Frases de Bohumil Hrabal

(...) Pero a mí no me gustaba, cuando se arremangaba las faldas enseñaba unas piernas llenas de grasa y protuberancias, como sacos, las piernas han de ser bonitas, tanto Kamilka como Líba tienen unas piernas delgadas y un cuerpecito magnífico del que incluso Batista estaría satisfecho, porque son la garantía de la felicidad conyugal. 1, Las desventuras del viejo Werther

"Las desventuras del viejo Werther" (1994) Frases de "Las desventuras del viejo Werther" (1994) Frases de Faldas


Para algunas personas el matrimonio significa mucho, es una especie de prostitución legalizada, como escribe en su libro el señor Batista, cuando la mujer no complace al hombre, o él a ella, no se va a ningún lado, pero una cara bonita y un cuerpo bien hecho son la garantía de la felicidad conyugal. 1, Las desventuras del viejo Werther

"Las desventuras del viejo Werther" (1994) Frases de "Las desventuras del viejo Werther" (1994) Frases de Matrimonio feliz


En una ocasión tuve que llevar unas cabras, atadas a una carretilla, a un carnicero, dos cabritillos brincaban a mi alrededor, y la cabra me lamía las manos; cuando me senté a descansar en medio de los campos, los cabritillos me lamían y yo lloraba... Aquello era imposible... ¿Un carnicero y yo, amante del Renacimiento europeo? 1, Clases de baile para mayores

"Clases de baile para mayores" (1964) Frases de "Clases de baile para mayores" (1964) Frases de Carnicero


Todo lo que he visto en este mundo está animado simultáneamente por un movimiento de vaivén, todo avanza y retrocede, como el fuelle de una fragua, como el cilindro de mi prensa cuando pulso el botón verde y el rojo, todo va y viene, oscila en su propio contrario y por eso nada en este mundo anda cojo. 5, Una soledad demasiado ruidosa

"Una soledad demasiado ruidosa" (1977) Frases de "Una soledad demasiado ruidosa" (1977) Frases de Prensa


Ya no me tomaba en serio a mí mismo, me reía de mí mismo, ya era autosuficiente hasta el punto que la gente empezaba a molestarme, sentía que podía comunicarme sólo conmigo mismo, que yo era mi compañía más grata, mi alter ego era mi inspirador y educador personal, con el que cada vez me gustaba más entablar conversación. Cómo me convertí en millonario, Yo, que he servido al rey de Inglaterra

"Yo, que he servido al rey de Inglaterra" (1971) Frases de "Yo, que he servido al rey de Inglaterra" (1971) Frases de Autónomo


¿Qué tal se está aquí en invierno?, pregunté. El viejo contestó, mal, nos comimos la cabra, más tarde el perro y después el gato, y alzó el brazo con tres dedos levantados para hacer el juramento, aquí, durante tres meses no vino ni un alma... Y la nieve nos enterró... La viejecita repetía llorando, la nieve nos enterró... Y acabaron sumidos en el llanto. Cómo me convertí en millonario, Yo, que he servido al rey de Inglaterra

"Yo, que he servido al rey de Inglaterra" (1971) Frases de "Yo, que he servido al rey de Inglaterra" (1971) Frases de Nieve


Me he apaciguado tanto que trabajo con mayor afán que ayer, trabajo maquinalmente y eso me permite volver en pensamientos a mi juventud, cuando cada sábado me planchaba los pantalones y me lustraba los zapatos, mimándolos, me limpiaba incluso la suela porque los jóvenes son amantes de la limpieza, se preocupan de la imagen mental que tienen de sí mismos y esta imagen se puede mejorar. 3, Una soledad demasiado ruidosa

"Una soledad demasiado ruidosa" (1977) Frases de "Una soledad demasiado ruidosa" (1977) Frases de Poder de la imagen


Pero para entonces ya había comprendido que aquellas jóvenes nadadoras embarazadas, que llevaban niños en las entrañas, no me consideraban más que un criado, menos que un criado, aunque llevara frac, yo para ellas no era más que aire, simplemente una percha ante la cual no tenían que avergonzarse, un sirviente, un bufón, un enano como los que solían tener las reinas. Y no había manera de encontrar la cabeza, Yo, que he servido al rey de Inglaterra

