Frases de Arthur Miller

(..) En Sicilia, de donde vienen sus padres, la ley no es una idea agradable desde que los griegos fueron derrotados. Tiendo a advertir las ruinas en las cosas, quizás porque nací en Italia...

Frases de Sicilia


(...) Ese veintitrés de diciembre un cajón de whisky escocés se cayó mientras lo descargaban, como suele ocurrir con un cajón de whisky escocés que se descarga un veintitrés de diciembre en el muelle cuarenta y uno.

Frases de Whisky


(...) Aunque se partan nuestros corazones, no podemos flaquear; éstos son tiempos nuevos, señor. Hay una oscura conspiración en marcha, tan sutil que seríamos criminales si fuéramos a aferramos a viejos respetos y antiguas amistades.

Frases de Conspiración


(...) No puedo cocinar, no puedo cantar, no puedo hacer vestidos, entonces, a los muelles. Pero si pudiera cocinar, si pudiera cantar, si pudiera hacer vestidos, no estaría en los muelles. Estaría en otro lado. Estaría en un negocio de ropa.

Frases de Cocinar


Eddie: Me da escalofríos ver cómo caminas por la calle, lo digo en serio. Catherine: ¿Por qué? Eddie: Catherine: no quiero ser pesado, pero caminas moviendo mucho las caderas. Catherine: ¿Las muevo mucho? Eddie: ¡No me digás que no, Katie, sí...Mucho! No me gusta cómo te miran los del kiosco. Y con esos tacos altos sobre la vereda... Las cabezas giran como molinos. Catherine: Pero esos tipos miran a todas, lo sabes. Eddie: Vos no sos "todas".

Frases de Caderas


Aquí está todo el mundo invisible, atrapado, definido y calculado. En estos libros está el Diablo desnudado de todos sus torpes disfraces. Aquí están todos los espíritus que os son familiares; vuestros íncubos y súcubos; vuestras brujas que viajan por tierra, por aire y por mar; vuestros hechiceros de la noche y del día. No temáis... ¡Lo encontraremos si es que se ha mezclado entre nosotros, y me propongo destrozarlo por completo en cuanto muestre la cara!

Frases de Brujas


En un crimen ordinario, ¿Cómo hace uno para defender al acusado? Uno llama testigos para probar su inocencia. Pero la brujería es "ipso facto", por sus rasgos y su naturaleza, un crimen invisible, ¿No es así? Por consiguiente, ¿Quién puede lógicamente ser testigo de él? La bruja y la víctima. Nadie más. Ahora, no podemos esperar que la bruja se acuse a sí misma, ¿Conforme? Por consiguiente debemos fiarnos de sus víctimas. Y ellas sí que dan fe, las niñas ciertamente dan fe. En cuanto a las brujas, nadie negará que estamos extremadamente ansiosos por todas sus confesiones. Por consiguiente, ¿Qué es lo que le queda a un abogado por demostrar? Creo haberme explicado, ¿No es así?

Frases de Brujería

Contexto histórico

Generación perdida Gran depresión Guerra de Vietnam

Influencia en las frases de Arthur Miller

Autores relacionados

Laurence Olivier Marilyn Monroe Tennessee Williams

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Estados Unidos

Guionistas » Guionistas siglo XX » Guionistas de Estados Unidos

Arthur Miller

Frases de Arthur Miller

Frases de Arthur Miller: Dramaturgo y guionista estadounidense considerado uno de los mejores dramaturgos del siglo XX y autor de obras emblemáticas como La muerte de un viajante y Las brujas de Salem.

Biografía Arthur Miller

Arthur Miller nació en el seno de una familia de inmigrantes austríacos formada por Isidore Miller, poseedor de una próspera empresa textil, y Augusta Bernett.

Sus primeros años los vivió en Manhattan, junto a Central Park, pero la Gran depresión acabó con la empresa familiar, por lo que la familia tuvo que mudarse a un modesto apartamento en Brooklyn.

Arthur Miller cursó sus estudios en la "Abraham Lincoln High School" y trabajó en una radio local, en un almacén y como editor de noche en el "Michigan Daily" para poder costearse los estudios de periodismo en la Universidad de Michigan.

Estando en la universidad escribió la comedia "Todavía crece la hierba" (1938), que le valió su primer reconocimiento, el "Premio Avery Hopwood".

En 1938 finalizó sus estudios universitarios y se trasladó a Nueva York, donde se inició en la escritura de seriales radiofónicos.

A comienzos de 1940 contrajo matrimonio con Mary Grace Slattery, con la que tuvo dos hijos y paralelamente se consolidó como escritor con la novela Focus (1945), un alegato contra el antisemitismo.

Más tarde, con "Todos eran mis hijos" (1947), donde abordó la actividad de los que se aprovechan de la guerra y "La muerte de un viajante" (1949), en la que denuncia el carácter ilusorio del sueño americano, Arthur Miller mostró en forma definitiva su preocupación por la sociedad y su deshumanización.

A finales de 1949, su obra "La muerte de un viajante", recibió el Premio Pulitzer y el premio de la Crítica de Nueva York, además de ser citada como una de las mejores obras del teatro contemporáneo.

Durante el periodo conocido como la "Caza de brujas" (1950-1956), fue condenado por "desacato" al no querer delatar a los miembros de un círculo literario sospechosos de actividades procomunistas, pero finalmente fue absuelto.

En 1953, Arthur Miller dejó en la obra "Las brujas de Salem" un alegato eficaz para estigmatizar la política de su tiempo y condenar los abusos y excesos.

Tras divorciarse de su primera mujer en 1956, contrajo matrimonio con la mítica actriz Marilyn Monroe y su popularidad aumentó rotundamente, siendo el matrimonio del intelectual y la mujer más adorada del siglo XX.

Luego de diversos problemas, el matrimonio se divorció a comienzos de 1961 y un año después llegó su tercer matrimonio con la fotógrafa austríaca Inge Morath, pionera del fotoperiodismo.

Luego de un periodo de ausencia, Arthur Miller volvió a los escenarios en 1964 con "Después de la caída", donde reflejó los cinco atormentados años de relación con Monroe.

La década de 1970 fue el comienzo de una etapa de oscuridad, en la que fue etiquetado de anticuado y moralista y durante la cual se dedicó a viajar por todo el mundo, recibiendo diversos premios y menciones.

Durante toda su vida tuvo un intenso activismo político y social, oponiéndose a la caza de brujas y denunciando la intervención de Estados Unidos en Guerra de Corea (1950-1953) y en la Guerra de Vietnam (1964-1975).

Elegido el mejor dramaturgo del siglo XX, según una encuesta convocada por el Royal National Theatre, recibió la Medalla de Oro de las Artes y las Letras (1959), el premio Angloamericano de teatro (1966), el Kennedy Center Honors en 1984 y el Lawrence Olivier Theatre Award (1995).

En 2002, Arthur Miller recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en reconocimiento a su capital contribución a la "renovación de la permanente lección humanística del mejor teatro".

Libros destacados

  • Las brujas de Salem (1953)
  • Todos eran mis hijos (1947)
  • Muerte de un viajante (1949)
  • Panorama desde el puente (1955)
  • Después de la caída (1963)
  • Ensayos teatrales de Arthur Miller (1978)

Enlaces

Síguenos en