Frases de Arthur Rimbaud - Página 5

01. Cada uno tiene su razón, su desprecio, su caridad: yo conservo mi sitio en la cumbre de esta angelical escala de buen sentido. "Una temporada en el infierno" (1873)

+ Frases de Escala + Pensamientos de "Una temporada en el infierno"


02. ¡Hasta dónde me he convertido en una vieja solterona que me falta coraje para amar a la muerte! "Una temporada en el infierno" (1873)

+ Frases de Coraje + Pensamientos de "Una temporada en el infierno"


03. A la mañana tenía una mirada tan extraviada y un aspecto tan muerto que aquellos que encontré quizá no me hayan visto. "Una temporada en el infierno" (1873)

+ Frases de Aspecto + Pensamientos de "Una temporada en el infierno"


04. Muero de lasitud. Esto es la tumba, voy hacia los gusanos, ¡Horror de horrores! Satán, farsante, quieres disolverme, con tus hechizos. Yo reclamo. ¡Yo reclamo! Un horquillado, una gota de fuego. "Una temporada en el infierno" (1873)

+ Frases de Gusanos + Pensamientos de "Una temporada en el infierno"


05. ¡Se la volvió a encontrar! ¿Qué? La eternidad. Es el sol mezclado al mar. "Una temporada en el infierno" (1873)

+ Frases de Eternidad + Pensamientos de "Una temporada en el infierno"


06. ¡Inventaba el color de las vocales! -A negra, E blanca, I roja, O azul, U verde-. Regía la forma, el movimiento de cada consonante, y, con ritmos instintivos, me jactaba de inventar un verbo poético, accesible, un día u otro, a todos los sentidos. Reservaba la traducción. "Una temporada en el infierno" (1873)

+ Frases de Traducción + Pensamientos de "Una temporada en el infierno"


07. Escribía silencios, noches, anotaba lo inexpresable. Fijaba vértigos. "Una temporada en el infierno" (1873)

+ Frases de Vértigo + Pensamientos de "Una temporada en el infierno"


08. Soñaba cruzadas, viajes de descubrimiento sobre los que no existen relaciones, repúblicas sin historia, guerras de religión sofocadas, revoluciones de costumbres, desplazamientos de razas y de continentes: creía en todos los encantamientos. "Una temporada en el infierno" (1873)

+ Frases de Descubrimiento + Pensamientos de "Una temporada en el infierno"


09. He tendido cuerdas de campanario a campanario; guirnaldas de ventana a ventana; cadenas de oro de estrella a estrella, y bailo. "Iluminaciones" (1886)

+ Frases de Cuerdas + Pensamientos de "Iluminaciones"


10. El alto estanque humea continuamente. ¿Qué bruja va a erguirse en el blanco crepúsculo? ¿Qué frondas violetas han de descender? "Iluminaciones" (1886)

+ Frases de Violetas + Pensamientos de "Iluminaciones"


11. Mientras los fondos públicos se gastan en fiestas de fraternidad, suena una campana de fuego rosa en las nubes. "Iluminaciones" (1886)

+ Frases de Fraternidad + Pensamientos de "Iluminaciones"


12. Cuando el mundo sea reducido a un solo bosque negro para nuestros cuatro ojos atónitos, - a una playa para dos niños fieles, - a una casa musical para nuestra clara simpatía, - yo te encontraré. "Iluminaciones" (1886)

+ Frases de Fieles + Pensamientos de "Iluminaciones"

Influencias

Autores relacionados

Guillaume Apollinaire Paul Verlaine Stéphane Mallarmé

Arthur Rimbaud

Arthur Rimbaud

Escritor y poeta francés, integrante del grupo llamado "Los poetas malditos" y autor de "Una temporada en el infierno" (1873), "Iluminaciones" (1886), "Poesías completas" (1895) y Cartas abisinias" (1972).

Sobre Arthur Rimbaud

Arthur Rimbaud nació en el seno de una familia rural, de padre capitán del ejército y merecedor de la Legión de Honor por su campaña en Argelia y de madre cuya personalidad fuerte, autoritaria y rígida llegaría a detestar.

En 1861, tras tener cinco hijos, el padre abandona a la familia y nunca más saben de él.

Arthur Rimbaud se destacó desde pequeño en el colegio de Charleville por su gran ingenio y capacidad de redacción.

En 1870 se fugó de su casa por primera vez y fue detenido por los soldados prusianos en una estación de París y liberado por su maestro de retórica, Georges Izambard.

Tiempo después intentó fugarse nuevamente, dirigiéndose para el norte y llegando a Bélgica, pero al tiempo regresó y encontró su escuela convertida en hospital militar.

Arthur Rimbaud se dirigió entonces a París (Francia) y fue testigo de los disturbios provocados por la amnistía decretada por el gobierno de Versalles.

Tras enviarle algunos poemas a Paul Verlaine, entre ellos "El barco borracho" (1871), de sorprendente originalidad, éste lo invitó a la caso donde vivía con su esposa.

Arthur Rimbaud viajó a finales de 1871 y comenzó una tormentosa relación con Verlaine, donde abundaron los excesos.

En 1872 se trasladan a Londres (Inglaterra) y viven en la pobreza y tras una discusión violenta, Verlaine le dispara en la muñeca a Rimbaud y es condenado a dos años de prisión.

Arthur Rimbaud vuelve a París y completa "Una temporada en el infierno" y tiempo después volvió a Londres y terminó "Iluminaciones y Cartas del vidente".

A mediados de 1875 abandonó la escritura y comenzó un trabajo que le proporcionara un ingreso estable, viajando por Europa, Indonesia, Chipre y Adém (Yemen) en 1880, donde se radicó.

En 1884, Arthur Rimbaud comenzó a trabajar como mercader por su cuenta en Harar (Etiopía) y llegó a juntar una considerable fortuna traficando armas, hasta que tuvo un carcinoma en la rodilla.

En 1891 regresó a Francia, donde le amputaron una pierna y murió unos meses después, en Marsella.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XIX » Poetas de Francia

Síguenos