Frases de Antonio Muñoz Molina

(...) Porque la infancia había terminado tan prematuramente para ellos que luego casi no recordaban haberla conocido... Meses atrás habían abandonado las aulas y aprender la disciplina de un trabajo que les rompía los huesos... Crecieron en la incertidumbre de la guerra y en la penuria del racionamiento y se aclimataron a ella como si fueran los atributos naturales de la vida. El jinete polaco

Frases de Secuelas infancia infeliz


Tan propicia y futura, tan iluminada como esas ciudades a donde estamos a punto de llegar por primera vez. El invierno en Lisboa

Frases de Primera vez


La lucha de clases es que caigan cuatro gotas y a uno se le mojen los pies. La noche de los tiempos

Frases de "La noche de los tiempos" (2009) Frases de Clases sociales


Lo que en otro tiempo duraba cinco días empezó a durar una semana y media. La fiesta modesta de una sola tarde se expandió a una semana entera, convertida en una mezcla de juerga sin pausa y acontecimiento oficial. El carnaval que se había extinguido por aburrimiento o decadencia hacía un siglo se decidía que en realidad había sido proscrito por el franquismo, y que por lo tanto era obligatorio recuperarlo. Todo lo que era sólido

Frases de Carnaval


En casa uno fácilmente puede sentirse encerrado, agobiado por la falta de horizonte, por la excesiva familiaridad de las cosas. En el café se es a la vez sedentario y transeúnte, y si uno tiene la suerte de ocupar una mesa junto al ventanal, la situación es admirable, perfecta: uno es la estampa involuntaria del desconocido que mira la calle tras los cristales del café, y esa figura, ese anonimato, le concede una visión alejada y un poco novelesca de sí mismo. Ventanas de Manhattan

Frases de Café


Los domingos me levantaba muy tarde y desayunaba cerveza, me avergonzaba un poco pedir café con leche a mediodía en un bar. En las mañanas de los domingos invernales hay en ciertos lugares de Madrid una apacible y fría luz que depura como en el vacío la transparencia del aire, una claridad que hace más agudas las aristas blancas de los edificios y en la que los pasos y las voces resuenan como en una ciudad desierta. El invierno en Lisboa

Frases de Madrid


No probó su café. Se levantaron al mismo tiempo los dos y permanecieron inmóviles, separados por la mesa, por el ruido del bar, alojados ya en el lugar futuro donde a cada uno lo confinaría la distancia... Biralbo aún seguía de pie, pero Lucrecia ya había desaparecido en la zona de la zona de la sombra... En el reverso de una tarjeta de Malcom había escrito a lápiz una dirección de Berlín. El invierno en Lisboa

Frases de Reverso


Como la salud y la educación de las personas son más necesarias que el entretenimiento o que el adoctrinamiento político habría que cerrar las innumerables televisiones oficiales antes que reducir ni un céntimo los presupuestos de enseñanza o los de sanidad. Y no debería importar que alguien fuera de izquierdas o de derechas o españolista o separatista para escandalizarse por igual de que se gaste mucho menos dinero en investigación científica que en fiestas patronales o en subvenciones a partidos de fútbol, a corridas de toros, a procesiones religiosas. Todo lo que era sólido

Frases de Entretenimiento


(...) Nunca he visto desnuda a una mujer, ni siquiera en fotografías, se pondrán blusas ligeras y pantalones vaqueros y zapatillas de deporte y saldrán a la calle con sus bolsas al hombro camino de cualquiera sabe qué citas con tipos mayores y más altos que yo, y si hay suerte me cruzaré con ella y me dirá adiós, y si no la hay saldré deprisa con mis libros bajo el brazo y ni siquiera esperaré a Martín y a Serrano ni me detendré a oír un disco en el Martos, porque mi padre está esperándome... El jinete polaco

