Frases de Anthony Burgess

La violencia acaba por aburrirlo y reconoce que es mejor emplear la energía humana en la creación que en la destrucción. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Creación


El mantenimiento de una sociedad compleja depende cada vez más del trabajo rutinario, un trabajo sin chispa ni creatividad.

Frases de Rutina


No tienes por qué protestar, muchacho. Elegiste, y esto es el resultado de tu elección. Lo que venga ahora es lo que elegiste tú mismo. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Elección


¿Tiene mayor mérito sufrir los tormentos de la mente o con tronante cañón combatir el agitado piélago y poner fin en lo futuro a toda lucha...? Derecho a una respuesta

Frases de "Derecho a una respuesta" (1960) Frases de Cañón


El ser humano está dotado de libre albedrío, y puede elegir entre el bien y el mal. Si sólo puede actuar bien o sólo puede actuar mal, no será más que una naranja mecánica. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Libre albedrío


Es probable que no estemos obligados a amar la música de Beethoven ni a odiar la Coca-Cola, pero cabe la posibilidad, al menos, de que estemos obligados a desconfiar del Estado.

Frases de Estado


Reconozco que estoy mejor que la mayoría, pero no me parece que haya renunciado a la agonía y la angustia que acosa a los hombres y mujeres esclavos de unas vidas que no han escogido y obligados a vivir en unas comunidades que odian.

Frases de Agonía


Todos solemos utilizar las palabras mal y malvado sin estar dispuestos a definirlas. No son exactamente sinónimos de malo, porque no podemos hablar de una naranja malvada, salvo en lenguaje poético, ni de una interpretación malvada al violín. Desde luego, no son sinónimos de error ni equivocado.

Frases de Malvado


Que tienen su premio los que nunca pecan en contra de la estabilidad, aquellos que nunca juegan con el peligroso fuego del matrimonio, cuya vida y matrimonio son sólidamente firmes y al mismo tiempo no están desprovistos de emoción e interés, fundamentalmente porque su trabajo significa algo para la comunidad y para ellos mismos. Derecho a una respuesta

Frases de "Derecho a una respuesta" (1960) Frases de Premio


Es tan inhumano ser totalmente bueno como totalmente malvado. Lo importante es la elección moral. La maldad tiene que existir junto a la bondad para que pueda darse esa elección moral. La vida se sostiene gracias a la enconada oposición de entidades morales. De eso hablan los noticiarios televisivos. Desgraciadamente hay en nosotros tanto pecado original que el mal nos parece atractivo. Destruir es más fácil y mucho más espectacular que crear. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Pecado original


O sea que el hombrecillo vivía feliz con sus trastos viejos y sus libertades y sus sueños. Pero en los dos reinos existía más temor que felicidad, temor a la guerra y a las grandes armas mágicas que con su grandioso poder podían reventar el mundo entero. Así que le dijeron al hombrecillo: ¿No tienes miedo? Y él contestó: claro que sí, siempre hace falta algo que temer: la cólera divina (bozbyest vyennuiy grom), o el fin del mundo; esos miedos son la sal de la vida. Y le dije ron: pero esos temores no son de verdad, no son modernos, tienes que tener otros. Miel para los osos

Frases de "Miel para los osos" (1963) Frases de Fin del mundo


Oh, era suntuoso, y la suntuosidad hecha carne. Los trombones crujían como láminas de oro bajo mi cama, y detrás de mi golová las trompetas lanzaban lenguas de plata, y al Iado de la puerta los timbales me asaltaban las tripas y brotaban otra vez como un trueno de caramelo. Oh, era una maravilla de maravillas. Y entonces, como un ave de hilos entretejidos del más raro metal celeste, o un vino de plata que flotaba en una nave del espacio, perdida toda gravedad, llegó el solo de violín imponiéndose a las otras cuerdas, y alzó como una jaula de seda alrededor de mi cama. Aquí entraron la flauta y el oboe, como gusanos platinados, en el espeso tejido de plata y oro. Yo volaba poseído por mi propio éxtasis, oh hermanos. La naranja mecánica

