Frases de Arthur Schnitzler

Lo que determina el ambiente de un país siempre es por fuerza la política, no la ciencia ni las artes. La política es un proceso continuo, que pende constantemente sobre nuestra cabeza como el horizonte; está ahí, queramos verlo o no, igual que está ahí el clima, aunque no haga frío ni amenace tormenta.

Frases de Clima


La idea es algo tan divino, que tiene derecho a recibir, incluso a exigir sacrificios voluntarios. Pero cuántas veces en el curso de la historia ha sido rebajada a la categoría de ídolo ante cuyo altar se sacrificaban niños inocentes.

Frases de Curso


Toda superioridad fisica es perecedera, porque está fisiológicamente condenada a agotarse, mientras que la inteligencia se renueva una y otra vez por sí misma. Y por eso al fin ha de imponerse a la violencia, aunque sólo sea por medio de la palabra, nacida inmortal de su seno.

Frases de Superioridad


La conspiración de los pueblos contra los poderosos es un hecho ocasional; lo normal en el mundo es la conspiración de los poderosos contra los pueblos. Aun durante la guerra más sangrienta, el rey de un país se siente más cercano al rey del país enemigo que a su caballerizo mayor, su primer ministro o su ayuda de cámara, aunque sea inconscientemente.

Frases de Conspiración


Toda guerra se inicia con los pretextos más nimios, se continúa por motivos de peso y se concluye con las excusas más falaces.

Frases de Pretexto


El diccionario de la guerra lo han hecho los diplomáticos,los militares y los gobernantes. Deberían corregirlo los que regresan de las trincheras, las viudas, los huérfanos, los médicos y los poetas.

Frases de Huérfano


El público es más inteligente de lo que él mismo cree, pero no hay que decírselo, porque si no se vuelve aún más impertinente de lo que es de por sí.

Frases de Público


La política exterior tiene sus dogmas, como la religión; se llaman poder, expansión territorial y prestigio. Pero igual que los devotos de verdad no son los que siguen al pie de la letra las escrituras, no se encontrará a los mejores patriotas entre los políticos.

Frases de Política exterior


Las riñas amorosas raramente acaban en una paz verdadera; normalmente se trata de un simple armisticio que se conceden mutuamente las paces para enterrar a sus muertos. Luego, cuando se reanuda la batalla, vuelven a sacar a la luz hasta a los muertos, y continúan luchando envueltos en vapores de descomposición.

Frases de Batalla


Cuesta mucho distinguir a los estúpidos que se hacen pasar por canallas de los canallas que se hacen pasar por estúpidos. Por eso siempre será difícil juzgar bien a los políticos.

Frases de Distinguir


Dos personas que se proponen entenderse la una a la otra hasta lo más hondo son como dos espejos frente a frente que se arrojan sin pausa, cada vez desde más lejos, sus propias imágenes, desesperados por ver más, hasta perderse en el horror de una distancia irremediable.

Frases de Distancia


Si se te ocurre alguna vez criticar a un colectivo, siempre serán sus peores representantes los que se den por aludidos, y, para disimular, te acusarán de calumniar precisamente a aquellos en los que no pensabas al formular tu juicio.

Frases de Disimular

Contexto histórico

Pacifismo

Influencia en las frases de Arthur Schnitzler

Autores relacionados

Hugo Von Hofmannsthal Robert Musil Stefan Zweig

Ocupación

Médicos » Médicos siglo XIX » Médicos de Austria

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XIX » Dramaturgos de Austria

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Austria

Arthur Schnitzler


Frases de Arthur Schnitzler: Médico, dramaturgo y novelista austríaco, destacado por profundizar en la complejidad psicológica de los personajes de sus obras, mostrando gran interés por la psicología, el erotismo y la muerte.

Biografía Arthur Schnitzler

Arthur Schnitzler nace en el seno de una familia perteneciente a la burguesía vienesa, de padre Johann Schnitzler, eminente laringólogo y profesor y Louise Markbreiter, profesora de religión judía.

En 1871 ingresó al prestigioso "Akademisches Gymnasium" y tas recibirse ingresó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Viena en 1879.

En 1882, Arthur Schnitzler realizó el servicio militar como voluntario y al año siguiente se licenció como oficial de la reserva, grado que mantendría hasta 1900, que publico "El teniente Gustavo" y fue destituido por el escándalo que suscito.

En esta época se inicia como escritor, escribiendo textos breves para la revista "Der Freie Landesbote" y tiempo después para "Deutschen Wochenschrift".

Tras recibirse en 1885, comenzó a trabajar en el Hospital General y en la Policlínica y tiempo después realizó viajes de especialización a Berlín (Alemania) y Londres (Inglaterra).

Luego de la muerte de su padre, acaecida en 1893, Arthur Schnitzler abre un consultorio privado y deja de trabajar en la Policlínica.

En la década de 1890 acrecentó notablemente su fama, además de escandalizar a la sociedad vienesa de la época con sus relatos de adulterio y debilidades morales.

En 1903, Arthur Schnitzler contrajo matrimonio con la actriz Olga Gussmann y tuvo dos hijos.

En 1908 editó la obra "El camino de la libertad" con gran éxito nacional e internacional.

En sus últimos años fue espaciando sus publicaciones y estuvieron marcados por una creciente obsesión con la vejez y a la muerte.

En 1921, Arthur Schnitzler se divorció de su mujer iniciando una serie de problemas personales que se acrecentaron en 1928 con el suicidó su hija Lili.

En su última etapa, continuó empleando la técnica del monólogo interior en novelas cortas como "Apuesta al amanecer" y escribió los guiones de algunas películas inspiradas en sus obras.

Arthur Schnitzler falleció en su casa a causa de un derrame cerebral.

Libros destacados

  • El camino de la libertad (1908)
  • La cacatúa verde (1898)
  • El teniente Gustavo (1900)
  • El profesor Bernhardi (1912)
  • El velo de Beatriz (1913)
  • El regreso de Casanova (1917)

Síguenos en