Frases de Antonio Porchia - Página 8

01. El recuerdo es un poco de eternidad. "Voces" (1943)

+ Frases de Recuerdo + Pensamientos de "Voces"


02. Sí, ya he oído todo. Ahora sólo me falta callarme. "Voces" (1943)

+ Frases de Oído + Pensamientos de "Voces"


03. Hallé lo más bello de las flores en las flores caídas. "Voces" (1943)

+ Frases de Ocaso + Pensamientos de "Voces"


04. Saber morir cuesta la vida. "Voces" (1943)

+ Frases de Morir + Pensamientos de "Voces"


05. Toda persona anónima es perfecta. "Voces" (1943)

+ Frases de Fama + Pensamientos de "Voces"


06. Quien va de fuego en fuego, muere de frío. "Voces" (1943)

+ Frases de Fuego + Pensamientos de "Voces"


07. Del vivir conozco el vivir de nada, del morir, el morir de todo. "Voces" (1943)

+ Frases de Conciencia de la muerte + Pensamientos de "Voces"


08. La savia que alimenta la memoria del alma humana casi está seca. ¿Morirá la memoria del alma humana? "Voces" (1943)

+ Frases de Memoria + Pensamientos de "Voces"


09. La primavera del espíritu florece en invierno. "Voces" (1943)

+ Frases de Espíritu + Pensamientos de "Voces"


10. Lo eterno es el producto de efímeras vidas. "Voces" (1943)

+ Frases de Eterno + Pensamientos de "Voces"


11. El corazón, cuando palpita por nada, palpita escondido. "Voces" (1943)

+ Frases de Corazón + Pensamientos de "Voces"


12. Uno es uno con otros; solo no es nadie. "Voces" (1943)

+ Frases de Solo + Pensamientos de "Voces"

Influencias

Autores relacionados

Alejandra Pizarnik José Narosky Oliverio Girondo Oscar Wilde

Antonio Porchia

Antonio Porchia

Escritor y poeta ítalo argentino, autor de breves poema recopilados en su libro "Voces" (1943).

Sobre Antonio Porchia

Antonio Porchia nació en la provincia de Catanzaro y pasó su niñez en Avellino, siendo el mayor de siete hijos.

En 1900 muere el padre y la familia decide emigrar hacia Argentina, donde el poeta al frente de la familia trabaja en diversos oficios hasta que en 1918 junto a su hermano Nicolás compran una pequeña imprenta en San Telmo (Buenos Aires) y aprenden el oficio.

Al año siguiente, Antonio Porchia deja la imprenta y compra una casa con un gran jardín en Saavedra (Buenos aires) al tiempo que milita en la Federación Obrera Regional Argentina y colabora en una publicación llamada "La fragua".

Asiduo visitante del barrio de "La boca", donde se alojaban gran cantidad de inmigrantes, hace amistad con pintores y escultores y funda la "Asociación de Arte y Letras Impulso" en 1940.

Edita un libro que llama "Voces" y dona toda primera edición a una sociedad de bibliotecas populares hasta que en 1948 llega a las manos del poeta y crítico francés Roger Caillois, que queda impactado y busca a Antonio Porchia para hacer la traducción de su libro.

En 1949 aparecen varios escritos en la Revista Sur y todos sus honorarios los dona "a algún poeta necesitado", dejando constancia de la humildad y solidaridad que lo acompaño durante toda su vida.

En 1950 tiene problemas económicos y vende su casa para trasladarse a otra más pequeña, en el barrio de Olivos, la que habita hasta su muerte.

Tiempo después, en un accidente hogareño Antonio Porchia recibió un fuerte golpe en la cabeza y tuvo que ser intervenido, resultando exitosa la operación pero tendría una recaída más tarde que lo llevaría a la muerte.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Italia

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Italia

Síguenos