"Yo, que he servido al rey de Inglaterra" (1971) Frases de "Yo, que he servido al rey de Inglaterra" (1971) Frases de Sirviente


Cuando leo, de hecho no leo, sino que tomo una frase bella en el pico y la chupo como un caramelo, la sorbo como una copita de licor, la saboreo hasta que, como el alcohol, se disuelve en mí, la saboreo durante tanto tiempo que acaba no sólo penetrando mi cerebro y mi corazón, sino que circula por mis venas hasta las raíces mismas de los vasos sanguíneos. 1, Una soledad demasiado ruidosa

"Una soledad demasiado ruidosa" (1977) Frases de "Una soledad demasiado ruidosa" (1977) Frases de Caramelo


En esas visitas a los subsuelos, a las cloacas, a las alcantarillas, a las depuradoras, encuentro siempre la calma; ilustrado a pesar de mí mismo, tiemblo y me quedo boquiabierto cuando Hegel me enseña que la única cosa aterradora es lo fosilizado, rígido y moribundo y, en cambio, la única cosa satisfactoria es cuando un individuo o, mejor dicho, toda la sociedad, consiguen rejuvenecerse en la lucha, conquistar su derecho a una nueva vida. 3, Una soledad demasiado ruidosa

"Una soledad demasiado ruidosa" (1977) Frases de "Una soledad demasiado ruidosa" (1977) Frases de Progreso social


Y yo, señoritas, les digo estas cosas para que sepan qué es la pasión y qué un simple exceso, hay pasión cuando uno quiere alguna cosa, y si no la consigue, se vuelve medio loco, mientras que el exceso, o mejor dicho, el desenfreno, es cuando se quiere conseguir algo, aunque te cueste la vida, como el amor, el tabaco, y por otro lado la pasión está bien, pero los excesos perjudican... 1, Las desventuras del viejo Werther

"Las desventuras del viejo Werther" (1994) Frases de "Las desventuras del viejo Werther" (1994) Frases de Cuando se quiere


Los nobles eran viciosos porque se lo podían permitir y además tenían el sentido del arte y de la cultura, aprendían lo necesario para embrutecer a la gente por el trono y el altar, y Batista nos enseñó que el instinto sexual se despierta en la edad adulta, cuando un hombre ama a una mujer aunque ésta no sea bonita, siente amor, mientras que los que buscan mujeres guapas, sienten pasión. 2, Las desventuras del viejo Werther

"Las desventuras del viejo Werther" (1994) Frases de "Las desventuras del viejo Werther" (1994) Frases de Sexual

Contexto histórico

Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Bohumil Hrabal

Autores relacionados

Milan Kundera

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de República Checa

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de República Checa

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de República Checa

Bohumil Hrabal


Frases de Bohumil Hrabal: Escritor, poeta y novelista checo, autor de "Trenes rigurosamente vigilados" (1964), "Yo, que he servido al rey de Inglaterra" (1971), "Una soledad demasiado ruidosa" (1977) y "Bodas en casa" (1986).

Nombres

RealBohumil Frantisek Kilián

Biografía Bohumil Hrabal

Bohumil Hrabal nace en Brno, la segunda ciudad más grande de la República Checa, hijo de Marie Božena Kiliánová (1894-1970), madre soltera.

En 1917 su madre se casa con Frantisek Hrabal y en 1919 la familia se traslada a Nymburk, una pqueña ciudad a orillas del río Mrlina en el Elba.

Bohumil Hrabal asiste a la escuela primaria de Nymburk y luego continúa su educación en una escuela secundaria técnica.

En 1935 comienza sus estudios de Derecho en la Universidad Carolina de Praga, que debe interrumpir durante la ocupación nazi de Checoslovaquia en febrero de 1939.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Bohumil Hrabal trabaja en diferentes oficios, entre ellos empleado ferroviario, cartero y obrero metalúrgico.

Tiempo después se traslada a Praga y conoce a Eliska Plevová, con quien se casa en 1956 y comienza a dedicarse a la literatura.

En 1997 Bohumil Hrabal cae por una ventana del quinto piso del Hospital Bulovka tratando de alimentar a las palomas y fallece en el acto.

Es considerado uno de los más grandes escritores checos del siglo XX, junto a Jaroslav Hasek, Milan Kundera y Karel Capek.

Libros destacados

Libros de Bohumil Hrabal »

Enlaces

Síguenos en