

Durante la ocupación alemana de Francia en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) en 1942, los padres lo dejaron en una pensión para evitar ser detenido por los alemanes.

Tras pasar por la Asistencia Pública francesa, ser adoptado por una institutriz bordelesa y llevado a una sinagoga de Burdeos por la policía francesa, Boris Cyrulnik cambia su nombre por Jean Laborde y comienza a trabajar como mozo.

Finalizada la guerra y huérfano, dado que sus padres fueron deportados y murieron en manos del nazismo, una tía en París lo encuentra y se hace cargo de él.

Boris Cyrulnik estudia la escuela "Collège-lycée Jacques-Decour", medicina en la Facultad de Medicina de París y más tarde psicoanálisis y neuropsiquiatría, investigando profundamente el concepto de "resiliencia".

Sus investigaciones le permitieron desarrollar el concepto de "resiliencia" y aportar precisiones al término "oxímoron".

Destacan en la bibliografía de Boris Cyrulnik los libros "La maravilla del dolor" (1998), "Los patitos feos" (2001), "El murmullo de los fantasmas" (2003), "El amor que nos cura" (2004).

Libros destacados

  • Los alimentos afectivos (1993)
  • La maravilla del dolor (1998)
  • Los patitos feos (2001)
  • El murmullo de los fantasmas (2003)
  • El amor que nos cura (2004)
  • Autobiografía de un espantapájaros (2008)

Libros de Boris Cyrulnik »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Francia

Neurólogos » Neurólogos siglo XX » Neurólogos de Francia

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Francia

Psiquiatras » Psiquiatras siglo XX » Psiquiatras de Francia

Síguenos en