Frases de Ángela Becerra

No sé si haya valido la pena, pero desde luego Francisco y yo estuvimos enfermos de amor toda la vida.

Frases de Enfermo


Y es que al final lo que queda dentro de ti es tu propia paz, la que has fabricado con lo que tienes.

Frases de Autoconocimiento


El mar de Garmendia del Viento nunca había vivido olas más bellas. Subían y bajaban creando un ballet de lujurias perezosas, en una cadencia de murmullos mínimos que confirmaban la placidez interior que estaban viviendo en ese instante. Susurrando infinitos síes. Como si el agua estuviera reafirmando la promesa que acababan de regalarse, concediéndoles ese vals de compases despeinados que él le había recitado el día que la conoció.

Frases de Ballet


Es curioso, nunca pensé que mi muerte llegaría tan pronto. Y ahora que respiro su aliento, que su sombra me acompaña, no tengo miedo. Es increíble lo poco que necesitas cuando estás a punto de irte. ¿Sabes? Antes de morir, nos convertimos en pescadores. Ahora me dedico, cuando el dolor me lo permite, a pescar recuerdos en el lago de mi memoria. La vida es un punto en continua fuga, siempre corremos detrás de ella y nunca la alcanzamos

Frases de Pescar


¿Sabe que es la pérdida? No tener a nadie por quién luchar, nadie con quien discutir cosas tan tontas y superfluas como si el día amaneció gris o soleado, que libro vale la pena leer, que ver en la tele, que cena preparar; preguntar y no obtener respuesta. Despertarse sin objetivo alguno, sentir la presencia invisible del ser amado en todos sus objetos, en todos sus lugares y no poder acceder a él de ninguna manera porque su cuerpo desapareció.

Frases de Pérdida


Necesitaba llenar ese vacío. Algo tan sencillo como pedir un vodka sour; como ordenar al maître un plato de comida: "Tráigame una doble porción de vida... la mejor parte". Y si le preguntan cómo la quería, si poco hecha, al punto, o bien cocinada, responder sin ninguna duda que "al punto, tierna y jugosa, acompañada por una guarnición de amor y comprensión y una salsa bien condimentada de erotismo, locura y sensatez".

Frases de Buena vida


Diez años después, volvía a la ciudad que idolatraba y que más le había dado. Firenze, una lágrima rodando lenta sobre un paisaje de tristeza. Los eternos cipreses desde los montes con sus miradas estoicas viendo pasar los siglos. Su aroma de pasado perenne, sus calles dormidas, exhaustas de turistas ebrios de arte; el duelo a muerte de campanas los domingos. Firenze, ventanas verdes gritando silencios y pasados, un canto de reflejos serpenteando húmedo en las aguas del Arno. Y Ella, más sola que siempre, que nunca.

Frases de Italia


Habían cambiado la alegría de saborearse a solas por la necesidad de la masa acompañada, pero como vieron que las otras parejas eran iguales que ellos, pensaron que habían entrado en la natural decadencia de los años matrimoniales, tan rica en pasados, tan vacía en presentes. No se dieron cuenta cuando el corazón dejó de cabalgarles desbocado entre sus brazos para ir a dormir taciturno entre la almohada; ni notaron el quejido tenido, ni el medio luto que les insinuaba su muerte. Dejaron de mirarse con el alma y comenzaron a verse con los ojos.

Frases de Decadencia


Quiere creer que la vida es una sola cosa, un bloque entero que se inicia al nacer y acaba al morir, y es o bueno o malo, y hay unos seres a los que les toca lo bueno y a otros a los que les corresponde lo malo, pero se equivoca. La vida está hecha de pedacitos sueltos de todos los colores. Cosas que vives, cosas que sueñas, un poco de lo que te dice el vecino, otro poco de lo que imaginas; un trozo de pizza, dos capuchinos, una caída y una canción; dos raticos de sol, uno de dolor, una zambullida en un mar calmo, una ola despistada que te eleva, otra que te hunde...

Frases de Vida cotidiana


¿Cuántas cosas hacemos por nosotros y cuantas por los demás? ¿Cuantos pesares lloramos por lastima a nosotros mismos, más que por verdadero dolor al hecho en sí? ¿Porque nunca nos prepararon para asumir la muerte, cuando es tan natural como la vida? ¿Por qué nos aferramos tanto a la vida si no nos pertenece? ¿Por qué en lugar de disfrutarla y exprimirla hasta la última gota nos quedamos contemplándola de lejos sin participar en ella? ¿Por qué estamos esperando el día menos pensado para vivirla en plenitud? ¿Por qué somos tan inconscientes de la vida, mientras se nos escapa entre los días? ¿Viviríamos más intensamente un día, si supiéramos que es el único que nos queda? ¿Por qué nos cuesta aceptar que la confirmación de haber muerto, pasa por haber vivido? ¿Por qué hay quien muere sin haber vivido? ¿Porque hay gente que vive solo esperando la muerte?

Frases de Participar


Sinvergüenza es no tener vergüenza; para vivir sirve.

Frases de Sinvergüenza


Le vació el alma en los ojos, mientras le tocaba con el dedo su mano de rosa húmeda. El rubor abrasaba las mejillas de Soledad, pintándola de amor. Joan pudo ver a su alrededor un halo de virgen majestuosa. Era celestial, como había dicho madame Tetou. Se le había aparecido la virgen, por eso se sentía en aquel estado de gracia desvivida.

Frases de Rubor

Influencia en las frases de Ángela Becerra

Autores relacionados

Ildefonso Falcones Isabel Allende Julia Navarro Laura Restrepo Marcela Serrano

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Colombia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Colombia

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Colombia

Ángela Becerra


Frases de Ángela Becerra: Escritora, novelista y poetisa colombiana, autora de "De los amores negados" (2004), "El penúltimo sueño" (2005), "Lo que le falta al tiempo" (2007) y "Ella, que todo lo tuvo" (2009).

Nombres

RealÁngela Becerra Acevedo

Biografía Ángela Becerra

Ángela Becerra nace en la ciudad de Cali, hija de Marco Tulio Becerra y de Cilia Acevedo, siendo la quinta de siete hermanos.

En 1975 comienza a estudiar Ciencias Económicas, pero al poco tiempo la abandona para seguir la carrera de Comunicación y Diseño Publicitario, graduándose en 1982.

En 1987 se traslada a Bogotá, donde continúa su carrera publicitaria y un año después conoce al publicitario y escritor Joaquín Lorente y se traslada a Barcelona (España), donde fija su residencia.

En España sigue trabajando en publicidad, llegando a ocupar la vicepresidencia creativa de una importante agencia de publicidad.

En 2000 Ángela Becerra abandona su carrera de publicista para dedicarse por completo a la literatura, publicando un año después su primera obra: "Alma abierta" (2001).

En 2004 aparece su primera novela, "De los amores negados", donde muestra un estilo muy personal, que afirma definitivamente con su novela siguiente, "El penúltimo sueño" (2005).

Tiempo después aparecen "Amor con A" (2008), "Ella, que todo lo tuvo" (2009) y "Memorias de un sinvergüenza de siete suelas" (2013).

Entre los numerosos premios que recibió, destacan el "Latino Literary Award" (2005), el Premio Azorín (2005) y el "Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América de Narrativa" (2009).

Libros destacados

  • De los amores negados (2004)
  • El penúltimo sueño (2005)
  • Lo que le falta al tiempo (2007)
  • Ella, que todo lo tuvo (2009)
  • Amor con A (2008)
  • Memorias de un sinvergüenza de siete suelas (2013)

Enlaces

Síguenos en