Frases de Antonio Porchia

El recuerdo es un poco de eternidad. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Recuerdo


Sí, ya he oído todo. Ahora sólo me falta callarme. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Oído


Hallé lo más bello de las flores en las flores caídas. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Ocaso


Saber morir cuesta la vida. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Morir


Toda persona anónima es perfecta. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Fama


Quien va de fuego en fuego, muere de frío. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Fuego


Del vivir conozco el vivir de nada, del morir, el morir de todo. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Conciencia de la muerte


La savia que alimenta la memoria del alma humana casi está seca. ¿Morirá la memoria del alma humana? Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Memoria


La primavera del espíritu florece en invierno. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Espíritu


Lo eterno es el producto de efímeras vidas. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Eterno


El corazón, cuando palpita por nada, palpita escondido. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Corazón


Uno es uno con otros; solo no es nadie. Voces

Frases de "Voces" (1943) Frases de Solo

Contexto histórico

Comunismo Revista Sur

Influencia en las frases de Antonio Porchia

Autores relacionados

Alejandra Pizarnik José Narosky Oliverio Girondo Oscar Wilde

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Italia

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Italia

Antonio Porchia

Frases de Antonio Porchia

Frases de Antonio Porchia: Escritor y poeta ítalo argentino, autor de breves poema recopilados en su libro "Voces" (1943).

Biografía Antonio Porchia

Antonio Porchia nació en la provincia de Catanzaro y pasó su niñez en Avellino, siendo el mayor de siete hijos.

En 1900 muere el padre y la familia decide emigrar hacia Argentina, donde el poeta al frente de la familia trabaja en diversos oficios hasta que en 1918 junto a su hermano Nicolás compran una pequeña imprenta en San Telmo (Buenos Aires) y aprenden el oficio.

Al año siguiente, Antonio Porchia deja la imprenta y compra una casa con un gran jardín en Saavedra (Buenos aires) al tiempo que milita en la Federación Obrera Regional Argentina y colabora en una publicación llamada "La fragua".

Asiduo visitante del barrio de "La boca", donde se alojaban gran cantidad de inmigrantes, hace amistad con pintores y escultores y funda la "Asociación de Arte y Letras Impulso" en 1940.

Edita un libro que llama "Voces" y dona toda primera edición a una sociedad de bibliotecas populares hasta que en 1948 llega a las manos del poeta y crítico francés Roger Caillois, que queda impactado y busca a Antonio Porchia para hacer la traducción de su libro.

En 1949 aparecen varios escritos en la Revista Sur y todos sus honorarios los dona "a algún poeta necesitado", dejando constancia de la humildad y solidaridad que lo acompaño durante toda su vida.

En 1950 tiene problemas económicos y vende su casa para trasladarse a otra más pequeña, en el barrio de Olivos, la que habita hasta su muerte.

Tiempo después, en un accidente hogareño Antonio Porchia recibió un fuerte golpe en la cabeza y tuvo que ser intervenido, resultando exitosa la operación pero tendría una recaída más tarde que lo llevaría a la muerte.

Libros destacados

  • Voces (1943)

Libros de Antonio Porchia »

Enlaces

Síguenos en