Frases de Anthony Burgess

Como nunca logró satisfacerme la visión que los cuatro evangelistas nos han transmitido de ese Cristo frágil y con rostro de Dustin Hoffman que aparece en las imágenes tradicionales, me he sentido obligado como novelista a sugerir esta otra visión del Mesías. Siendo carpintero, es más probable que Cristo fuera un hombre bastante fuerte, dotado de una voz excepcional, puesto que era capaz de hablar ante miles de personas y capaz de llevar una vida sexual perfectamente normal. Precisamente por ello, en mi novela, Cristo se casa con una muchacha muy corriente, Sarah, a pesar de que no llega a tener hijos. Esto me parece más que probable, dado que Jesús es el primer predicador judío que demuestra verdadera ternura por las mujeres. Creo que su capacidad de apreciar la naturaleza femenina se deriva de un conocimiento profundo de la mujer. Esto no sucede, por ejemplo, en el caso de Moisés, para quien la mujer era sinónimo de algo diabólico.

Frases de Cristo


La verdad es que nos estamos comunicando en todo el mundo, pero no a través del lenguaje. (...) Nos comunicamos a través de Dallas, aunque no es propiamente un lenguaje. Nos comunicamos a través de la coca-cola, los supermercados, los signos de tránsito, todo este idioma universal. Comemos la misma comida: perritos calientes, hamburguesas, ésa es la verdadera comunicación. Los jóvenes se comunican a través de la música rock, escuchando canciones en muchos idiomas, especialmente el inglés. En cuanto a comunicarse a través de ideas, es cada vez más difícil. En televisión no tienes que preocuparte mucho de lo que ves. Con Dallas, por ejemplo, todo es sexo, poder y dinero. No tienes que preocuparte de lo que dicen, no discuten ideas ni nada. Pero es la nueva forma de comunicarse. Las personas que lo ven reciben los mensajes de la moda, del peinado, la ropa, la decoración. Es el tipo de información que la gente quiere. La nueva comunicación no es verbal, sino visual.

Frases de Comunicación


La capacidad de odio de las personas nunca puede dejar de asombrarnos. Más aún si tenemos en cuenta que el hombre parece ser gregario por naturaleza y ha creado una sociedad fundada de hecho en el amor, bajo diversos nombres. El consorcio es amor, el crédito es amor, el hecho de confiar en las fuerzas policiales o en el ejército de un país es también una forma de amor. Por supuesto, resulta fácil comprender que el amor dentro de y para un grupo implica, por necesidad biológica, emociones completamente contrarias hacia aquellos elementos ajenos al grupo que pudieran plausiblemente constituir una amenaza (incluso cuando esta suposición carece de un fundamento real) para el bienestar y la seguridad, e incluso para la propia existencia del grupo. Observamos esto claramente cuando los gatitos, al acercarse amistosamente un perro a husmear su cesta, bufan y escupen, pese a ser ciegos y que no les han enseñado el temor o el odio. Todo esto es comprensible y biológicamente necesario. Pero lo que no se comprende es por qué el hombre, obligado por la necesidad económica y persuadido poco a poco (por el progresivo empequeñecimiento del planeta debido a los adelantos de la aeronáutica) a pensar en función de grupos cada vez más amplios a los que debe fidelidad o, para utilizar otra palabra, su amor, está aumentando su capacidad para el odio. Derecho a una respuesta

Frases de "Derecho a una respuesta" (1960) Frases de Capacidad


El mero hecho de que la policía no te haya atrapado últimamente no significa, como tú lo sabes muy bien, que no hayas estado cometiendo algunas fechorías. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Policía


Dios prefiere al hombre que elige hacer el mal, antes que al hombre que es obligado a hacer el bien. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Obligación


Y entonces todo reapareció claro ante mis ojos, los alemanes que empujaban a los judíos suplicantes y gimientes, vecos y chinas, y málchicos y débochcas, metiéndolos en los mestos donde los ahogarían a todos con gas venenoso. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Cámaras de gas


¿No están satisfechos después que casi me mataron a golpes, me escupieron, me obligaron a confesar delitos durante horas y horas, y me encerraron con unos pervertidos besuños y vonosos en esa grasña celda? Vamos, brachno, ¿Tiene una nueva tortura para mí? -Será tu propia tortura -dijo con aire serio-. Quiera Dios que te torture hasta volverte loco. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Tortura


Yo, yo, yo. ¿Qué hay de mí? ¿Dónde entro en todo esto? ¿Soy un animal, o un perro? (...) ¿No soy más que una naranja mecánica? La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Mecánica


Esta historia la cuento principalmente en mi propio beneficio. Quiero aclarar en mi mente la naturaleza de la podredumbre en la que tantas personas parecen inmersas hoy en día. No tengo los suficientes recursos mentales ni la preparación o la terminología precisas para afirmar si esa podredumbre es social, religiosa o moral, pero de lo que no cabe duda es de que realmente existe, evidentemente en Inglaterra, y probablemente también en la periferia céltica y asimismo por toda Europa y las Américas. Para percibir el olor de esa podredumbre me encuentro en una situación más propicia que las personas que nunca se han visto alejadas de ella, esa buena gente que, con la televisión, las huelgas, las quinielas y el Daily Mirror, tiene todo lo que desea menos la muerte. Porque en la actualidad, como sólo paso en Inglaterra unos cuatro meses cada dos años, nada más poner pie en tierra, y por espacio de unas seis semanas, el hedor me llega con fuerza a la nariz, dilatada por el aire tropical. Derecho a una respuesta

Frases de "Derecho a una respuesta" (1960) Frases de Corrupción


Lo importante es la elección moral. La maldad tiene que existir junto a la bondad para que pueda darse esa elección moral. La vida se sostiene gracias a la enconada oposición de entidades morales. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Oposición