Frases de Desnuda


La corrupción, la incompetencia, la destrucción especulativa de las ciudades y de los paisajes naturales, la multiplicación alucinante de obras públicas sin sentido, el tinglado de todo lo que parecía firme y próspero y ahora se hunde delante de nuestro ojos: para que todo eso fuera posible hizo falta que se juntaran la quiebra de la legalidad, la ambición de control político y la codicia -pero también la suspensión del espíritu crítico inducida por el atontamiento de las complacencias colectivas, el hábito perezoso de dar siempre la razón a los que se presentan como valedores y redentores de lo nuestro. Todo lo que era sólido

Frases de Incompetencia


La democracia misma nos hizo demócratas, y no de un día para otro. Pero era tan frágil, tenía unas raíces tan débiles, había nacido en condiciones tan difíciles, que no podía calar de verdad, a no ser que se hubiera hecho lo que no se hizo, un inmenso esfuerzo pedagógico, una tentativa de convertir cuanto antes en tradición lo que todavía estaba recién inventado. Se pueden improvisar las constituciones y las leyes electorales, pero no los hábitos que tardan mucho tiempo en formarse, en calar en la vida y en la conciencia de las personas, en el pensamiento, en los actos diarios. Todo lo que era sólido

Frases de Tradición


Hay ocasiones en las que uno tarda una fracción de segundo en aceptar la brusca ausencia de todo lo que le ha pertenecido: igual que la luz es más veloz que el sonido, la conciencia es más rápida que el dolor, y nos deslumbra como un relámpago que sucede en silencio. Por eso aquella noche Biralbo no sentía nada contemplando a Lucrecia ni comprendía del todo lo que significaban sus palabras ni la expresión de su rostro. El verdadero dolor llegó varias horas más tarde, y fue entonces cuando quiso recordar una por una las palabras que los dos habían dicho y no pudo lograrlo. Supo que la ausencia era esa neutra sensación de vacío. El invierno en Lisboa

Frases de Separación

Influencias

Autores relacionados

Almudena Grandes Arturo Pérez-Reverte Elvira Lindo Javier Marías Rosa Montero

Ocupación

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de España

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de España

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de España

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de España

Antonio Muñoz Molina

Frases de Antonio Muñoz Molina

Escritor, novelista, ensayista y periodista español, autor de "El invierno en Lisboa" (1987), "El jinete polaco" (1991), "Plenilunio" (1997), "Sefarad" (2001), "La noche de los tiempos" (2009) y "Todo lo que era sólido" (2013).

Biografía Antonio Muñoz Molina

Antonio Muñoz Molina nace en el seno de una familia humilde, de padre trabajador agrario y madre ama de casa.

En 1960 comienza su educación formal con los Jesuitas, cursando estudios luego en el colegio Salesiano de Úbeda u en el Instituto de Enseñanza Media San Juan de la Cruz.

En 1972 se traslada a Madrid para estudiar periodismo, pero un año después vuelve a Úbeda y estudia Geografía e Historia en la universidad de Granada.

Durante la década de 1980 colabora como columnista en el diario Ideal, publicando luego una recopilación de sus artículos en el libro "El Robinson urbano" (1984).

En 1986 publica su primera novela, "Beatus Ille", seguida por "El invierno en Lisboa" (1987), "Beltenebros" (1989) y "El jinete polaco" (1991).

En 1987 gana el Premio de la Crítica y el Nacional de Narrativa por "El invierno en Lisboa", en 1991 el Planeta por "El jinete polaco" y en 2013 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

En 1995 Antonio Muñoz Molina es elegido miembro de la Real Academia Española (RAE) y tiempo después recibe el título honorífico "Doctor honoris causa" por la Universidad Villanova (Pensilvania, Estados Unidos) en 2006.

Otras obras destacadas son "Plenilunio" (1997), "Sefarad" (2001), "La noche de los tiempos" (2009) y "Todo lo que era sólido" (2013).

Libros destacados

  • El invierno en Lisboa (1987)
  • El jinete polaco (1991)
  • Plenilunio (1997)
  • Sefarad (2001)
  • La noche de los tiempos (2009)
  • Todo lo que era sólido (2013)

Enlaces

Síguenos en