"La naranja mecánica" (1962) Frases de "La naranja mecánica" (1962) Frases de Éxtasis

Contexto histórico

Modernismo Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Anthony Burgess

Autores relacionados

Aldous Huxley Joseph Heller Stanley Kubrick Vladimir Nabokov

Ocupación

Compositores » Compositores siglo XX » Compositores de Inglaterra

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Inglaterra

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Inglaterra

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Inglaterra

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Inglaterra

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Inglaterra

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Inglaterra

Anthony Burgess

Frases de Anthony Burgess

Frases de Anthony Burgess: Escritor, novelista, poeta, ensayista, profesor, traductor, periodista y compositor inglés, autor de "Derecho a una respuesta" (1960), "La naranja mecánica" (1962), "Miel para los osos" (1963) y "Poderes terrenales" (1980).

Nombres

RealJohn Anthony Burgess Wilson
SeudónimoAnthony Burgess, John Burgess Wilson, Joseph Kell

Biografía Anthony Burgess

Anthony Burgess nació en Harpurhey, siendo hijo de Joseph Wilson y Elizabeth Burgess, quien falleció un año después de su nacimiento afectada por la epidemia de gripe de 1918.

Los primeros años de su vida estuvo al cuidado de su tía materna Ann Bromley, hasta que en 1922 su padre vuelve casarse y queda al cuidado de su madrastra, Margaret Dwyer.

Terminados sus estudios iniciales, ingresó en la Universidad Victoria de Manchester, donde estudió literatura y filología entre 1937 y 1940.

En 1940 fue reclutado por el ejército y pasó a integrar la "Royal Army Medical Corps", pero tuvo numerosos incidentes y fue acusado de deserción en 1941 por la policía militar.

En 1942 pidió ser transferido al "Royal Army Educational Corps", un grupo militar que se encarga del adiestramiento de soldados y pese a su desprecio por la autoridad fue ascendido a sargento.

Poco tiempo después de casarse con Llewela Isherwood Jones en 1942 y en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945), fueron asaltados por cuatro marines estadounidenses y su esposa fue violada y golpeada, hecho que le provocó un aborto e inspiró la novela "La naranja mecánica" (1962).

La naranja mecánica trata sobre la libre voluntad, la moral y la manipulación de los individuos en las sociedades y como estas conllevan a la corrupción del ser humano.

En 1946 Anthony Burgess dejó el ejército y se dedicó a la educación en la "Mid-West School of Education" y en el colegio "Bamber Bridge Emergency Teacher Training College".

Entre 1948 y 1950 trabajó para el ministerio de Educación y más tarde fue nombrado responsable educativo del Servicio Colonial, con base en Borneo y Malaya (1954-1959).

Durante su estancia en el extranjero escribió sus tres primeras novelas, "Tiempo del tigre" (1956), "El enemigo en la manta" (1958) y "Camas en Oriente" (1959), que se publicaron conjuntamente en 1972 bajo el título "La trilogía malaya".

Tiempo después se trasladó a Estados Unidos, donde vivió varios años y trabajó como profesor visitante en la Universidad de Princeton (1970), en el "City College" de Nueva York (1972), en la Universidad de Columbia (1972) y en la Universidad de Buffalo (1976).

En 1980 publica "Poderes terrenales", obra de gran éxito de crítica y público, ambientada en el siglo XX y centrada en la relación tormentosa entre un respetado escritor homosexual y un hombre de fe.

Sobre el final de su vida escribió dos volúmenes autobiográficos, "El pequeño Wilson y el buen Dios" (1987) y "Has tenido tu ocasión" (1990).

Anthony Burgess murió víctima de cáncer de pulmón luego de varios meses de convalecencia.

Libros destacados

  • La naranja mecánica (1962)
  • Poderes terrenales (1980)
  • Derecho a una respuesta (1960)
  • Miel para los osos (1963)
  • Mil novecientos ochenta y cinco (1978)
  • El pequeño Wilson y el buen Dios (1986)

Enlaces

Síguenos en