Frases de Ann Radcliffe

Los viñedos se extendían a lo largo de las laderas de la montaña, donde las elegantes villas de los nobles toscanos adornaban con frecuencia el paisaje, rodeadas con las plantaciones de olivos, naranjos y limoneros.

Frases de Viñedo


Mirara hacia donde mirara, ya fuera hacia la tierra durmiente o a las vastas regiones del espacio, la magnificencia del mundo estaba más allá de la mente humana, se advertía la sublimidad de Dios y la majestad de su presencia.

Frases de Dios


Me traes extrañas historias, Annette -dijo Emily-; esta misma mañana me has atemorizado con las aprensiones del asesinato; y ahora ¡Tratas de persuadirme de que has visto un fantasma! Esas historias fantasiosas surgen demasiado deprisa.

Frases de Asesinato


Así que ha sido un fantasma el que ha corrido los cerrojos -dijo Emily tratando de reírse de sus propios temores-, ya que dejé esa puerta abierta anoche y me la he encontrado cerrada esta mañana. Annette empalideció y no dijo una palabra.

Frases de Fantasma


Al acercarse Emily a las playas de Italia comenzó a distinguir la riqueza y la variedad de colores del paisaje: las colinas púrpura, ramas de pinos y cipreses, dando sombra a magníficas mansiones, y ciudades asomando entre viñedos y plantaciones.

Frases de Italia


La idea de ir a Italia se le aparecía aún más oscura cuando consideraba la tumultuosa situación de aquel país, conmovido por revueltas civiles, en las que cada pequeño estado estaba en guerra con sus vecinos y todos los castillos en peligro de ser atacados por invasores.

Frases de Castillos


También me mostró una puerta oculta en un lado de la cámara en la que estaba recluido, que me enseñó cómo abrir y que conducía a un pasadizo, formado en el espesor de los muros, que se extendía a lo largo del castillo y salía por un rincón oscuro a la muralla del lado este.

Frases de Muralla


El mundo -dijo, continuando la línea de su pensamiento- ridiculiza las pasiones que rara vez siente; sus escenarios y sus intereses, distraen la mente, depravan el gusto, corrompen el corazón y el amor no puede existir para aquellos que han perdido la fe en la dignidad de la inocencia.

Frases de Inocencia


¡Oh, todo esto puede ser útil para mostrar que, aunque los viciosos pueden a veces llevar la aflicción a los buenos, su poder es transitorio y su castigo cierto; y que el inocente, aunque oprimido por la injusticia, apoyado por la paciencia, podrá triunfar finalmente sobre la desgracia!

Frases de Inocente


Ni Emily ni Valancourt fueron conscientes de cómo llegaron al castillo, de si habían sido transferidos allí por el encanto de un hada, porque no pudieron recordar nada, y hasta que no entraron en el vestíbulo no tuvieron conciencia de que había otras personas en el mundo además de ellos.

Frases de Hada


El aire de solemnidad que tan fuertemente había caracterizado el conjunto, incluso en los días de su uso, se veía considerablemente aumentado por los bastiones y los muros demolidos a medias y por las tremendas masas de ruinas, diseminadas a su alrededor, silenciosas y cubiertas de hiedra.

Frases de Ruinas


El carnaval parecía extenderse desde Venecia a lo largo de todas aquellas encantadoras playas, y el río estaba cubierto de naves que se dirigían hacia la ciudad, exhibiendo la diversidad fantástica de las máscaras. Hacia la caída de la tarde vieron con frecuencia grupos de danzantes bajo los árboles.

Frases de Carnaval

Influencias

Autores relacionados

Charles Maturin Frances Hodgson Burnett Matthew Gregory Lewis William Beckford

Ann Radcliffe


Escritora y novelista inglesa, pionera de la narrativa gótica o de terror y cuya obra "Los misterios de Udolfo" es considerada la novela gótica por excelencia.

Nombres

RealAnn Ward
SeudónimoLa reina de lo gótico

Biografía Ann Radcliffe

Ann Radcliffe nace en el seno de una familia acomodada, de padre comerciante William Ward y madre Ann Oates y tiene una infancia típica de la clase alta inglesa.

En 1787 Ann Radcliffe se casa en la ciudad de Bath con el periodista William Radcliffe, co-propietario y editor del periódico "English Chronicle" y comienza a escribir en su tiempo libre.

En 1789 publica su primera novela, "Los castillos de Athlin y Dunbayne", de escasa popularidad pero que marcó las características que predominaría en el resto de la producción de Ann Radcliffe: joven inocente y heroica como figura principal, tétricos y misteriosos castillos y personajes oscuros con extraños pasados.

Entre 1790 y 1796 Ann Radcliffe escribió cuatro novelas, entre ellas "Los misterios de Udolfo" (1794) y "El idilio del bosque" (1791), las cuales alcanzaron enorme popularidad y la colocaron como máximo exponente de la novela histórica y primera escritora en abordar la narrativa gótica o de terror.

La muerte de sus padres y la enfermedad degenerativa que se apoderó de su marido la sumieron en una profunda depresión que la llevó a dejar la actividad literaria.

Ann Radcliffe fallece por insuficiencia respiratoria, probablemente derivada de una neumonía, publicándose póstumamente su obra "Gastón de Blondeville" (1826).

Libros destacados

  • Los misterios de Udolfo (1794)
  • Los castillos de Athlin y Dunbayne (1789)
  • El Italiano o el Confesionario de los Penitentes Negros (1797)
  • Gastón de Blondeville (1826)
  • Romance siciliano (1790)
  • El idilio del bosque (1791)

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XVIII » Escritores de Inglaterra

Novelistas » Novelistas siglo XVIII » Novelistas de Inglaterra

Síguenos en