Frases de Arthur Rimbaud

El Poeta se hace vidente por medio de un largo, inmenso y razonado desarreglo de todos los sentidos.

Frases de Sentidos


La tempestad bendijo mis desvelos marítimos, más liviano que un corcho dancé sobre las olas llamadas eternas arrolladoras de víctimas, ¡diez noches, sin extrañar el ojo idiota de los faros!

Frases de Tempestad


En la horca negra bailan, amable manco, bailan los paladines, los descarnados danzarines del diablo; danzan que danzan sin fin los esqueletos de Paladín.

Frases de Diablo


La vida florece por el trabajo, vieja verdad.

Frases de Trabajo


Tanta paciencia tuve que todo lo he olvidado.

Frases de Paciencia


El mundo tiene sed de amor: tú la apaciguarás, ¡oh esplendor de la carne! ¡Oh esplendor ideal! ¡Oh renuevo de amor, triunfal aurora en la que doblegando a sus pies los dioses y los héroes, la blanca Calpigia y el pequeño Eros cubiertos con nieve de las rosas las mujeres y las flores su bellos pies cerrados!

Frases de Esplendor


Golpeó una puerta, y, en la plaza de la aldea, el niño hizo girar sus brazos, comprendido por las veletas y los gallos de los campanarios de todas partes, bajo el deslumbrante chubasco.

Frases de Plaza


¡Y yo hablaba de una mano amiga! Es una buena ventaja poder reírme de los viejos amores engañosos y cubrir de vergüenza a esas parejas mentirosas -he visto allá el infierno de las mujeres- y podré poseer la verdad en un alma y un cuerpo.

Frases de Vergüenza


Soy un efímero y no demasiado descontento ciudadano de una metrópoli creída moderna porque todo gusto conocido ha sido evitado en los mobiliarios y en el exterior de las casas así como en el trazado de la ciudad.

Frases de Ciudadano


Pronto, como un lebrel, acecho botas, medias. Reconstruyo los cuerpos y ardo en fiebres hermosas. Ellas me encuentran raro y van cuchicheando. Mis deseos brutales se enganchan a sus labios...

Frases de Labios


¡Si volviera el tiempo, el tiempo que fue! Porque el hombre ha terminado, el hombre representó ya todos sus papeles.

Frases de Papel


Cambia nuestra suerte, acribilla las plagas comenzando por el tiempo.

Frases de Suerte

Influencias

Autores relacionados

Guillaume Apollinaire Paul Verlaine Stéphane Mallarmé

Arthur Rimbaud

Arthur Rimbaud

Poeta francés, representante de la escuela simbolista e integrante del grupo llamado "Los poetas malditos".

Biografía Arthur Rimbaud

Arthur Rimbaud nació en el seno de una familia rural, de padre capitán del ejército y merecedor de la Legión de Honor por su campaña en Argelia y de madre cuya personalidad fuerte, autoritaria y rígida llegaría a detestar.

En 1861, tras tener cinco hijos, el padre abandona a la familia y nunca más saben de él.

Arthur Rimbaud se destacó desde pequeño en el colegio de Charleville por su gran ingenio y capacidad de redacción.

En 1870 se fugó de su casa por primera vez y fue detenido por los soldados prusianos en una estación de París y liberado por su maestro de retórica, Georges Izambard.

Tiempo después intentó fugarse nuevamente, dirigiéndose para el norte y llegando a Bélgica, pero al tiempo regresó y encontró su escuela convertida en hospital militar.

Arthur Rimbaud se dirigió entonces a París (Francia) y fue testigo de los disturbios provocados por la amnistía decretada por el gobierno de Versalles.

Tras enviarle algunos poemas a Paul Verlaine, entre ellos "El barco borracho" (1871), de sorprendente originalidad, éste lo invitó a la caso donde vivía con su esposa.

Arthur Rimbaud viajó a finales de 1871 y comenzó una tormentosa relación con Verlaine, donde abundaron los excesos.

En 1872 se trasladan a Londres (Inglaterra) y viven en la pobreza y tras una discusión violenta, Verlaine le dispara en la muñeca a Rimbaud y es condenado a dos años de prisión.

Arthur Rimbaud vuelve a París y completa "Una temporada en el infierno" y tiempo después volvió a Londres y terminó "Iluminaciones y Cartas del vidente".

A mediados de 1875 abandonó la escritura y comenzó un trabajo que le proporcionara un ingreso estable, viajando por Europa, Indonesia, Chipre y Adém (Yemen) en 1880, donde se radicó.

En 1884, Arthur Rimbaud comenzó a trabajar como mercader por su cuenta en Harar (Etiopía) y llegó a juntar una considerable fortuna traficando armas, hasta que tuvo un carcinoma en la rodilla.

En 1891 regresó a Francia, donde le amputaron una pierna y murió unos meses después, en Marsella.

Libros destacados

  • Una temporada en el infierno (1873)
  • Iluminaciones y Cartas del vidente (1874)
  • Poesías y otros textos (1873)
  • cartas (1891)

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XIX » Poetas de Francia

Síguenos en