Descansa, descansa, pobre muchacho -contestó él, y abrió el grifo, de modo que todo se llenó de vapor-. Hay pecado supongo, pero el castigo fue del todo desproporcionado. Te han convertido en algo que ya no es una criatura humana. Ya no estás en condiciones de elegir. Estás obligado a tener una conducta que la sociedad considera aceptable, y eres una maquinita que sólo puede hacer el bien. Comprendo claramente el asunto... Todo ese juego de los condicionamientos marginales. La música y el acto sexual, la literatura y el arte, ahora ya no son fuente de placer sino de dolor. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Marginación


(...) La violencia acaba por aburrirlo y reconoce que es mejor emplear la energía humana en la creación que en la destrucción. La violencia sin sentido es una prerrogativa de la juventud; rebosa energía pero le falta talento constructivo. Su dinamismo se ve forzado a manifestarse destrozando cabinas telefónicas, descarrilando trenes, robando coches y luego estrellándolos y, por supuesto, en la mucho más satisfactoria actividad de destruir seres humanos. Sin embargo, llega un momento en que la violencia se convierte en algo juvenil y aburrido. Es la réplica de los estúpidos y los ignorantes. Mi joven rufián siente de pronto, como una revelación, la necesidad de hacer algo en la vida, casarse, engendrar hijos, mantener la naranja del mundo girando en las rucas de Bogo, o manos de Dios, y quizás incluso crear algo, música por ejemplo. Después de todo Mozart y Mendelssohn compusieron una música celestial en la adolescencia o nadsat, mientras que lo único que hacía mi héroe era rasrecear y el viejo unodós-unodós. Es con una especie de vergüenza que este joven que está creciendo mira ese pasado de destrucción. Desea un futuro distinto. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Adolescencia

Contexto histórico

Modernismo Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Anthony Burgess

Autores relacionados

Aldous Huxley Joseph Heller Stanley Kubrick Vladimir Nabokov

Ocupación

Compositores » Compositores siglo XX » Compositores de Inglaterra

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Inglaterra

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Inglaterra

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Inglaterra

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Inglaterra

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Inglaterra

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Inglaterra

Anthony Burgess

Frases de Anthony Burgess

Frases de Anthony Burgess: Escritor, novelista, poeta, ensayista, profesor, traductor, periodista y compositor inglés, autor de "Derecho a una respuesta" (1960), "La naranja mecánica" (1962), "Miel para los osos" (1963) y "Poderes terrenales" (1980).

Nombres

RealJohn Anthony Burgess Wilson
SeudónimoAnthony Burgess, John Burgess Wilson, Joseph Kell

Biografía Anthony Burgess

Anthony Burgess nació en Harpurhey, siendo hijo de Joseph Wilson y Elizabeth Burgess, quien falleció un año después de su nacimiento afectada por la epidemia de gripe de 1918.

Los primeros años de su vida estuvo al cuidado de su tía materna Ann Bromley, hasta que en 1922 su padre vuelve casarse y queda al cuidado de su madrastra, Margaret Dwyer.

Terminados sus estudios iniciales, ingresó en la Universidad Victoria de Manchester, donde estudió literatura y filología entre 1937 y 1940.

En 1940 fue reclutado por el ejército y pasó a integrar la "Royal Army Medical Corps", pero tuvo numerosos incidentes y fue acusado de deserción en 1941 por la policía militar.

En 1942 pidió ser transferido al "Royal Army Educational Corps", un grupo militar que se encarga del adiestramiento de soldados y pese a su desprecio por la autoridad fue ascendido a sargento.

Poco tiempo después de casarse con Llewela Isherwood Jones en 1942 y en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945), fueron asaltados por cuatro marines estadounidenses y su esposa fue violada y golpeada, hecho que le provocó un aborto e inspiró la novela "La naranja mecánica" (1962).

La naranja mecánica trata sobre la libre voluntad, la moral y la manipulación de los individuos en las sociedades y como estas conllevan a la corrupción del ser humano.

En 1946 Anthony Burgess dejó el ejército y se dedicó a la educación en la "Mid-West School of Education" y en el colegio "Bamber Bridge Emergency Teacher Training College".

Entre 1948 y 1950 trabajó para el ministerio de Educación y más tarde fue nombrado responsable educativo del Servicio Colonial, con base en Borneo y Malaya (1954-1959).

Durante su estancia en el extranjero escribió sus tres primeras novelas, "Tiempo del tigre" (1956), "El enemigo en la manta" (1958) y "Camas en Oriente" (1959), que se publicaron conjuntamente en 1972 bajo el título "La trilogía malaya".

Tiempo después se trasladó a Estados Unidos, donde vivió varios años y trabajó como profesor visitante en la Universidad de Princeton (1970), en el "City College" de Nueva York (1972), en la Universidad de Columbia (1972) y en la Universidad de Buffalo (1976).

En 1980 publica "Poderes terrenales", obra de gran éxito de crítica y público, ambientada en el siglo XX y centrada en la relación tormentosa entre un respetado escritor homosexual y un hombre de fe.

Sobre el final de su vida escribió dos volúmenes autobiográficos, "El pequeño Wilson y el buen Dios" (1987) y "Has tenido tu ocasión" (1990).

Anthony Burgess murió víctima de cáncer de pulmón luego de varios meses de convalecencia.

Libros destacados

  • La naranja mecánica (1962)
  • Poderes terrenales (1980)
  • Derecho a una respuesta (1960)
  • Miel para los osos (1963)
  • Mil novecientos ochenta y cinco (1978)
  • El pequeño Wilson y el buen Dios (1986)

Enlaces

Síguenos en