Frases de Anais Nin - Página 3

Anais Nin

61. El sexo debe mezclarse con lágrimas, risas, palabras, promesas, escenas, celos, envidia, todas las variedades del miedo, viajes al extranjero, caras nuevas, novelas, relatos, sueños, fantasías, música, danza, opio y vino. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Sensualidad


62. Si alimentara usted su vida sexual con todas las excitaciones y aventuras que el amor inyecta en la sensualidad, se convertiría en el hombre más potente del mundo. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Sensualidad


63. Unas veces está más ancho que otras, y parece cargado de electricidad. Entonces el placer es inmenso, prolongado. El orgasmo no termina nunca. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Orgasmo


64. No pronunciamos palabra hasta que llegamos a su apartamento. No me había tocado. No necesitó hacerlo. Su presencia me había afectado de tal manera, que me sentía como si me hubiera acariciado durante mucho tiempo. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Excitación


65. Era eso lo que me asustaba, el sentimiento de que en la grande amoureuse se disimulaba una pequeña burguesa que aspiraba a la seguridad del amor. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Disimular


66. Existe perfección en un cuerpo de mujer que nunca puede ser poseído ni conocido por completo, ni siquiera mediante la relación sexual. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Desear


67. Sus ojos tenían la mirada del gato que hace desear acariciarlo, pero que no quiere a nadie, que nunca considera que deba responder a los impulsos que despierta. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Desear


68. Ahora comprendía (...) por qué los maridos (...) se niegan a iniciar a sus esposas en todas las posibilidades del amor: para evitar el riesgo de despertar en ellas una pasión insaciable. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Pasión


69. Sus caricias poseían una extraña cualidad. Unas veces eran suaves y evanescentes, otras, fieras, como las caricias que Elena había esperado cuando sus ojos se fijaron en ella; caricias de animal salvaje. Había algo de animal en sus manos, que recorrían todos los rincones de su cuerpo, y que tomaron su sexo y su cabello a la vez, como si quisieran arrancárselos, como si cogieran tierra y hierba al mismo tiempo. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Caricia


70. El sexo pierde todo su poder y su magia cuando se hace explícito, mecánico, exagerado; cuando se convierte en una obsesión maquinal. Se vuelve aburrido. Usted nos ha enseñado, mejor que nadie que yo conozca, cuan equivocado resulta no mezclarlo con la emoción, la ansiedad, el deseo, la concupiscencia, las fantasías, los caprichos, los lazos personales y las relaciones más profundas, que cambian su color, sabor, ritmos e intensidades. "Delta de Venus" (1978), Anais Nin

Libido


71. Los escritores le hacen el amor a lo que sea. "Henry y June" (1986), Anais Nin

Hacer el amor


72. No busques el por qué, no hay por qués en el amor, ni razones, ni explicaciones, ni soluciones. "Henry y June" (1986), Anais Nin

Amor a primera vista


73. La vida no es una cosa racional; sino una locura y está llena de dolor. "Henry y June" (1986), Anais Nin

Racional


74. Cousin chéri, he tratado hoy por última vez de dirigir mi vida de acuerdo con un ideal. Mi ideal era esperarte toda la vida, y he esperado demasiado; en la actualidad vivo según el instinto y la corriente me lleva a Henry. Perdóname. "Henry y June" (1986), Anais Nin

Amor imposible


75. No sé lo que espero de ti, pero es algo parecido a un milagro. Te voy a exigir todo, hasta lo imposible, porque me animas a ello. "Henry y June" (1986), Anais Nin

Exigencia


76. ¿Qué puedo hacer con mi felicidad? ¿Cómo puedo guardarla, ocultarla, enterrarla donde no la pierda nunca? Quiero arrodillarme mientras cae sobre mí como si fuera lluvia, envolverla con encajes y seda y oprimirla contra mí de nuevo. "Henry y June" (1986), Anais Nin

Verdadera felicidad


77. Tengo la impresión de que no puedo amarle más de lo que le amo. Le amo en la misma medida que le deseo, y mi deseo es inmenso. Cada hora que paso en sus brazos podría ser la última. Me entrego a él con frenesí. "Henry y June" (1986), Anais Nin

Frenesí

Autores relacionados

Charles Bukowski David Herbert Lawrence Gore Vidal Henry Miller